Anuncios

El hallazgo de los usuarios en una escena de Glass Onion que generó asombro y confusión en las redes

Protagonizada por Daniel Craig en la piel del detective Benoit Blanc, Glass Onion se mantiene en el top 10 global de Netflix
Protagonizada por Daniel Craig en la piel del detective Benoit Blanc, Glass Onion se mantiene en el top 10 global de Netflix

Tras el rotundo éxito de Entre navajas y secretos (Knives Out), estrenada en cines en 2019, Netflix anunció la compra de sus derechos no solo para subirla a su catálogo sino para converitrla además en una auténtica saga de misterio, suspenso y humor.

Y así, a fines de diciembre pasado llegó Glass Onion: Un misterio de Knives Out, protagonizada nuevamente por Daniel Craig en la piel del ingenioso detective Benoit Blanc, quien debe resolver ahora un peligroso enigma alrededor del multimillonario Miles Bron (Edward Norton) y su singular grupo de amigos.

Pamela Anderson: una historia de amor: 5 razones para ver el documental de Netflix

Estrenada en todo el mundo el 23 de diciembre de 2022, la película se mantiene en su sexta semana consecutiva dentro del top 10 de las más vistas a nivel global. Ahora, los usuarios de redes revelaron un asombroso hallazgo en una de las escenas que sorprendió a más de uno.

Nuevos personajes, nuevas pistas. El director Rian Johnson regresó con la segunda entrega de la saga, y un nuevo caso para el prestigioso investigador Blanc. Esta vez la historia tiene varios “gajos” o capas. Todo comienza cuando un antiguo grupo de amigos que se disolvió por diversas razones comienza a recibir intrigantes invitaciones de uno de sus antiguos integrantes: Miles Bron.

Convertido ahora en un poderoso multimillonario, el hombre los invita a pasar un fin de semana en su isla privada, donde creará una serie de juegos de misterio para que todos resuelvan. Pero la realidad superará a la ficción y el investigador, cuya presencia nadie puede explicar del todo bien, deberá observar y estudiar a cada participante con mucho detenimiento.

Entre el misterio de los asesinatos en los que se sumergirá Blanc, los espectadores también hicieron un trabajo de investigación al ver la película y observaron un asombroso detalle durante una de las primeras escenas de Glass Onion. Se trató de un objeto que se encontraba entre todas las cosas amontonadas bajo la bañera en la que el protagonista disfruta de un baño relajante en una de las primeras escenas del film: el libro Cain’s Jawbone.

Los espectadores de Glass Onion detectaron un peculiar detalle en esta escena
Los espectadores de Glass Onion detectaron un peculiar detalle en esta escena - Créditos: @Twitter: @_notdaredevil

No se trata de un libro común. Escrito por el primer inventor de crucigramas crípticos y poeta de Reino Unido, Edward Powys Mathers, conocido como Torquemada, salió a la luz en 1934. Pero Cain’s Jawbone tiene una gran peculiaridad: se trata de 100 páginas que integran varios asesinatos, pero que el lector deberá reordenar para resolver los casos que contiene. Así, existe un número de combinaciones posibles que, según reveló The Guardian, contiene 158 dígitos.

Resuelto solo tres veces en 100 años

Desde su creación hace casi un siglo, solamente tres personas lograron resolver el enigma que esconde Cain’s Jawbone. Sydney Turner y W.S. Kenndy consiguieron finalizar el rompecabezas en la década de 1930. El tercero y último en llegar al objetivo fue el escritor de comedia británico John Finnemore, en 2020. “Se trató del rompecabezas más difícil que intenté”, describió en su momento.

Solo tres personas resolvieron el enigma del libro en un siglo
Solo tres personas resolvieron el enigma del libro en un siglo - Créditos: @The Guardian

Y relató: “Las páginas se imprimieron en un orden completamente desordenado. Me tomó cerca de cuatro meses, no seguidos, pero lo tenía extendido en la cama de invitados y, de vez en cuando, entraba y lo miraba hasta que me sangraba la frente. Pasaba una hora en Internet investigando la historia de la prisión de Shrewsbury: intercambiando cartas, moviendo hacia atrás y jugando de nuevo. No puedo imaginar cómo alguien consiguió resolverlo antes de Internet”, concluyó.