Graduados universitarios de primera generación regresan a su alma mater de secundaria como profesores de inglés

·8  min de lectura

Momentos después de que una tormenta al mediodía extinguiera brevemente el suministro eléctrico en la escuela secundaria Rolling Meadows, el profesor de inglés Junior Sanchez mantuvo la calma en su salón de clases y dirigió una discusión apasionada con los estudiantes sobre los peligros inherentes de contar historias desde una sola perspectiva.

Compartiendo una anécdota personal de su vida, Sánchez, de 22 años, explicó a los estudiantes en su clase de Literatura y Composición cómo confiar en los estereotipos promueve narrativas falsas sobre etnicidad y cultura, incluidos conceptos erróneos sobre la comunidad latina.

“A veces, cuando veo gente fuera de la escuela y uso ropa informal, piensan que soy jardinero y les digo: ‘no, en realidad enseño en una secundaria y me gradué de la universidad’”, contó.

Sánchez, graduado en 2017 de Rolling Meadows, regresó a su alma mater este otoño como profesor de inglés.

Al final del pasillo, Chris Recendez, compañero de clase de Rolling Meadows generación de graduados 2017, excompañero de cuarto de Sánchez en la Universidad Estatal de Illinois, también fue contratado para enseñar inglés en la secundaria Township High School District 214 este otoño, y ambos jóvenes educadores representan a los primeros en sus familias en obtener un título universitario.

“Mi mamá me tuvo cuando era muy joven, cuando estudiaba en Meadows, y muchos de los maestros la ayudaron y pudo terminar la secundaria”, dijo Recendez, de 23 años.

“Le ha ido muy bien y ahora es analista de seguros... Me animó mucho y crecí con un énfasis muy fuerte en la importancia de la educación”, añadió Recendez.

Sánchez y Recendez, ambos hijos de inmigrantes latinos, brindan un rayo de esperanza para un grupo demográfico que, según algunos, ha soportado de manera desproporcionada la peor parte de las interrupciones en el camino hacia un título universitario durante la pandemia de COVID-19.

De acuerdo con el Centro para el Éxito Estudiantil de Primera Generación (Center for First-Generation Student Success) con sede en Washington, D.C., los estudiantes de primera generación representan un tercio de todos los estudiantes universitarios, pero solo el 27% obtendrá sus títulos dentro de cuatro años, muy por detrás de sus compañeros cuyas familias han obtenido previamente postsecundaria, títulos de educación superior.

“Ciertamente hemos visto un impacto dramático en los estudiantes universitarios de primera generación durante la pandemia, especialmente al principio, cuando las instituciones cerraron tan rápido”, dijo Sarah Whitley, vicepresidenta del centro, una iniciativa de la Asociación Nacional de Administradores de Personal Estudiantil.

Algunos estudiantes universitarios de primera generación perdieron una vivienda estable en las residencias universitarias, ya no podían depender de los salarios de los trabajos de estudio y trabajo y, en algunos casos, experimentaron inseguridad alimentaria cuando los comedores del campus se cerraron temporalmente, dijo Whitley.

Si bien Sánchez dijo que permaneció en su apartamento cerca del campus de ISU cuando se detuvo la instrucción en persona durante el comienzo de la pandemia, algunos de sus compañeros de clase regresaron a casa durante el semestre o se dieron de baja.

Sánchez acredita su participación en una fraternidad mixta cuyos miembros eran compañeros estudiantes de minorías por ser “capaces de encontrar refugio y consuelo en la lucha de los demás para ayudarnos a motivarnos”.

Recendez recordó haber regresado a su apartamento después de un viaje de vacaciones de primavera “y parecía que la vida estaba vacía”.

“No hay gente caminando por el campus. Ningún ruido. Solo el sonido de algunos autos de vez en cuando”, dijo Recendez.

“Mucha gente que conocía se fue a casa para tratar de averiguar qué era exactamente COVID con sus familias durante el resto de ese semestre”, dijo.

Muchos estudiantes universitarios de primera generación en todo el país que detuvieron sus estudios “asumieron roles de cuidadores y se convirtieron en agentes culturales para apoyar a sus familias, lo que hace que sea muy difícil volver a la universidad”, dijo Whitley.

“Algunos de esos estudiantes no han vuelto a la universidad, porque es difícil dejar de ganar un cheque de pago, especialmente cuando tienen familiares que perdieron sus trabajos y, en algunos casos, incluso perdieron la vida por COVID”, dijo Whitley.

Según el Centro Nacional de Investigación de la Cámara de Compensación de Estudiantes, la disminución de la inscripción universitaria continuó empeorando esta primavera, y la inscripción postsecundaria cayó a 16.2 millones de estudiantes, lo que representa una disminución del 4.1% en un año.

Tras una caída del 3.5 % el año anterior, las instituciones postsecundarias perdieron casi 1.3 millones de estudiantes desde la primavera de 2020, y el alumnado de pregrado ahora es un 9.4 % más pequeño que antes de la pandemia, según el NSC.

El informe del NSC encontró que las instituciones públicas sufrieron la peor parte de la disminución de inscripciones, perdiendo 604,000 estudiantes esta primavera, con más de la mitad de esos estudiantes de colegios comunitarios.

A pesar de ofrecer tasas de matrícula más asequibles, los colegios comunitarios locales se vieron especialmente afectados por la pandemia porque su inscripción es predominantemente de estudiantes universitarios de primera generación, muchos de los cuales trabajan y cuidan de sus familias mientras obtienen sus títulos, dijo Whitley.

En total, los colegios comunitarios han perdido más de 827,000 estudiantes desde el comienzo de la pandemia, según el informe del NSC.

Si bien los estudiantes universitarios de primera generación de familias de bajos ingresos son elegibles para recibir ayuda financiera, por lo general también incurren en grandes cantidades de deuda por préstamos estudiantiles, dijo Whitley.

Recendez y Sánchez, quienes recibieron becas académicas para estudiar en ISU, también recibieron la Beca Pell y obtuvieron préstamos estudiantiles para pagar su vivienda, comidas y otros gastos.

El nuevo programa de condonación de préstamos estudiantiles de la administración de Biden, que permite que millones de prestatarios elegibles de préstamos estudiantiles federales sean liberados de $10,000 en deuda y $20,000 en deuda para los beneficiarios de la Beca Pell, “fue muy útil”, dijo Recendez.

“Siento que me han quitado un gran peso de encima”, dijo.

Otro impedimento más para los estudiantes universitarios de primera generación es lo que Whitley describe como una solicitud FAFSA “llena de jerga”, que los padres deben completar para que sus hijos sean elegibles para recibir ayuda financiera, incluidos los préstamos para estudiantes.

“Hacemos que sea realmente difícil para los padres y los estudiantes, y no hay razón por la que no podamos simplificar el proceso”, agregó.

Durante su tiempo como estudiantes en la Escuela Secundaria Rolling Meadows, Sánchez y Recendez encontraron apoyo a través del Centro AVID sin fines de lucro, que ayudó con todo, desde habilidades de estudio y administración del tiempo, hasta asistencia.

Recendez, quien nació en Zacatecas, México, dijo que no se dio cuenta durante su primer y segundo año de secundaria cuán importante era la educación. “Se puso bastante duro”, dijo.

Lynn Kepp, vicepresidenta del Centro AVID, dijo que el estudiante típico de la organización sin fines de lucro con sede en San Diego es un estudiante universitario de primera generación, incluidos muchos de familias inmigrantes.

El grupo, que atiende a aproximadamente 2 millones de estudiantes en alrededor de 8500 escuelas en EEUU, tiene como objetivo inculcar la perseverancia en los estudiantes y derribar las barreras a la educación. En la escuela secundaria Rolling Meadows, AVID es un curso electivo y los estudiantes deben presentar una solicitud para ser aceptados en el programa.

“¿Están las escuelas preparando a los estudiantes que quieren ir a la universidad con cursos rigurosos? ¿Y los padres saben lo que hay ahí fuera? dijo Kepp.

“Para los estudiantes universitarios de primera generación, ellos pueden ser los primeros en su familia, pero no serán los últimos”, dijo Kepp.

Sánchez dijo que mientras sus padres le enseñaban moral y valores, y la importancia de hacerlo bien en la escuela, “AVID me ayudó a ser ese estudiante”.

“AVID tiene una forma de enseñar a los estudiantes cómo organizarse, y rápidamente comienzas a ver los beneficios, así que lo aceptas”, agregó Recendez, quien además de sus deberes docentes, se desempeña como asesor de AVID y ayuda a estudiantes de producciones multimedios.

Este año en Rolling Meadows, Sánchez espera presentar a sus alumnos una de sus novelas favoritas, “El gran Gatsby” de F. Scott Fitzgerald. Pero también espera llevar la literatura latinx al aula, incluidas las obras del novelista Junot Díaz.

“Es importante que mis alumnos se identifiquen, encuentren representación y se vean a sí mismos a través de la literatura”, dijo Sánchez, quien también entrena al equipo universitario de fútbol masculino de la escuela secundaria.

Aproximadamente el 37% de los estudiantes de Rolling Meadows son latinos, y alrededor de un tercio de los estudiantes de la escuela secundaria provienen de hogares de bajos ingresos, según el Informe de calificaciones de Illinois de 2021.

La directora de Rolling Meadows, Eileen Hart, dijo que dar la bienvenida a sus ex alumnos Recendez y Sanchez a la secundaria como maestros no solo ha sido gratificante, sino también muy beneficioso para los adolescentes en sus aulas.

“Los estudiantes saben que Junior y Chris tienen una comprensión similar de sus experiencias vividas y que ahora están retribuyendo a nuestra comunidad escolar, lo cual es muy poderoso”, dijo Hart.

Este texto fue traducido por Leticia Espinosa/TCA