Anuncios

Helicópteros de EE.UU. hunden tres barcos del grupo rebelde que está generado estragos en el Mar Rojo

Los buques de asalto anfibio norteamericanos USS Carter Hall y USS Bataan navegan por el estrecho de Bab al-Mandeb, en el Mar Rojo (Archivo)
Los buques de asalto anfibio norteamericanos USS Carter Hall y USS Bataan navegan por el estrecho de Bab al-Mandeb, en el Mar Rojo (Archivo) - Créditos: @Mass Communications Spc. 2nd Class Moises Sandoval

WASHINGTON.- La Armada estadounidense hundió este domingo tres barcos de los rebeldes hutíes, la milicia islamista que está causando terror en las aguas del Mar Rojo, tras el ataque de los insurgentes a un carguero en esta vía marítima convertida en una zona de riesgo.

La operación fue llevada a cabo por helicópteros de la Armada, según informó el Pentágono, despachados desde el portaaviones USS Dwight D. Eisenhower y el destructor Gravely.

Después de que los hutíes dispararan contra los helicópteros, estos “respondieron en legítima defensa, hundiendo tres de los cuatro pequeños navíos, y matando a la tripulación”, dijo el Mando Central de Estados Unidos en Medio Oriente (Centcom). El cuarto barco “huyó de la zona”.

Dos fuentes del puerto de Hodeida, en Yemen, controlado por los hutíes, reportaron la muerte de al menos diez milicianos en el bombardeo de las embarcaciones.

El buque Galaxy Leader navega seguido por embarcaciones hutíes tras ser secuestrado en el Mar Rojo en noviembre (Archivo)
El buque Galaxy Leader navega seguido por embarcaciones hutíes tras ser secuestrado en el Mar Rojo en noviembre (Archivo)

La Armada estadounidense respondía a un pedido de asistencia del Maersk Hangzhou, un portacontenedores con bandera de Singapur y perteneciente a Dinamarca, que dijo haber sido atacado por segunda vez en 24 horas en el Mar Rojo.

El navío ya había sido blanco de dos misiles balísticos lanzados desde el territorio yemení controlado por los hutíes, que el Ejército estadounidense derribó. De todos modos, justo después del anuncio de Estados Unidos sobre su operación armada, la compañía danesa Maersk anunció que suspendía el tránsito de sus navíos por el Mar Rojo durante 48 horas.

Reacción internacional

Los hutíes, respaldados por Irán, han atacado barcos en el Mar Rojo en varias ocasiones desde el comienzo del conflicto entre Israel y Hamas, el 7 de octubre pasado, y aseguran hacerlo en apoyo a los palestinos en Gaza, sometidos a una sostenida ofensiva que ya dejó más de 21.000 muertos.

Los repetidos ataques marítimos, que se producen en una importante vía de tránsito comercial, llevó a Estados Unidos a poner en marcha a principios de mes una fuerza naval multinacional para proteger a los buques que naveguen por el Mar Rojo.

Protesta en Saná (Yemen) contra la coalición internacional para el Mar Rojo (Archivo)
Protesta en Saná (Yemen) contra la coalición internacional para el Mar Rojo (Archivo) - Créditos: @ABDULSALAM SALÁ / X

Los ataques han perturbado el comercio mundial, y las principales compañías navieras han optado por la ruta más larga y costosa del Cabo de Buena Esperanza, en África, en lugar de utilizar el Canal de Suez. El Mar Rojo es el punto de entrada de los buques que utilizan el Canal de Suez, por el que circula alrededor del 12% del comercio mundial y vital para el movimiento de mercancías entre Asia y Europa.

El máximo comandante de las fuerzas navales estadounidenses en Medio Oriente dijo que los rebeldes hutíes no dan señales de poner fin a sus ataques “imprudentes” contra barcos comerciales en el Mar Rojo, incluso cuando más países se unen a la coalición que debe proteger a los buques en esta zona.

Por su parte, Gran Bretaña afirmó este domingo que Irán “tiene la responsabilidad” de prevenir los ataques de los rebeldes hutíes en el Mar Rojo. El ministro de Relaciones Exteriores británico, David Cameron, dijo tras una conversación con su homólogo iraní, Hosein Amirabdolahian, que le “dejó claro” que Irán comparte responsabilidad en los ataques hutíes.

Agencias AP y AFP