"God Save The Queen", canción de Sex Pistols contra la monarquía

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- La carrera de los Sex Pistols pudo ser muy corta, pero legendaria, pues con sólo un álbum publicado y tres años de giras dejaron impregnada, dentro de la cultura popular, que la música también podía ser contestataria, sobre todo cuando a quien se señalaba en una de sus canciones era nada más y nada menos que a la reina Isabel II, pues la agrupación de punk rock aseguró que la monarca no era un ser humano en "God Save The Queen".

En el verano de 1977, año en que la monarca de Reino Unido cumplía su jubileo de plata, luego de mantenerse 25 años frente a la corona británica, la agrupación conformada por Johnny Rotten, Steve Jones, Glen Matlock, Paul Cook y Sid Vicious, cuatro jóvenes provenientes de Holloway (municipio al norte de Londres), dedicaron homenajearla muy a su estilo.

A dos años de su creación, los Sex Pistols, catalogados como los iniciadores del movimiento punk en Reino Unido, compusieron "God Save The Queen", quienes hicieron una referencia directa del himno nacional de Inglaterra, compuesto en septiembre de 1947.

Pese a que ambas composiciones se titulan igual, la diferencia entre una y otra estriba en la letra. Mientras que "God Save The King/Queen" denotaba alabanza frente a la o el monarca en turno, con estrofas como:

"Dios bendiga a nuestro Noble Rey,

Dios salve al gran Jorge, nuestro Rey...".

El tema de Sex Pistols indicaba todo lo contrario, pues en vez de demostrar gratitud a la corona inglesa, los músicos crearon un himno de protesta ante los resultados de la monarquía frente al Estado:

"Dios salve a la reina, al régimen fascista,

hacen de ti un idiota, bomba H en potencia..."

"Dios salve a la reina, ella no es un ser humano

y no hay futuro en los sueños de Inglaterra.."

Para dar a conocer la canción, la banda liderada por Sid Vicious contrató un barco llamado "Queen Elizabeth" para navegar a lo largo del río Tamesis, el cual se extiende por todo el sur de Inglaterra; pensaban celebrar a su manera el jubileo de plata de la reina, que en Buckingham era conmemorado con un concierto, un desfile militar y un servicio especial en la Catedral de San Pablo, en Londres.

Pero mientras se llevaban a cabo las celebraciones tradicionales, Johnny, Steve, Glen, Paul y Sid emprendían un viaje frente al Parlamento de Westminster, mientras interpretaban varias canciones de su repertorio.

Fue cuando tocaban "No fun" que la policía británica, a bordo de una serie de lanchas, paró el recital marítimo, deteniendo al representante de la agrupación Malcom McLaren pero a ninguno de los jóvenes músicos.

Sophie Richmond, quien trabajaba para la banda, fue una de las responsables de que no detuvieran a los integrantes de Sex Pistols, pues en fragmentos de su diario (publicados posteriormente) cuenta que, luego de tocar un par de canciones, la banda había conseguido lo que quería; alborotar a la policía, por lo que le entregó a Johnny y Sid cinco libros, a cada uno, para que desaparecieran del lugar de los hechos, pero ella y su representante fueron detenidos.

Aunque la detección duró muy poco, Richmond recuerda que al salir de prisión la suerte de los Pistols había cambiado, la prensa musical no dejaba de hacer sonar el teléfono para felicitar el acto y a la banda: "De repente Malcolm es un tío guay porque le han arrestado", retrata en su obra autobiográfica "Dios salva a los Sex Pistols".

Y así como el pasado junio, la reina Isabel II celebró el jubileo por 70 años frente a la corona, la banda también cumplió 45 años desde que lanzaron "God Save The Queen", época en la que fue prohibida para ser transmitida en las estaciones de radio de la región.