Gorbachov desempeñó un papel positivo, pero "bajo coacción", dice Walesa

·1  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. El expresidente polaco Lech Walesa asiste a una manifestación en apoyo de la pertenencia de Polonia a la Unión Europea después que el Tribunal Constitucional del país dictaminara la primacía de la Constitución sobre la legislación de la UE, socavando un principio clave de la integración europea, en Gdansk, Polonia

GDAŃSK, 1 sep (Reuters) - Mijaíl Gorbachov, el último presidente soviético, desempeñó un papel positivo en el fin de la Guerra Fría, pero lo hizo "bajo coacción", ya que el comunismo se estaba desintegrando, dijo el jueves el expresidente polaco y líder del sindicato Solidaridad, Lech Walesa.

Gorbachov murió el martes a los 91 años en un hospital de Moscú. En Occidente se le lloró como un gran estadista que ayudó a derribar la Cortina de Hierro, pero su muerte recibió una fría respuesta en Rusia.

En los seis años que transcurrieron entre 1985 y 1991, forjó tratados de armas con Estados Unidos y asociaciones con las potencias occidentales para eliminar la Cortina de Hierro que había dividido a Europa desde la Segunda Guerra Mundial y lograr la reunificación de Alemania.

Walesa, ganador del Premio Nobel de la Paz "por la lucha no violenta a favor de los sindicatos libres y los derechos humanos" en la década de 1980 y primer presidente polaco elegido libremente después de la Segunda Guerra Mundial, dijo que Gorbachov tuvo un impacto positivo, pero que tenía dudas sobre sus motivos.

"Por supuesto, debemos juzgarlo positivamente, desempeñó un papel positivo, pero fue bajo coacción", dijo Walesa a Reuters. "No es que estuviera dispuesto a hacerlo, que quisiera hacerlo, sino que se vio obligado por la situación", dijo.

"El comunismo se estaba desmoronando, cada vez había más problemas con eso y él buscaba una forma de salvar el comunismo. Y para ser sincero, no estoy seguro de que al final no nos haya engañado, porque sabía que la URSS no se podía salvar".

(Información de Malgorzata Wojtunik; escrito por Anna Wlodarczak-Semczuk; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)