‘Me gustaría volver a tener dónde vivir’: Así se vive el aumento de la indigencia en Hialeah

·9  min de lectura

A sus 57 años, Liseth Guerra lleva seis años viviendo en la calle, desde que su primer esposo murió y quedó sin capacidad de seguir pagando el apartamento donde vivían. Está discapacitada por “sufrir de los nervios”, por lo que recibe una pensión de $850 que no le alcanza para costear un alquiler.

La historia de Guerra no es única en la Ciudad de Hialeah. El aumento de personas viviendo en las calles llevó al concejo legislativo a aprobar, a través de la Subvención de Soluciones de Emergencia (ESG), la creación de servicios de alcance para personas sin hogar, según la ordenanza 2022-087.

“Ser un indigente es más que ser una persona sin tener un lugar donde dormir: se trata de enfermedades mentales, adicciones, desintegración familiar, fracaso personal, pérdida del empleo y ruptura de relaciones clave. Para resolver el problema, debemos superar los obstáculos y eventos que lo causaron”, explicó María Ruiz, directora interina del Departamento de Subvenciones de la ciudad.

José De Jesús, nicaragüense de 67 años, es pareja de Guerra. Su mente divaga, le es difícil recordar cómo era su vida antes de vivir en la calle. Ella lo ayuda a verbalizar qué hacía, cuántos años tiene. Su dificultad para controlar la bebida le impide reinsertarse en la sociedad. Se desempeñaba como soldador general, ahora tiene “trabajitos que le han permitido sobrevivir”.

Guerra, cubana de nacimiento, relató que “en dos ocasiones he aplicado al Plan 8 pero no he quedado seleccionada. En algunas ocasiones paso la noche en casa de mi mamá que vive en un apartamento de este tipo pero no me puedo quedar más de una semana”.

La ciudad tiene cuatro programas destinados a las viviendas asequibles: vales (Sección 8), pública, asequible y convencional. Ninguno está abierto para nuevas postulaciones.

“No tenemos nuevas aplicaciones porque no podemos ofrecer más viviendas”, indicó Julio Ponce, director de la Autoridad de Viviendas de Hialeah (HHA).

Cada cuatro o cinco años se abre un periodo de solicitud para el programa de vales, en el que aplican unas 50,000 personas y de estas, alrededor de 2,500 resultan beneficiarias, informó Ponce.

$241,000 para el programa social

El concejo legislativo aprobó el uso de $241,553 de la ESG para “la creación de servicios de extensión para personas sin hogar para garantizar que reciban refugio de emergencia”, según la ordenanza.

“Tenemos un número significativo de personas que se han convertido en indigentes (...) Tenemos que asistirlos, referirlos y si es necesario, ubicarlos en un hotel hasta que un refugio se encuentre disponible“, explicó Ruiz en la sesión parlamentaria.

La ciudad contará con dos empleados que se desempeñarán como trabajadores de extensión del Departamento de Subvenciones, con el propósito de que identifiquen e involucren a las personas sin hogar con la comunidad.

Para garantizar refugios a los residentes de Hialeah que así lo ameriten, la oficina de subvenciones estableció contacto con personal del programa afín del Condado Miami-Dade, el fideicomiso Homeless Trust, que le indicó que había algunos proveedores de refugios en el área con capacidad para acoger nuevas personas necesitadas de un techo.

Ruiz aseguró que el presupuesto de emergencia permitirá incluir fondos para camas de refugio que estarán disponibles para los residentes, así como también explorarán “formas de asegurar fondos de realojamiento rápido para que las experiencias individuales de personas sin hogar puedan ser tan breves como sea humanamente posible”, dijo.

¿Cuántos indigentes hay en Hialeah?

La Ciudad de Hialeah no tiene estadísticas sobre la cantidad de personas sin hogar, de acuerdo con la oficina de la Secretaría de la Municipalidad. Sin embargo, Ruiz precisó a el Nuevo Herald que, desde que asumió la posición interina en abril, su despacho ha asistido a ocho hogares.

“Nuestro objetivo ahora sería mantener datos sobre el número y la demografía de las personas a las que asistimos”, indicó.

El concejal Bryan Calvo aseguró que “el problema es que si no sabemos el número, menos sabemos las causas. Tenemos que identificar las necesidades de estas personas. Me da la impresión que muchas de estas personas están en la calle por los aumentos en las rentas”.

Desplazamientos y desalojos en Hialeah: La crisis de la vivienda tiene un origen difícil de resolver

En el debate legislativo sobre los fondos para las personas en estado de indigencia, los funcionarios públicos relataron anécdotas sobre el problema, además de especificar denuncias puntuales, donde estimaron que son hechos “nunca antes vistos en la ciudad”.

“Tengo algunos reportes en los vecindarios de personas durmiendo en la grama, entre dos viviendas. Sin embargo, el problema de la vivienda está aumentando. Aunque muchas personas no lo reportan está ocurriendo en nuestras comunidades (...) el tema de la indigencia, con todos los requisitos que se necesitan para alquilar: primer mes, último mes, algunas personas no lo pueden cubrir y terminan en los carros o en trailers”, alertó el alcalde Esteban Bovo Jr. durante la sesión parlamentaria.

¿$1,500 mensuales por un ‘efficiency’ en Hialeah? Otra crisis con las rentas en la ciudad

Ismare Monreal, jefe del gabinete de Bovo, indicó a el Nuevo Herald que ha aumentado el número de reportes policiales sobre personas durmiendo en las calles de la ciudad.

“Estamos viendo desamparados en parques, en centros comerciales. Nunca lo habíamos visto. Nosotros cuando recibimos los reportes policiales los referimos al Homeless Trust y a la Iglesia Rescate, así como a otras organizaciones sin fines de lucro”, explicó.

Calvo, por su parte, ha notado “el problema en los últimos seis meses, particularmente en las noches. Los he visto durmiendo en bancos de autobuses, en carpas enlazadas entre matorrales, en varias zonas de la ciudad: por la Okeechobee (Road), en el oeste, por la calle 49, en centros comerciales...”.

Iglesia ayuda a personas sin techo

La Iglesia Rescate, ubicada en la 4 avenida del este de Hialeah con más de 30 años de fundada, tiene ocho años ejerciendo una labor como centro comunitario “improvisado” por la necesidad de los indigentes en las calles de la ciudad, relató el pastor David Monduy.

En 2014 empezó un programa llamado “Casa Rescate” diseñado para las personas que cayeron en adicciones y fueron desplazadas a las calles. “El 90% de las personas en la indigencia son alcohólicas. El alcohol roba la disciplina del trabajo y la dignidad humana”, explicó Monduy.

Aunque el programa no está operativo, por dificultades logísticas y económicas, logró sacar a más de 14 personas de las calles, según el guía espiritual.

El pastor explicó que la indigencia no es reciente en la ciudad, aunque ha surgido un nuevo problema con la llegada masiva de migrantes cubanos, nicaragüenses y haitianos que no tienen un lugar para dormir. “La ciudad no puede cambiar a personas adictas pero sí puede ayudar a quienes recientemente están llegando y no tienen dónde vivir”, explicó.

Actualmente, la Iglesia Rescate se ha convertido en refugio para tres hombres “funcionales”, como los llama el pastor ejecutivo Moisés García, dedicado al área administrativa y operativa de la institución religiosa.

García explicó que por primera vez la Iglesia Rescate aloja en sus instalaciones a personas en indigencia. Lo hace porque “han mostrado intención de recuperarse”.

Edison, Lázaro y Wilberto tienen 90 días de permiso para pernoctar en dichas instalaciones. En ese tiempo, la comunidad pastoral espera que se reinserten en la sociedad, dijo García.

Un aula para niños dentro de la Iglesia Rescate, ubicada en la 4ta avenida del este de la Ciudad de Hialeah ha sido acondicionada como un refugio temporal para dar albergue a tres hombres que no tienen donde pernoctar y tratar de salir de la indigencia
Un aula para niños dentro de la Iglesia Rescate, ubicada en la 4ta avenida del este de la Ciudad de Hialeah ha sido acondicionada como un refugio temporal para dar albergue a tres hombres que no tienen donde pernoctar y tratar de salir de la indigencia

Un aula para niños dentro de la iglesia ha sido reacondicionada desde hace mes y medio como refugio temporal para dar albergue a estos tres hombres. Tienen permitido permanecer en las instalaciones de 6 p.m. a 8 a.m., además de que deben comportarse ejemplarmente y demostrar que están trabajando y esforzándose por conseguir un lugar dónde vivir.

La iglesia Rescate ha dispuesto de un baño portatil y un camión ducha para ofrecerles a los indigentes que viven en las calles de Hialeah su aseo semanal
La iglesia Rescate ha dispuesto de un baño portatil y un camión ducha para ofrecerles a los indigentes que viven en las calles de Hialeah su aseo semanal

Descartan crear refugios

Aunque el concejal Calvo considera que aún la ciudad no ha llegado al punto de necesitar refugios para albergar a las personas sin hogar, se mostró preocupado porque muchos de estos indigentes duermen frente a comercios.

“Es un problema que hay que atacar. Hay que corregirlo desde lo humano, pero también desde lo sanitario porque podría convertirse en zonas de violencia o de narcóticos, como ya ocurre en otras ciudades del país”, estimó el concejal.

Monduy advirtió que las personas sin techo se ven con mayor frecuencia en los alrededores de ferreterías, en Palm Avenue y en las avenidas del este de la ciudad.

Precisamente entre la 3 avenida del oeste y la calle 23 un grupo de personas indigentes se reúnen con frecuencia en un área con muchos galpones donde la iglesia suele llevar su “camión ducha” para que se aseen dos veces por semana.

La iglesia Rescate ubicada en el este de la ciudad de Hialeah tiene un camión convertido en ducha portátil para ayudar a asear a las personas en indigencia que viven en la municipalidad
La iglesia Rescate ubicada en el este de la ciudad de Hialeah tiene un camión convertido en ducha portátil para ayudar a asear a las personas en indigencia que viven en la municipalidad

Allí, se ubica Arturo Báez, cubano de 59 años, visiblemente afectado con quemaduras por la exposición del sol y llagas en la piel por picaduras de mosquito, quien dice haber vivido en la calle desde que tenía 11 años.

“Era el mayor de tres hermanos y no había suficiente comida para todos. Estuve en la calle en Cuba, luego en Costa Rica cuando emigré con mi familia: mis hermanas, mamá y abuela. Estoy en las calles de Hialeah desde que nos mudamos a este país en 1982”, lamentó Baéz.

El hombre relató que el mayor riesgo de vivir en la calle es que “te quieren quitar el dinerito. El demonio se quiere aprovechar de uno, pero sí estoy cansado. No tengo ni dónde apoyar la cabeza. Si te sientes mal no hay a quién llamar. Estoy solo contra los demonios”.

Arturo Báez lleva prácticamente toda su vida en las calles, primero en su natal Cuba y ahora en Hialeah, sobrevive con trabajos a destajo que hace en galpones de la ciudad
Arturo Báez lleva prácticamente toda su vida en las calles, primero en su natal Cuba y ahora en Hialeah, sobrevive con trabajos a destajo que hace en galpones de la ciudad

Sin embargo, Báez aseguró que está bien, sobrevive con “trabajitos” botando basura y ayudando en galpones a cargar algunas cosas pero “ya estoy viejo y cansado”, dijo.

Florida, el tercer estado con más indigentes

El estado de la Florida (27,487) es después de California (161,582) y Nueva York (91,271), la tercera entidad nacional con mayor número de personas en estado de indigencia, según el Consejo Interinstitucional sobre personas indigentes de Estados Unidos (USICH), única agencia federal cuya misión está enfocada en prevenir y terminar con la falta de vivienda en el país.

Los cinco condados de la Florida con mayor número de indigentes son: Miami-Dade, con 3,224 personas; Broward, con 2,561; Pinellas, con 2,307; Orange, con 1,162, y Duval, con 1,137, según datos de 2021 del Departamento de Salud de la Florida.

Recientemente, Marcia Fudge, Secretaria de Vivienda y Urbanismo (HUD) de Estados Unidos visitó Miami. “Creo que pasamos por alto la falta de vivienda en este país”, dijo al destacar que las altas tasas de alquiler e hipotecas contribuyen a la falta de vivienda.

“En la nación más grande del mundo, casi 500,000 personas duermen en las calles... todas las noches. Es una farsa”, subrayó.

Guerra, la residente de Hialeah sin techo, aseguró que lo más difícil para ella son las noches. “Duermo con un ojo abierto y otro cerrado. Me gustaría volver a tener dónde vivir”.

¿Hialeah es aún asequible para comprar vivienda? Esto dicen los expertos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.