“Guerra bacteriológica”: alerta en Brasil por un exabrupto de Bolsonaro contra China

·3  min de lectura
Las enfermeras protestan contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro y rinden homenaje a los trabajadores de la salud que fallecieron por complicaciones del nuevo coronavirus, durante una manifestación frente al Palacio Planalto, en Brasilia, el 1 de mayo de 2021
Sergio Lima

BRASILIA.- Fiel heredero de Donald Trump, el presidente brasileño Jair Bolsonaro fue más allá en sus críticas a China por el coronavirus. Bolsonaro insinuó este miércoles que los chinos desataron una “guerra bacteriológica”, un exabrupto que le puede costar caro al país cuando más necesita vacunas y otros insumos vinculados al Covid-19, sobre todo chinos.

“Es un virus nuevo, nadie sabe si nació en un laboratorio o nació porque un ser humano ingirió un animal inadecuado. Pero está ahí”, dijo el líder ultraderechista en una ceremonia oficial en Brasilia.

Qué está en juego en las elecciones locales de Escocia, Gales e Inglaterra

“Los militares saben que es una guerra química, bacteriológica y radiológica. ¿No estaremos enfrentando una nueva guerra? ¿Qué país registró mayor crecimiento de su PBI? No se lo voy a decir”, añadió.

Bolsonaro no mencionó explícitamente a China, pero el país asiático, donde comenzó la pandemia a fines de 2019 para luego expandirse al mundo, es el único miembro del G-20 que registró un crecimiento económico en 2020 (+2,3%).

La afirmación del mandatario guarda semejanza con la realizada días atrás por el ministro de Economía, Paulo Guedes, cuando señaló que China fue el país que “inventó” el Covid-19, afirmación que tuvo que desmentir horas más tarde ante el enojo del gobierno chino.

Y uno de sus hijos, el diputado Eduardo Bolsonaro, había acusado a China en marzo del año pasado de “ocultar” informaciones sobre el virus. El legislador comparó la actitud del gobierno chino con “la dictadura soviética”, que trató de ocultar la magnitud de la explosión de la central nuclear de Chernobil en 1986.

El trabajador de salud y voluntario Paulo Roberto Oliveira recibe una vacuna contra el coronavirus producida por la empresa china Sinovac Biotech en el Hospital Sao Lucas, en Porto Alegre, sur de Brasil el 08 de agosto de 2020
El trabajador de salud y voluntario Paulo Roberto Oliveira recibe una vacuna contra el coronavirus producida por la empresa china Sinovac Biotech en el Hospital Sao Lucas, en Porto Alegre, sur de Brasil el 08 de agosto de 2020


Un trabajador de la salud recibe una vacuna contra el coronavirus producida por la empresa china Sinovac Biotech en el Hospital Sao Lucas, en Porto Alegre

China, primer socio comercial de Brasil y gran inversor en este país, no tardó en replicar. “La parte china repudia con vehemencia sus palabras y exige que las retire de inmediato y pida disculpas al pueblo chino”, tuiteó el embajador chino en Brasilia, Yang Wanming.

Brasil enfrenta dificultades para importar desde China las dosis de vacunas y los principales insumos para fabricarlas. Estas tensiones diplomáticas y la demora para adquirir vacunas figuran en la agenda de una comisión parlamentaria brasileña que busca investigar si el gobierno fue negligente en la gestión de la pandemia.

Los miembros de la comisión parlamentaria expresaron su temor de que las insinuaciones contra China perjudiquen la llegada al país de nuevas vacunas chinas.

Decisión clave: el gobierno de Joe Biden respaldó la suspensión de las patentes de las vacunas

Los legisladores dieron a entender que las declaraciones de Bolsonaro pueden molestar al gigante asiático y perjudicar la importación de la materia prima necesaria para la fabricación en el país de la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinovac, la más usada hasta ahora en la campaña brasileña de inmunización contra el Covid.

“Creo que nuestra situación de dependencia de insumos (chinos) empeorará con esa declaración”, afirmó el presidente de la comisión, el senador Omar Aziz.

“Él la llama guerra química. Y nosotros estamos en las manos de los chinos para importar el principio activo de la vacuna. No producimos ese principio activo en el país y no lo produciremos tan rápido. Dependemos de la India para unos insumos y de China para otros. No es el momento de generarle molestias a nadie”, agregó.

Agencias AFP y ANSA