Greenpeace lanza bloques de piedra en Inglaterra para impedir la pesca de arrastre

·3  min de lectura

La ONG ecologista Greenpeace lanzó 18 grandes bloques de piedra al fondo de una zona de conservación marina frente a la costa suroeste de Inglaterra para impedir la “destructiva” pesca de arrastre, principalmente por barcos franceses, españoles y británicos.

El barco de Greenpeace “Arctic Sunrise” navegó el jueves hasta la zona occidental del canal de la Mancha, entre Inglaterra y Francia, cargado con bloques de piedra caliza de entre 500 kg y 1,400 kg. Fueron arrojados por la noche en una porción de la “South West Deeps (East) Conservation Zone”, situada unos 190 km al suroeste de las costas inglesas, anunció el viernes por la mañana.

“Estamos colocando grandes bloques de piedra caliza en el lecho marino para crear una barrera submarina protectora que pondrá la zona fuera de los límites de la pesca destructiva”, dijo a la AFP a bordo del barco la activista Anna Diski.

Esto hará “imposible arrastrar por el fondo marino las pesadas artes de pesca que destruyen el hábitat”, añadió.

“En estos momentos se está produciendo un frenesí de pesca industrial en las aguas del Reino Unido, ¿y qué está haciendo nuestro gobierno al respecto?”, lanzó Will McCallum, responsable de Océanos de Greenpeace UK.

“Greenpeace UK ha creado esta barrera de bloques submarinos como último recurso para proteger los océanos. Preferiríamos que el gobierno hiciera su trabajo”, añadió.

McCallum calificó de “indignante” que se permita a los arrastradores de fondo operar en el fondo marino de zonas protegidas, acusándolos de “destruir enormes franjas del ecosistema marino y burlarse de nuestra supuesta ‘protección'”. La ONG prevé desplazar más bloques para ampliar la barrera.

GREENPEACE: “PREDOMINAN FRANCESES Y ESPAÑOLES”

Esta zona de 4,600 km2 es “una de las denominadas Áreas Marinas Protegidas más explotadas del Reino Unido”, denunció Greenpeace, precisando que en los últimos 18 meses se efectuaron allí 3,370 horas de pesca de arrastre de fondo (de un total de 18,928 horas de pesca).

Más de la mitad de los pesqueros industriales en la zona procedieron de Francia (53 por ciento), el 30 por ciento de España y el 9 por ciento del Reino Unido. El organismo regulador británico, la Organización de Gestión Marina (MMO), afirmó haber abierto una investigación a Greenpeace por el depósito “potencialmente ilegal” de material de construcción en el fondo marino.

Sin embargo, consideró que los bloques “tendrán un impacto mínimo” en la actividad pesquera local, ya que sólo dos buques británicos faenan en esos caladeros del suroeste y utilizan otros métodos de pesca además del arrastre.

“Los buques pesqueros que trabajan en estas aguas son predominantemente franceses y españoles”, subrayó.

Y aseguró que “la MMO sigue abierta a las discusiones con Greenpeace para garantizar que podamos alcanzar nuestro objetivo conjunto de recuperación de la naturaleza marina”.

La pesca de arrastre “es como hacer pasar una cosechadora por un parque nacional”, denunció Neil Whitney, un pescador de East Sussex, al sur de Inglaterra.

“Pueden acabar con ecosistemas enteros, y si provocan el colapso de un caladero, simplemente pasan al siguiente”, añadió. “Y los pescadores británicos a pequeña escala, como yo, estamos perdiendo mucho”.

Casi una cuarta parte de las aguas territoriales del Reino Unido son zonas de protección. Pero la pesca de arrastre solo está prohibida en cuatro de las 76 Áreas Marinas Protegidas del Reino Unido, cuyo gobierno está analizando posibles prohibiciones en otras 13, sin dar un calendario preciso. N

(Con información de AFP)

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:
En 2021 las catástrofes provocaron 10,000 muertes a nivel mundial

La ONU prevé una duración inédita en este siglo para el fenómeno ‘La Niña’

La sequía deja al descubierto monumentos en España