El nuevo hallazgo en Pompeya que muestra “la vida de la clase media”

·5  min de lectura
Una imagen proporcionada por la oficina de prensa del sitio arqueológico de Pompeya, que muestra los últimos descubrimientos en la antigua ciudad de Pompeya, que enriquece el conocimiento sobre la vida cotidiana de los hogares de clase media. (Parco Archeologico di Pompei via AP)
Una imagen proporcionada por la oficina de prensa del sitio arqueológico de Pompeya, que muestra los últimos descubrimientos en la antigua ciudad de Pompeya, que enriquece el conocimiento sobre la vida cotidiana de los hogares de clase media. (Parco Archeologico di Pompei via AP)

POMPEYA, Italia.- En una habitación un armario permaneció cerrado durante 2000 años con toda su vajilla aún adentro, platillos de vidrio, cuencos de cerámica, jarrones; en otra, una mesa aún puesta con sus muebles, una cama y un arcón y son nuevas evidencias de las excavaciones en Pompeya, en el sur e Italia.

En Pompeya se excava en la parte de atrás del “jardín encantado”, el asombroso espacio pintado con el gran lararium (pequeño altar sagrado de la antigua vivienda romana), que fue desenterrado en 2018, y sorprendentemente donde se esperaba una importante y suntuosa casa, modestos pero llenos de dignidad, salen a la luz ambientes donde no faltan objetos refinados e incluso un montón de documentos que el yeso ha hecho reaparecer increíblemente.

Los trabajos de los arqueólogos en Pompeya. (Parco Archeologico di Pompei via AP)
Los trabajos de los arqueólogos en Pompeya. (Parco Archeologico di Pompei via AP)

Ambientes que cuentan la vida de la clase media baja de la ciudad, explica el director del parque, Gabriel Zuchtriegel. “Se trata de personas que a menudo vivían de alquiler y en todo caso al margen de las clases más acomodadas”, apunta.

En la ciudad de Campania que a partir del 80 a.C. se había convertido en colonia de Roma era una situación muy extendida, subraya, “una realidad que preocupaba a gran parte de la población, pero hasta ahora poco documentada y contada”. Frente al asombro del exterior con las grandes y sinuosas serpientes y feroces bestias que lucen en la refinada pintura del lararium, las paredes de estas salas están revocadas, pero desnudas, sin un rastro de pintura.

Desnudo también el suelo, de simple tierra batida. Los servicios, sin embargo, no faltan, con una cocina de tamaño decente y una letrina, casi como las que se encuentran en las casas más importantes.

Es en la Región V, en esa cuña de terreno en la que en el pasado se realizaron las excavaciones del Gran Proyecto, necesarias para la seguridad del sitio Patrimonio de la Humanidad. A un paso de aquí, de hecho en la misma calle, se abre la puerta del palacio de Marco Lucrecio Frontone, con sus paredes pintadas al fresco en un extraordinario tercer estilo, el atrio con mármol y el impluvium (parte hundida para recoger el agua de lluvia), el gran jardín adornado con un magnífico peristilo, la típica galería con columnas.

“Este descubrimiento fue una sorpresa, pero precisamente por eso es importante seguir excavando”, comenta el director general de museos Massimo Osanna, quien en 2018 estuvo al frente del parque y a cargo del proyecto de excavación. “Pompeya siempre nos sorprende y las investigaciones que se están realizando son preciosas porque nos ayudan a arrojar luz sobre su historia”, acota.

El trabajo de los arqueólogos en el nuevo hallazgo en Pompeya. (Parco Archeologico di Pompei via AP)
El trabajo de los arqueólogos en el nuevo hallazgo en Pompeya. (Parco Archeologico di Pompei via AP)

Y fue precisamente para encender un nuevo faro sobre los acontecimientos de la ciudad y sobre aquellas últimas horas devastadoras del 79 d.C., dice Zuchtriegel, que se decidió utilizar la técnica de los yesos, como ocurrió hace unos meses para la habitación de los esclavos de la villa de Civita Giuliana.

Aquí también el yeso hizo reaparecer los muebles, el baúl de cosas preciosas vaciado a toda prisa, aunque no del todo, pues en su fondo aún se puede ver una lámpara, un platillo, una tira de tela. Y luego otra vez, la almohada dejada sobre la cama, las vigas que se derrumbaron sobre los muebles, incluso en una habitación del piso superior, un paquete de tabletas, tal vez contraído, unido por una cuerda y sellado con lacre, como se hizo en el tiempo con los papeles importante. “Para Pompeya este hallazgo es único”, apunta el director.

Y de nuevo, en la planta baja, parcialmente derrumbada por el derrumbe del desván, hay un aparador-armario: realmente emocionante, si se tiene en cuenta que lleva más de dos mil años cerrado con su ajuar. En su interior quedaron atascados platos, vasos y loza, que ahora serán liberados con lo que los arqueólogos definen como una micro excavación; más tarde serán limpiados como los muchos objetos encontrados aquí y allá en las distintas salas: un delicioso quemador de perfume pintado, una jarra de bronce con una pequeña cabeza de esfinge refinada, una gran jofaina, también de bronce, dejada sobre la mesa de una de las habitaciones.

Objetos que se suman a las decenas y decenas de hallazgos más minuciosos, como las cerraduras metálicas de la puerta, los goznes de hueso del armario, los pequeños molinillos de pan de uso cotidiano y doméstico, un fardo de madera apoyado contra la pared en lo que parece haber sido un almacén.

La excavación está en curso, pero la idea, anticipa Zuchtriegel, es trabajar en un proyecto de seguridad de las habitaciones para que puedan abrirse a los visitantes, con un camino que va desde el esplendor de la casa de Lucrecio Frontone hasta las paredes desnudas. de esta casa, que quizás alguna vez -antes del terremoto del 62 a.C.- había sido realmente la gran residencia de un notable, sólo para ser desmembrada y ocupada luego por una familia menos acaudalada.

Pompeya, comenta el ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, “nunca deja de sorprender”. Más aún, con este atisbo de una cotidianidad más modesta pero, también, increíblemente actual.

Agencia ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.