Haití prevé celebrar en marzo el referéndum para su nueva Constitución

Agencia EFE
·4  min de lectura

Santo Domingo, 2 dic (EFE).- El canciller haitiano, Claude Joseph, revela en una entrevista a Efe que el referéndum sobre la nueva Constitución se podrá celebrar el próximo marzo, una carta magna con la que el Gobierno aspira a poner fin a la constante inestabilidad política que vive el país.

El ministro de Exteriores defiende la nueva Constitución como una decisión "soberana" del pueblo haitiano, que, a pesar de las presiones de la comunidad internacional, debe anteponerse a la celebración de las elecciones legislativas, aplazadas desde 2019, y de las presidenciales, previstas para 2021.

Joseph, que se encuentra de visita oficial en República Dominicana, también lanzó un mensaje a las autoridades del país vecino, para que "descarten" del discurso oficial la "narrativa negativa" que denigra la imagen de su país.

-PREGUNTA: ¿Cuándo será posible celebrar las elecciones?

-RESPUESTA: El año 2021 será un año electoral. Evidentemente será mejor hacerlas con una nueva Constitución antes que las elecciones. Hay que aprovechar las oportunidades. Es una oportunidad única. En cada crisis surge una oportunidad. Tenemos la oportunidad de cambiar una Constitución que excluye a la mayoría de los haitianos. El pueblo, a través de un referéndum dirá sí o no a la Constitución, y en seguida haremos las elecciones. Si el pueblo dice no, deberemos organizar las elecciones bajo la égida de la antigua Constitución.

Ya sabemos que todo el mundo está de acuerdo en que esta Constitución es una fuente de inestabilidad. Hace falta una nueva Constitución para salir de este ciclo de inestabilidad política.

- P: ¿Es posible aprobar una nueva Constitución sin apoyo de la comunidad internacional?

- R: Una Constitución es un acto soberano. Es el pueblo el que va a decidir si quiere o no tener una nueva Constitución. Cuando hablamos con nuestros amigos de la comunidad internacional de la nueva Constitución, es con el propósito de decirles que no es un proyecto personal del presidente, no es un proyecto dictatorial. Estoy seguro de que va a responder a las exigencias de una democracia, con lo que los estadounidenses dicen "checks and balances". Sin embargo, la nueva Constitución no va a dar todo el poder a un Parlamento al punto de que pueda negociar incluso el puesto de un embajador. Esto es lo que imposibilitó determinadas decisiones y políticas públicas a favor de la población haitiana.

-P: Los miembros del comité encargado de redactar la Constitución han sido elegidos por el presidente Jovenel Moise y sus trabajos son secretos. ¿El texto tendrá legitimidad?

-R: El Comité Consultivo es independiente, está compuesto por personalidades muy respetadas en el país, por ejemplo el expresidente Boniface Alexandre o el general Hérard Abraham. No están identificados con cualquier sector político. Creo que la población respeta esa elección. El trabajo de la comisión no es secreto, el comité está preparando el texto y enseguida lo va a someter a la apreciación del público, a diferentes categorías de la vida nacional, una consulta que va a durar un mes. Y el texto final va a ser votado.

-P: ¿Cuándo podrá ser votada la Constitución?

-R: Para finales de enero debemos tener un texto para la apreciación de la ciudadanía y los diferentes sectores. Y en marzo de 2021 es la votación del referéndum.

-P: ¿Es posible llegar a un consenso con los partidos de oposición que piden que Moise acabe su mandato en febrero de 2021?

-R: La Constitución de 1987 es clara en la duración del mandato del presidente. Es cinco años. El presidente Moise llegó al poder el 7 de febrero de 2017. El 7 de febrero de 2022 hace cinco años. Efectivamente dejará el poder en esa fecha y será sucedido por otro presidente elegido democráticamente.

Con gran sacrificio, el presidente ha discutido con la oposición, con respeto democrático. Es claro en su oferta de un diálogo permanente. Ha hablado con la oposición para alcanzar un consenso en relación a elecciones. Pero la Constitución será la decisión del pueblo.

-P: El presidente dominicano, Luis Abinader, se ha quejado de tener que atender a parturientas haitianas en los hospitales. También ha dicho que no habrá una solución dominicana a los problemas de Haití. ¿Qué opinión le merecen estas declaraciones?

-R: Hemos sido claros con el canciller dominicano en que hace falta descartar esa narrativa negativa del discurso oficial. No es bueno para Haití ni para la República Dominicana. Es claro que los problemas haitianos son problemas dominicanos y los problemas dominicanos son nuestros problemas. Esa narrativa negativa hay que descartarla definitivamente del discurso oficial. Y el canciller (dominicano) estuvo de acuerdo conmigo en que deja mucho que desear.

(c) Agencia EFE