¿Qué harán los Marlins para conseguir ofensiva en el invierno?Aquí te damos algunas claves

·7  min de lectura
David Santiago/TNS

Si bien hemos escuchado que los Marlins están dispuestos a gastar dinero para mejorar el equipo en la temporada baja, se espera que hagan su adquisición ofensiva más destacada a través del mercado de cambios.

La novena de Miami entiende que llegarán al invierno en una posición de fortaleza con seis o siete serpentineros listos para lanzar en Grandes Ligas y un puñado más en las Ligas Menores, un grupo de prospectos que podrían atraer a cualquier equipo en reconstrucción que quiera desmantelar su nómina.

Los únicos dos jugadores en la organización que parecen ser “intocables” son dos dominicanos: Sandy Alcántara y el prospecto del pitcheo Eury Pérez.

Estos son algunos lanzadores de los Marlins que podrían tomar otro camino este invierno:

Edward Cabrera: El derecho dominicano llegó al domingo tras lanzar en 22 y dos tercios de entradas en blanco en sus primeras cuatro aperturas en agosto, antes de permitir seis carreras en cinco y dos tercios de innings contra los Dodgers.

A pesar del mal paso ante la novena de Los Angeles, cerró el mes con una efectividad de 1.90 con 33 ponches en 28 y un tercio de entradas. Sus problemas de lesiones serían un impedimento para algunos clubes, pero si tiene un buen septiembre podría poner a los peces en posición de moverlo para traer talento listo para Grandes Ligas. El nombre de Cabrera se mencionó en las conversaciones el invierno pasado, pero no tuvo mucho auge antes de la fecha límite de cambios del 2 de agosto.

Trevor Rogers: El zurdo ha retrocedido bastante desde que finalizó su estelar campaña de novato en 2021 cuando exhibió un promedio de limpias de 2.64 en 25 aperturas. Sin embargo, se dice que algunos equipos están interesados en sus servicios. En esta campaña posee una efectividad de 5.85 en 19 salidas, con 12 jonrones permitidos en 87 y dos tercios de innings.

La pasada temporada toleró seis cuadrangulares en 133 entradas. Miami fue inteligente al no “vender barato” en la fecha límite de cambios. Si Rogers permanece en el club, probablemente tendrá que pasar más tiempo entrenándose en Florida para tratar de llegar afinado para el 2023.

Pablo López: Después de considerar las ofertas comerciales de los Yankees y los Dodgers, los Marlins decidieron retenerlo hasta el final de esta temporada. Más allá de eso sigue sin estar claro su futuro. El derecho venezolano será agente libre después de la campaña 2024.

Miami sigue insistiendo en conseguir un jugador de posición que pueda abrir para ellos en 2023, o un prospecto de Ligas Menores que esté listo para jugar en Grandes Ligas el próximo año.

Los Yankees y los Dodgers estaban dispuestos a soltar a prospectos de bateo de segunda línea en posibles acuerdos y los Marlins le comunicaron a ambas franquicias que solo querían prospectos de primer nivel para completar cualquier cambio.

Como informó Ken Rosenthal, los Yankees rechazaron la oferta de Miami de López y Miguel Rojas por el muy cotizado prospecto y torpedero venezolano Oswald Peraza (.251, 17 jonrones, 45 impulsadas en 95 juegos en Doble A) y su compatriota, el infielder Gleyber Torres (.244, 18 cuadrangulares y 50 remolcadas con los Yankees).

▪ Los otros nombres, hasta cierto punto, que podrían considerarse para futuros movimientos son dos prospectos zurdos de Ligas Menores: Jake Eder y Dax Fulton.

Eder estará limitado a lanzar alrededor de 100 a 125 entradas en 2023 después de pasar por una cirugía Tommy John, pero se espera que esté en las Mayores en algún momento de la próxima temporada.

Fulton, que tiene solo 20 años, fue ascendido recientemente a Doble A Pensacola y podría ser el mejor abridor de ese equipo en 2023.

Max Meyer, quien también se sometió hace poco a una cirugía Tommy John, es bien considerado por los Marlins y no volverá a tirar hasta la campaña 2024.

JUEGO DIARIO

Los Marlins están haciendo lo que deben hacer y es darle tiempo de juego a cuatro peloteros jóvenes con mucho talento, pero que tienen bajos promedios de bateo y porcentajes de embasamiento.

Pero tratar de averiguar, durante las próximas seis semanas, si JJ Bleday, los dominicanos Lewin Díaz y Jerar Encarnación y Peyton Burdick están listo para un papel destacado en 2023 es una propuesta complicada.

Tenga en cuenta que el dominicano Jesús Sánchez tuvo average de .266, con ocho jonrones y 19 impulsadas en 26 partidos abriendo en la alineación en septiembre y principios de octubre del año pasado, y convenció a todos de que podría proyectarse como titular en 2022.

Todos sabemos qué pasó después.

Sánchez promedió .205 (.271 de OBP) en 93 partidos para Miami esta temporada y fue enviado a Triple A Jacksonville donde batea .193 en 66 apariciones en el plato, con 18 ponches.

Si estos cuatro jugadores jóvenes no producen en las próximas semanas, los Marlins sabrán que no pueden asumir que ninguno será titular en la próxima campaña. Pero incluso si batean, ¿sigue siendo difícil hacer proyecciones de sus turnos al bate en agosto y septiembre?

“Es un poco difícil’’, comentó el manager de los Marlins Don Mattingly.

“Proyectas que hagan swings más que nada. Ves el swing y sabes qué puede funcionar. También ves el enfoque. Esta es una liga dura y van a seguir haciendo ajustes. Eso fue lo que le pasó a Jesús. Los rivales le hicieron un ajuste al principio de la temporada y una vez que vieron una pequeña grieta por allí se fueron. Con el video los entrenadores de pitcheo saben cómo respondes y hacen un perfil tuyo donde dividen las cosas que haces y no haces’’.

“Eso seguirá así hasta que logres hacer los ajustes. Ese fue el mensaje que le dimos a Jesús cuando descendió a las Menores. Debes asegurarte de tener un buen plan de juego y saber qué necesitas para ejecutarlo. Esa es la parte difícil porque cuando ellos hacen ajustes, tú también necesitas hacerlo. Eso pasa a lo largo de tu carrera. Una vez que haces ese primer gran ajuste inicial, se vuelve más fácil mantenerlos más adelante’’.

De los cuatro jóvenes peloteros, Bleday es el que algunos dentro de los Marlins creen que tiene la mejor oportunidad de ser un titular en las Mayores.

Los resultados iniciales han sido decepcionantes (promedia .198, .309 de OBP, con cuatro jonrones, siete impulsadas en 123 apariciones en el plato).

“Me encanta cómo se desenvuelve en los turnos al bate”, aseguró Mattingly.

“Hace su tarea cuando el pitcher lanza. Tiene un plan de juego cuando va a la caja de bateo. Eso es muy evidente. Lo negativo para él ahora es que batea muchos foul a la red. Consigue un buen envío para batear y saca un foul, lo que indica que tiene algo de longitud en su swing. Tiene que ser capaz de acortar ese swing lo suficiente como para no batear tantos foul a la red”.

ESTO Y AQUELLO

Aunque los Marlins usaron al jardinero Jerar Encarnación en la primera base en las Ligas Menores, Mattingly indicó que el equipo no está dispuesto a ponerlo a jugar en la inicial en los juegos todavía.

Continuará jugando en los jardines, con Lewin Diaz y Garrett Cooper ocupando la primera base.

Si Díaz no puede batear en Grandes Ligas, Encarnación podría obtener más tiempo en la inicial.

“Hemos hablado de Jerar jugando en primera base, más que nada para conseguir veces al bate”, señaló Mattingly.

“Queremos que Jerar trabaje allí y se sienta cómodo. Sería injusto que lo hiciera ahora en este momento. Los informes dicen que es bueno jugando allí. Pero ser bueno atrapando roletazos es diferente a jugar en esa posición. Un poco de experiencia sería útil para él’’.

El contrato del entrenador de pitcheo Mel Stottlemyre Jr. vence al final de la temporada y aún no ha tenido ninguna conversación sobre su futuro con el club.

Como informamos, Mattingly no se compromete a regresar en 2023 y Stottlemyre le dijo al Miami Herald que no abordará ni discutirá su futuro en Miami hasta el final de la campaña para no ser una distracción.

Como informamos la temporada baja pasada, Stottlemyre luchó contra el cáncer de próstata durante la mayor parte de la campaña 2021 y mantuvo ese secreto para evitar captar la atención.

Si Stottlemyre se va, es casi seguro que será el entrenador de pitcheo más codiciado del mercado este invierno.