Hallan en México una estatua prehispánica con la efigie de un jugador de pelota

Unos habitantes de una comunidad del sur de México encontraron accidentalmente una estatua prehispánica de casi 1.000 años de antigüedad con un diseño poco común, que muestra la efigie de un jugador de pelota decapitado, informó el lunes una fuente oficial.

"Se trata de la representación de un jugador de pelota decapitado, tiene los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas están un poco encorvadas; se observan atavíos como un casco, un yugo a la altura de la cintura y piedras redondas en las orejas", indicó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en un comunicado.

El juego de pelota es un deporte con connotaciones rituales que practicaban algunos pueblos precolombinos de Mesoamérica y que en algunas ocasiones podría haber incluido sacrificios humanos.

El hallazgo de la estela ocurrió "hace unas semanas" en el sitio arqueológico Piedra Labrada (municipio de Ometepec), uno de los cinco espacios dedicados al juego de pelota más grandes que han sido descubiertos en la zona conocida como Costa Chica, en Guerrero (sur).

Unos habitantes de una comunidad asentada en las inmediaciones del lugar se toparon con la reliquia mientras "instalaban un tubo de agua", precisó el INAH.

El diseño de la pieza -labrada en granito y que mide 1,65 metros por 50 centímetros- "no se había documentado antes", añadió la institución, que propondrá, "dada la importancia de la pieza", un proyecto para excavar el área a fin de ampliar el conocimiento sobre la temporalidad y origen del lugar.

Por la cercanía de Piedra Labrada con el estado de Oaxaca (sureste), los expertos estiman que la estela fue elaborada por los indígenas mixtecos (uno de los pueblos mesoamericanos más antiguos), aproximadamente en el año 600 de nuestra era.

"En Mesoamérica, una gran cantidad de elementos escultóricos y ofrendas fueron objeto de diversos ritos, la mayoría vinculados con el cierre de ciclos, donde las piezas eran pintadas de rojo y después las fragmentaban y enterraban", explicó el arqueólogo Pablo Sereno Uribe en el parte del INAH.

La existencia de canchas para juegos de pelota de grandes proporciones -una de ella mide 40 metros de largo- así como templos y grandes plazas públicas "dan cuenta de que Piedra Labrada fue una ciudad con una importante carga ritual", subrayó la institución.

De acuerdo con algunas investigaciones, el juego de pelota -sobre el que se ha descubierto poco- tenía un carácter ritual y básicamente consistía en golpear con la cadera o el antebrazo un esférico de caucho que debía al menos tocar un aro empotrado de manera vertical en una pared.

Unos habitantes de una comunidad del sur de México encontraron accidentalmente una estatua prehispánica de casi 1.000 años de antigüedad con un diseño poco común, que muestra la efigie de un jugador de pelota decapitado, informó el lunes una fuente oficial.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK