Anuncios

Henry Kissinger murió a los 100 años: marcó la historia de EE.UU. en la Guerra Fría

Henry Kissinger en 1975, cuando era secretario de Estado
Henry Kissinger en 1975, cuando era secretario de Estado - Créditos: @Gerald Ford Presidential Library

NUEVA YORK.- Henry Kissinger, el erudito convertido en diplomático que diseñó la apertura de Estados Unidos a China, que negoció la salida de Vietnam y utilizó la astucia, la ambición y el intelecto para rehacer las relaciones de poder de Estados Unidos con la Unión Soviética en plena Guerra Fría, a veces a costa de los valores democráticos para conseguirlo, murió en su casa de Connecticut a los 100 años.

Pocos diplomáticos han sido tan celebrados y vilipendiados como Kissinger. Considerado el secretario de Estado más poderoso de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, fue aclamado como un líder pragmático y realista que remodeló la diplomacia para reflejar los intereses estadounidenses y también fue criticado por dejar de lado los valores estadounidenses, especialmente en el ámbito de los derechos humanos, si creía que eso servía a los intereses del país.

Asesoró a 12 presidentes —más de una cuarta parte de los que han ocupado el cargo—, desde John F. Kennedy hasta Joe Biden. Con su comprensión erudita de la historia diplomática, el impulso de su condición como refugiado judío-alemán que luchó por triunfar en su tierra de adopción, además de su profunda inseguridad y un acento bávaro de toda la vida que a veces añadía un elemento indescifrable a sus pronunciamientos, transformó casi todas las relaciones mundiales en las que participó.

Nixon y Kissinger en 1968, cuando eran el presidente y el secretario de Estado del país
Nixon y Kissinger en 1968, cuando eran el presidente y el secretario de Estado del país - Créditos: @NEAL BOENZI

En un momento crítico de la historia y la diplomacia estadounidenses, fue el segundo en el poder tras el presidente Richard Nixon. Se incorporó a la Casa Blanca de Nixon en enero de 1969 como asesor de Seguridad Nacional y, tras su nombramiento como secretario de Estado en 1973, conservó ambos cargos, algo inusual. Cuando Nixon dimitió, continuó trabajando en la presidencia de Gerald Ford.

Las negociaciones secretas de Kissinger con China condujeron al logro más famoso de Nixon en política exterior. Pretendía ser un paso decisivo en la Guerra Fría para aislar a la Unión Soviética, pero abrió el camino a la relación más compleja del mundo, entre Estados Unidos y China, que, a la muerte de Kissinger, eran las dos mayores economías del mundo, completamente entrelazadas y, sin embargo, en constante desacuerdo ante la inminencia de una nueva Guerra Fría.

Kissinger y Mao, en 1973
Kissinger y Mao, en 1973 - Créditos: @-

Durante décadas fue la voz más importante del país a la hora de manejar el ascenso de China y los retos económicos, militares y tecnológicos que planteaba. Fue el único estadounidense que trató con todos los líderes chinos, desde Mao hasta Xi Jinping. En julio, a la edad de 100 años, se reunió con Xi y otros líderes chinos en Pekín, donde fue tratado como un visitante de la realeza, a pesar de que las relaciones con Washington se han vuelto tensas.

Kissinger junto a Xi Jinping
Kissinger junto a Xi Jinping - Créditos: @FENG LI

Convocó a la Unión Soviética a un diálogo que se conoció como “distensión” y que condujo a los primeros grandes tratados de control de armas nucleares entre ambas naciones. Con su diplomacia itinerante, consiguió que Moscú dejara de ser una gran potencia en Medio Oriente, pero no logró negociar una paz más amplia en la región.

Durante años de reuniones en París, negoció los acuerdos de paz que pusieron fin a la participación estadounidense en la guerra de Vietnam, un logro por el que compartió el Premio Nobel de la Paz en 1973. La llamó “paz con honor”, pero la guerra estaba lejos de terminar, y los críticos argumentaron que podría haber logrado el mismo acuerdo años antes, salvando miles de vidas.

En dos años, Vietnam del Norte había arrollado al Sur, apoyado por Estados Unidos. Fue un final humillante para un conflicto que, desde el principio, Kissinger había dudado que Estados Unidos pudiera ganar.

El juicio de la historia

Como en el caso de Vietnam, la historia ha juzgado parte de su pragmatismo de la Guerra Fría con más dureza de la que se le atribuía entonces. Con la vista puesta en la rivalidad entre grandes potencias, a menudo estaba dispuesto a ser crudamente maquiavélico, especialmente cuando lidiaba con naciones más pequeñas, a las que con frecuencia consideraba como peones en la gran batalla.

Fue el arquitecto de los esfuerzos del gobierno de Nixon para derrocar al presidente socialista de Chile, Salvador Allende, que fue elegido democráticamente.

Kissinger en 1978
Kissinger en 1978 - Créditos: @Paul Hosefros

Se le ha acusado de infringir el derecho internacional al autorizar el bombardeo secreto de Camboya en 1969-70, una guerra no declarada contra una nación aparentemente neutral.

Su objetivo era acabar con las fuerzas procomunistas del Vietcong que operaban desde bases al otro lado de la frontera, en Camboya, pero el bombardeo fue indiscriminado: Kissinger dijo a los militares que atacaran “todo lo que volara o se moviera”. Murieron al menos 50.000 civiles.

Cuando el ejército de Pakistán, apoyado por Estados Unidos, estaba librando una guerra genocida en Pakistán Oriental, ahora Bangladesh, en 1971, él y Nixon no solo ignoraron las súplicas del consulado estadounidense en Pakistán Oriental para detener la masacre, sino que aprobaron envíos de armas a Pakistán, incluida la transferencia aparentemente ilegal de 10 cazabombarderos de Jordania.

Kissinger junto a Brezhnev, en 1973
Kissinger junto a Brezhnev, en 1973 - Créditos: @-

Kissinger y Nixon tenían otras prioridades: apoyar al presidente de Pakistán, que estaba sirviendo de mediador para las propuestas, que entonces eran secretas, de Kissinger a China. Una vez más, el costo humano fue terrible: al menos 300.000 personas murieron en Pakistán Oriental y 10 millones de refugiados fueron expulsados a India.

En 1975, Kissinger y el presidente Ford aprobaron en secreto la invasión de la antigua colonia portuguesa de Timor Oriental por el ejército indonesio respaldado por Estados Unidos. Tras la pérdida de Vietnam, se temía que el gobierno izquierdista de Timor Oriental también se volviera comunista.

Kissinger dijo al presidente de Indonesia que la operación debía tener éxito rápidamente y que “sería mejor que se hiciera después de nuestro regreso” a Estados Unidos, según documentos desclasificados de la biblioteca presidencial de Ford. Más de 100.000 timorenses fueron asesinados o murieron de hambre.

Kissinger rechazó las críticas al afirmar que no se enfrentaron a las malas decisiones que él tomó. Pero sus esfuerzos por acallar las críticas con frases sarcásticas no hicieron más que exacerbarlas.

“Lo ilegal lo hacemos inmediatamente”, bromeó más de una vez. “Lo inconstitucional tarda un poco más”.

Al menos en una de sus posturas radicales, se retractó más tarde.

A mediados de la década de 1950, siendo un joven profesor de Harvard, defendió el concepto de guerra nuclear limitada, un intercambio nuclear que podría constreñirse a una región específica. Durante su cargo trabajó intensamente en la disuasión nuclear, convenciendo a un adversario de que, por ejemplo, no había forma de lanzar un ataque nuclear sin pagar un precio inaceptablemente alto.

Pero más tarde admitió que podría ser imposible evitar que una guerra nuclear limitada se intensificara. Al final de su vida había adoptado, con reservas, un nuevo esfuerzo para eliminar gradualmente todas las armas nucleares y, a los 95 años, empezó a advertir de la inestabilidad que plantea el auge de las armas impulsadas por la inteligencia artificial.

“Todo lo que puedo hacer en los pocos años que me quedan es plantear estos temas”, dijo en 2018. “No pretendo tener las respuestas”.

Kissinger siguió siendo influyente hasta el final. Sus últimos textos sobre la gestión de una China en ascenso —incluido China (2011), un libro de 600 páginas que mezclaba historia con anécdotas autorreferenciales— podían encontrarse en las estanterías de los asesores de seguridad nacional del Ala Oeste de la Casa Blanca que le sucedieron en el cargo.

Relevante hasta los 90

Cincuenta años después de que se uniera a la administración de Nixon, los candidatos republicanos todavía buscaban el respaldo de Kissinger y los presidentes buscaban su aprobación. Incluso Donald Trump, después de arremeter contra el establishment republicano, lo visitó durante su campaña de 2016 con la esperanza de que la mera imagen de su búsqueda del consejo de Kissinger transmitiera seriedad. (Dio como resultado una caricatura del New Yorker en la que se muestra a Kissinger con una burbuja de pensamiento sobre su cabeza que dice: “Extraño a Nixon”).

Kissinger en el Salón Oval con Trump, en 2017
Kissinger en el Salón Oval con Trump, en 2017 - Créditos: @DOUG MILLS

Kissinger se rió del hecho de que Trump no pudo nombrar, cuando los periodistas del New York Times le preguntaron, ni una sola idea o iniciativa nueva que hubiera sacado de la reunión. “Él no es la primera persona a la que aconsejo que no entendió lo que estaba diciendo o no quiso”, dijo. Aún así, una vez en el cargo, Trump lo utilizó como canal secundario hacia el liderazgo chino.

El presidente Barack Obama, que tenía ocho años cuando Kissinger asumió el cargo por primera vez, estaba menos enamorado de él. Obama señaló hacia el final de su presidencia que había pasado gran parte de su mandato tratando de reparar el mundo que Kissinger dejó. Vio los fracasos de Kissinger como una advertencia.

Obama señaló que mientras estuvo en el cargo todavía estaba tratando de ayudar a los países a “eliminar las bombas que todavía están volando en las piernas de los niños pequeños”.

Pocas figuras de la historia estadounidense moderna siguieron siendo tan relevantes durante tanto tiempo como Kissinger. Hasta bien entrados los 90 años siguió hablando y escribiendo, y cobrando honorarios astronómicos a los clientes que buscaban su análisis geopolítico.

Leer el elogioso libro de Kissinger de 1957 que analiza el orden mundial creado por el príncipe Klemens von Metternich de Austria, que dirigió el imperio austríaco en la era posnapoleónica, es también leer algo así como una autodescripción, particularmente cuando se trata de la capacidad de un solo líder para someter a las naciones a su voluntad.

“Se destacó en la manipulación, no en la construcción”, dijo Kissinger sobre Metternich. “Prefería la maniobra sutil al ataque frontal”.

Una protesta contra Kissinger en 2015
Una protesta contra Kissinger en 2015 - Créditos: @WIN MCNAMEE

Ese estilo quedó demostrado durante los años de Nixon cuando se desarrolló el escándalo Watergate. Cada vez más aislado, Nixon recurría a menudo a Kissinger, la estrella indiscutible de su administración, en busca de tranquilidad y de una recitación de sus mayores logros.

Las cintas de Watergate revelaron que Kissinger pasó horas humillantes escuchando las arengas del presidente, incluidos comentarios antisemitas dirigidos a su secretario de Estado judío. Kissinger respondía a menudo con halagos. Después de regresar a su oficina, ponía los ojos en blanco mientras les contaba a sus colegas más cercanos sobre el extraño comportamiento de Nixon.

En agosto de 1974, mientras se debatía entre el juicio político y la renuncia, Nixon llevó a Kissinger a uno de los momentos más operísticos de la historia de la Casa Blanca. Después de haberle dicho a Kissinger que tenía intención de dimitir, Nixon, angustiado, le pidió a su secretario de Estado que se arrodillara junto a él en oración silenciosa.

Prominencia global

Sin embargo, a medida que Nixon se hundió más en Watergate, Kissinger alcanzó una prominencia global que pocos de sus sucesores han igualado.

Los asistentes describieron sus ideas como brillantes y su temperamento feroz. Contaban historias de Kissinger arrojando libros por su oficina con furia y de una vena manipuladora que llevó incluso a sus asociados más devotos a desconfiar de él.

“Al tratar con otras personas, forjaba alianzas y vínculos conspirativos manipulando sus antagonismos”, escribió Walter Isaacson en su completa biografía de 1992, “Kissinger”, un libro que el protagonista despreciaba.

Kissinger sentado al lado del presidente Obama
Kissinger sentado al lado del presidente Obama - Créditos: @MANDEL NGAN

“Atraído por sus adversarios con una atracción compulsiva, buscaba su aprobación mediante halagos, halagos y enfrentándolos a los demás”, observó Isaacson. “Se sentía particularmente cómodo tratando con hombres poderosos cuyas mentes podía involucrar. Como hijo del Holocausto y estudioso del arte de gobernar de la era napoleónica, sentía que los grandes hombres y las grandes fuerzas eran los que daban forma al mundo, y sabía que la personalidad y la política nunca podrían estar completamente divorciadas. El secreto era algo natural para él como herramienta de control. Y tenía un sentido instintivo para las relaciones y equilibrios de poder, tanto psicológicos como geoestratégicos”.

En la vejez, cuando las aristas duras se habían limado y las viejas rivalidades habían retrocedido o habían sido enterradas junto con sus antiguos adversarios, Kissinger a veces hablaba de los peligros comparativos del orden global que él había moldeado y de un mundo mucho más desordenado al que se enfrentaban sus sucesores. .

Había algo fundamentalmente simple, aunque aterrador, en los conflictos entre superpotencias que atravesó. Nunca tuvo que lidiar con grupos terroristas como Al-Qaeda o el grupo Estado Islámico, ni con un mundo en el que las naciones utilizan las redes sociales para manipular la opinión pública y los ciberataques para socavar las redes eléctricas y las comunicaciones.

“La Guerra Fría fue más peligrosa”, dijo Kissinger en una aparición en 2016 en la Sociedad Histórica de Nueva York. “Ambas partes estaban dispuestas a ir a una guerra nuclear general”. Pero, añadió, “hoy es más complejo”.

Por David Sanger