Hialeah entrega kit de rescate para niños con autismo. Otras poblaciones vulnerables se beneficiarán

·3  min de lectura

La Ciudad de Hialeah entregó 300 kits en la escuela autónoma de autismo del sur de Florida (SFACS), que sirven para facilitar la búsqueda de un niño que se pierda. Una herramienta que la municipalidad quiere extender a todos los grupos vulnerables de su población.

Barbara “Barbie” González‐Tamburello, conductora e ingeniero del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Hialeah, fue a un entrenamiento en la Ciudad de Fort Myers junto a Blaze, un Golder Retriever de cinco años, para entrenarse sobre el rastreo y localización de una persona desaparecida, y allí le mostraron el kit que usan los rescatistas para facilitar la búsqueda de personas vulnerables.

Barbara “Barbie” González‐Tamburello, ingeniero del Departamento de Bomberos de Hialeah, y Blaze, un Golder Retriever de cinco años, forman parte del equipo de rescatistas de la ciudad Verónica Egui Brito/vegui@elnuevoherald.com
Barbara “Barbie” González‐Tamburello, ingeniero del Departamento de Bomberos de Hialeah, y Blaze, un Golder Retriever de cinco años, forman parte del equipo de rescatistas de la ciudad Verónica Egui Brito/vegui@elnuevoherald.com

El autismo, condición que afecta a las familias de Hialeah, es pilar de nuevas iniciativas ciudadanas

A la rescatista se le ocurrió pedir una donación para Hialeah, le dieron 300 kits para SFACS. “Estos kits funcionan para localizar a cualquier persona desaparecida pero la razón por la que comenzamos con la campaña aquí (SFACS) es porque es una población con alto riesgo de perderse”, explicó la rescatista.

Kit diseñado para guardar una muestra de ADN de una persona vulnerable a perderse, en caso de que necesite usarse para encontrarla. La Ciudad de Hialeah entregó 300 kits similares a la escuela autónoma de autismo del sur de Florida (SFACS), ubicada en dicha municipalidad Verónica Egui Brito /vegui@elnuevoherald.com
Kit diseñado para guardar una muestra de ADN de una persona vulnerable a perderse, en caso de que necesite usarse para encontrarla. La Ciudad de Hialeah entregó 300 kits similares a la escuela autónoma de autismo del sur de Florida (SFACS), ubicada en dicha municipalidad Verónica Egui Brito /vegui@elnuevoherald.com

González‐Tamburello explicó que dentro del kit se encuentra una gaza esterilizada, un hisopo de ADN y guantes.

“Usarlo es bien sencillo, básicamente te colocas los guantes, frotas el hisopo en el cuerpo de la persona vulnerable a extraviarse, lo guardas en un recipiente que mantiene el ADN, lo guardas en la caja y lo colocas en el refrigerador. Tiene una duración de cinco años”, acotó.

El alcalde de la Ciudad de Hialeah, Esteban Bovo Jr., explicó que con una inversión de $3 por kit la municipalidad puede entregar este tipo de herramientas a personas vulnerables, “no solo en los niños con autismo, sino en las personas en general de nuestra comunidad”.

La Ciudad de Hialeah hará estos kits y los entregará a las personas más vulnerables: personas con condiciones especiales, discapacidad mental, personas mayores, entre otras.

“Esta es otra herramienta que podemos usar en caso de que un niño se pierda, tendremos una muestra de ADN, más un aroma actual”, dijo el jefe de policía de Hialeah, George Fuente.

El jefe de la policía de Hialeah habla sobre las ventajas de contar con un kit de ADN para localizar a un niño con autismo. Una herramienta que será ampliada a las poblaciones más vulnerables de la ciudad. Verónica Egui Brito/vegui@elnuevoherald.com
El jefe de la policía de Hialeah habla sobre las ventajas de contar con un kit de ADN para localizar a un niño con autismo. Una herramienta que será ampliada a las poblaciones más vulnerables de la ciudad. Verónica Egui Brito/vegui@elnuevoherald.com

La concejal Vivian Casals-Muñoz explicó que si un niño se pierde, los padres con este kit tienen la esencia del olor de su hijo almacenado, “pueden llamar al Departamento de Policía y tendrán una manera de iniciar el rastreo y comenzar a averiguar dónde puede estar el niño”, dijo.

Patricia Domínguez es madre de un niño de 11 años con autismo. Fue una de las primeras representantes en recibir el kit. “Es muy importante que nos entreguen estos kits, nuestra peor pesadilla es que nuestro hijo se pierda, es uno de nuestros mayores temores. Un niño con necesidades especiales no sabe comunicarse verbalmente como un niño neurotípico lo haría, la posibilidad de que se pierdan, o se desorienten es muy alta”.

Patricia Domínguez, es madre de un niño de 11 años, con autismo, que estudia en la escuela autónoma de autismo del sur de Florida (SFACS). Ella fue una de las primeras representantes en recibir el kit de aroma que sirve como herramienta de búsqueda de una persona desaparecida Verónica Egui Brito /vegui@elnuevoherald.com
Patricia Domínguez, es madre de un niño de 11 años, con autismo, que estudia en la escuela autónoma de autismo del sur de Florida (SFACS). Ella fue una de las primeras representantes en recibir el kit de aroma que sirve como herramienta de búsqueda de una persona desaparecida Verónica Egui Brito /vegui@elnuevoherald.com