Gracias a Dios que tuve un entrenador cubano en mi esquina que me ayudó mucho, recuerda Andy Ruiz Jr.

·4  min de lectura

Andy Ruiz Jr. no ha olvidado a Leonardo Ferrer Vera. Durante tres años, ese entrenador cubano guió los pasos del “Destroyer’‘ antes de que se convirtiera en campeón mundial, pero quien sabe si lo aprendido en Baja California le venga como anillo al dedo este domingo frente al también cubano Luis Ortiz.

El choque de pesos pesados encabezará una transmisión de cuatro peleas por FOX Sports PBC Pay-Per-View este domingo, donde podrán apreciarse también a guerreros de la talla de Isaac Cruz y el veterano Abner Mares, desde las 9 p.m., hora del Este, 6 p.m., hora del Pacífico en la Crypto.com Arena. de Los Ángeles.

Ruíz pasará a la historia como el primer monarca del peso pesado de descendencia mexicana y buscará imponerse en esta Pelea Eliminatoria para ir por el Título Completo del WBC en busca de su segunda corona, mientras que Ortíz espera poder volver a posicionarse como candidato a ser el primer campeón cubano del peso pesado de la historia.

Horas antes del combate, Ruiz conversó con El Nuevo Herald sobre su pasado, su presente y a quién le apostaría si fuera un aficionado y contemplara el choque desde afuera.

Si vieras de fuera esta pelea, ¿a quién darías de ganador?

“Vería la pelea 50-50. Uno tiene la rapidez, la velocidad, la explosividad, los movimientos. El otro tiene el golpe fuerte, está más grande. El otro está más chaparro, gordito. Le voy a ir al gordito que es rápido, explosivo y tira combinaciones, pero debes estar preocupado de la pegada de Luis Ortiz’‘.

Llegas en buena forma física, ¿cómo fue el campamento?

“Hicimos un entrenamiento fuerte, largo. Sé que Luis Ortiz no es alguien al que le vamos a ganar así como así. Yo quería estar bien preparado para esta pelea. Entrenamos hasta los domingos, hicimos muchos sparrings. Elegimos a Ozuna como entrenador, porque hace manoplas a la zurda, como Ortiz y se mueve. Necesitaba algo diferente para este combate. Entrenamos alegres’‘.

Primero Manny Robles, luego Eddy Reynoso y ahora Ozuna.

“Aprendo de cada entrenador. Valoro mucho a todos aquellos que me han ayudado. Me siento muy contento con el equipo que traigo ahorta: con Ozuna, con Munir, Jorge Capetillo, Mendoza. Me ellos me impulsan a hacer lo mejor y me dedican todo su tiempo. Eso necesita un boxeador que quiere triunfar y desea ser campeón del mundo’‘.

Hablando de entrenador, tenías un cubano en tu esquina en México.

“Cuando estaba en la selección, en Baja California peleando en los Nacionales tenía un cubano que se llamaba Ferrer. El me ayudó mucho, mucho. El me enseno a contragolpear, a utilizar la rapidez, como moverme, como boxear. Gracias a Dios que tuve la oportunidad que él me entrenara. Fue mi entrenador por unos tres anos. Era diferente a lo profesional, pero me ayudó a moverme rápido y a tirar las combinaciones’‘.

Una victoria a secas no te serviría de mucho ante Ortiz.

“Claro, quiero hacer una declaración no solo para mí sino para mi familia, mis fanáticos. Eso es lo que ellos quieren ver. Por eso yo elegí esta pelea contra un rival fuerte. Tenemos que correr riesgos para ser campeones del mundo, pelear contra los mejores. Nadie quería pelear con Ortiz, porque es uno de los mejores. No tiene los títulos, pero muchos lo esquivan, pero sé que le puedo ganar, que tengo las habilidades para triunfar’‘.

¿Sientes que esta pelea será un éxito?

“Sí, y si no vienen para acá, van a comprar el Pago Por Ver, van a encender su barbecue con su carnita asada, con su modelo y ahí van a mirar todos los trucos, porque somos dos boxeadores que queremos lograr algo grande. Vamos a tratar de noquearnos, pero si Dios quiere seré el ganador’‘.

Hablas de tu familia, tuve la suerte de conocer a tu padre...

“Mi familia lo es todo. Por eso estoy aquí en este momento, porque ellos me han impulsado mucho. Mi padre siempre me dice las cosas que tengo que hacer, las cosas que iban a pasar y mira lo que pasó. Uno tiene que tener este apoyo en este boxeo que es pura mentalidad. Necesitas alguien atrás que te diga lo que debes hacer. Cuando perdí los títulos no le hice caso. Por eso todavía me siento mal, luchando, entrenando duro para ser campeón otra vez’‘.