“Cómo un guardia se desmayó mientras presentaba mis respetos a la reina”

·3  min de lectura

Después de ocho largas horas de pie en una cola que se extendía por kilómetros a través del centro de Londres, finalmente pude ver a la reina Isabel II siendo velada, pero no salió del todo según lo planeado.

Acababa de llegar la medianoche cuando llegamos a la carpa, que recordaba la seguridad que hay en los aeropuertos, afuera de Westminster Hall el miércoles por la noche.

Ya habíamos apagado nuestros teléfonos y vaciado nuestras bolsas de todos los alimentos, bebidas y líquidos.

Las personas esperaron toda la noche para ver a la reina Isabel II (EPA)
Las personas esperaron toda la noche para ver a la reina Isabel II (EPA)

A uno de los que caminaban conmigo le quitaron su vaporizador, mientras yo rociaba rápidamente las últimas gotas de un perfume que había olvidado en el fondo de mi bolso.

Dejamos nuestros bolsos en bandejas y las revisaron antes de pasar por el sensor de seguridad. Me sentí aliviada de que esta parte fuera sorprendentemente rápida, y entré y salí del área de seguridad en solo diez minutos.

Caminamos un poco más, uniéndonos a otra cola, pero esta era diferente, porque esta vez podíamos ver el resplandor de Westminster Hall a través de la puerta abierta.

De pie frente a los escalones para entrar al Hall, le pregunté a una persona, que acababa de conocer y con la que me había encariñado rápidamente, qué debía hacer al ver el ataúd.

Miembros de la fila del público pasan junto al ataúd de la reina Isabel II (PA)
Miembros de la fila del público pasan junto al ataúd de la reina Isabel II (PA)

¿Debería hacer una reverencia, como había leído que hizo la duquesa de Sussex y por lo que luego fue elogiada? Ruth, una mujer de 76 años, me aconsejó que simplemente podía inclinar la cabeza con respeto, como lo había hecho cuando vio el ataúd de la Reina Madre.

Mientras nos conducían al interior de Westminster Hall, contemplé la belleza del Palacio e imaginé todo lo que estas paredes habían visto. No pude evitar pensar en la primera vez que la reina Isabel II entró al recinto como la nueva monarca.

Hubo un profundo silencio en la habitación que se sintió cargado de simbolismo y reverencia. Pero esto se vio interrumpido abruptamente cuando un guardia real colocado frente al ataúd colapsó repentinamente.

Un guardia real se desmaya frente al ataúd de la reina Isabel II (BBC)
Un guardia real se desmaya frente al ataúd de la reina Isabel II (BBC)

Parada en las escaleras, lo vi primero bajar tambaleándose uno o dos escalones antes de volver a tomar posición. En cuestión de segundos, se desmayó con un fuerte estruendo, provocando gritos ahogados entre la gente, en estado de shock. Dos policías corrieron hacia él, presas del pánico.

El guardia real que estaba detrás de él hizo un gesto de dolor y se apresuró a ayudarlo, pero lo aprendido en su entrenamiento se activó y retomó su posición.

Rápidamente, sacaron una camilla, pero el guardia afectado pareció recobrar el conocimiento rápidamente y la camilla salió del Hall vacía. Luego, el guardia abandonó lentamente el lugar mientras algunos de sus compañeros lo sujetaban.

Por unos momentos, el foco del mundo se había desviado de la reina Isabel II hacia este pobre hombre, pero una vez que la cola volvió a avanzar, el ataúd volvió a captar la atención de todos en la sala.

Mientras esperaba en la escalera mi turno para bajar, vi cómo las personas del público, formadas en dos filas individuales, presentaban sus respetos a la fallecida reina. Algunos se quedaron allí por lo menos un minuto en profunda reflexión e hicieron la señal de la Cruz por Su Majestad.

Un mar de personas esperó por horas en medio de la noche para presentar sus respetos a la fallecida reina (Maryam Zakir-Hussain)
Un mar de personas esperó por horas en medio de la noche para presentar sus respetos a la fallecida reina (Maryam Zakir-Hussain)

Fue increíble pensar que decenas de miles de personas habían hecho cola durante horas durante el día y la noche para este exacto momento que duró solo unos minutos.

Reflexioné sobre lo que Ruth me había dicho cuando ya me estaba cansando, parada afuera en la fila: “Recuerda por quién estás haciendo fila. Es la soberana”.

Después de presentar mis respetos y salir lentamente de Westminster Hall, no pude evitar echar un último vistazo a lo que ahora estaba detrás de nosotros. Ruth tenía razón.