Grupo Caliente se prepara contra acciones del gobierno de Bonilla

Isabel Mercado
·3  min de lectura

Grupo Caliente emprenderá acciones legales contra los cobros aplicados, con dictámenes de Fisamex, por la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), indicó Ramón Serrano, representante legal del consorcio.

“Vamos a emprender acciones para recuperar las cantidades cubiertas y cobradas indebidamente por el gobierno del estado, se va a revisar y analizar y se tendrá noticias de ello”, aseguró.

El representante de Grupo Caliente dijo que el pago de poco más de 25 millones realizados a la CESPT a mediados de 2020 se realizó bajo la presión de la suspensión del servicio de drenaje y agua potable, pero calificó el cobro como ilegal y parte de lo que consideró una “campaña negra” de parte del gobierno de Jaime Bonilla contra Jorge Han Rhon.

Parte de esa embestida, dijo, es el decomiso de 208 máquinas del Casino Caliente.

En conferencia de prensa virtual Carlos Vizcaino, Marco Milán y Ramón Serrano, representantes de Grupo Caliente, estuvieron acompañados de Thomas Borgstedt, director en Latinoamérica de Crown Gaming, importadores de máquinas para casino.

Borgstedt dijo que la firma que representa es una de las arrendadoras de las 208 máquinas decomisadas por el gobierno de Baja California el 8 de marzo, acción que “sí nos afecta lo que está sucediendo porque hay máquinas nuestras comprometidas en esto”.

Aseguró que las unidades fueron importadas en forma legal, aunque la mayoría son ensambladas en México, con componentes introducidos al país en apego a las leyes aduaneras.

Respecto al proceso de seguimiento al decomiso, Marco Milán expuso que el gobierno de Bonilla está actuando en contra del empleado que recibió la visita de las autoridades del SAT estatal ese día, a quien le están aplicando un crédito fiscal millonario, sin llamar a juicio a los proveedores ni a la empresa.

Esa acción es una clara muestra de la campaña negra emprendida desde el propio Jaime Bonilla Valdez, expuso Carlos Vizcaino, quien señaló al gobernador bajacaliforniano de manejar conductas obsesivas.

“Sabemos que está focalizado por una cuestión política, pero no hay respeto a la sociedad, hemos sido objeto de una avalancha de actos que violentan no solo la legalidad, sino la Constitución, como el caso de la expropiación de Club Campestre, que trata de perjudicar a los ciudadanos de bien, solo por capricho”.

Por lo anterior, no descartan que el Hipódromo Caliente esté en la mira del gobernador. En reiteradas ocasiones, Bonilla ha señalado que el predio donde se asienta Grupo Caliente fue robado.

“Los terrenos del Hipódromo Caliente no son robados, fueron adquiridos legalmente mediante la donación de accionistas a la sociedad y si el gobernador Jaime Bonilla dice lo contrario, que lo haga valer mediante una denuncia”, retó Ramón Serrano, representante de Grupo Caliente.

A finales de enero pasado, Bonilla se dirigió a Jorge Hank Rhon en una transmisión por Facebook y le pidió regresar el terreno.

“Es propiedad de la nación; o sea, regresa lo que te robaste, porque la casa donde estás es terreno de la nación”, le dijo Bonilla a Hank.

“Que presente las denuncias, si a él le consta. Ahí está la fiscalía, ahí está la forma de hacerlo valer”, anotó el representante de la empresa de juegos de azar.

El 13 de abril pasado, el gobierno estatal publicó una declaratoria de utilidad en el Periódico Oficial del Estado, para avanzar con la propuesta de expropiación del Club Campestre de Tijuana.

El apoderado de Grupo Caliente no descartó que esa misma acción se pueda replicar en el predio que ocupa el hipódromo.

“No existe ninguna forma legal para que el gobernador pretenda hacer una declaratoria de expropiación sobre estos terrenos, en principio porque están afectos a un permiso federal y segundo lugar porque fueron legalmente adquiridos”.

Sostuvo que tanto el predio como su operación se encuentran dentro del marco legal.