El Gobierno dice que siguió “de cerca” la irrupción de Juan Grabois en Lago Escondido

Juan Grabois en Lago Escondido
Juan Grabois en Lago Escondido

El Gobierno nacional sigue “de cerca” lo sucedido en Lago Escondido, Río Negro, con el conflicto por el ingreso del dirigente Juan Grabois en el predio del empresario Joe Lewis, confirmaron a LA NACIÓN fuentes del Ejecutivo. El líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y del Frente Patria Grande, integrante del Frente de Todos, levantó este mediodía el acampe que había montado anteayer frente a las costas del lugar, ubicado a pocos kilómetros de El Bolsón.

Lago Escondido: el gobierno de Río Negro se mantiene al margen del conflicto de Juan Grabois en medio de una puja judicial por el acceso a la estancia de Joe Lewis

Poco después fuentes de la empresa de Lewis adelantaron que lo denunciarán penalmente por violación de domicilio, intrusión, amenazas, daños a la propiedad privada y violencia de género, por su agresión a una empleada del lugar que está embarazada. Grabois negó haber agredido a la mujer y amenazó, en un contacto con la prensa: “Vamos a volver a hacerlo todas las veces que sea necesario”.

“Nosotros vinimos con un objetivo que era pasar 24 horas en territorio nacional, en Lago escondido. Cualquier abogado sabe que los lagos y sus costas son propiedad y patrimonio de todo el pueblo. Nadie tiene derecho a cerrar sus accesos”, dijo Grabois y agregó: “Hay un fallo de 2002 confirmado en 2012 para abrir una acceso público para que cualquier familia pueda ir a tomar mate y a disfrutar del Lago Escondido, que es uno de los más hermosos que tiene nuestro país”, en referencia a uno de los puntos sensibles del conflicto.

Alberto Fernández y Juan Grabois
Alberto Fernández y Juan Grabois

La situación en la zona es monitoreada por Seguridad desde anteayer, cuando se produjo la toma. “Sin orden judicial las fuerzas federales no pueden intervenir” , advirtieron fuentes del área previo a que Grabois y quienes lo acompañaban dejaran el lugar.

Funcionarios nacionales agregaron que a pesar de eso seguían “de cerca” lo sucedido para observar si había alguna situación entre Grabois y el grupo de militantes que lo acompañaban y los trabajadores de la empresa que funciona en Lago Escondido. Y precisaron que hay “gendarmes en la zona, emplazados a corta distancia del lugar”, en caso de que fuera necesario intervenir.

Una empleada de la estancia de Joe Lewis aseguró que “cualquiera tiene acceso libre al Lago Escondido” y criticó el acampe liderado por Juan Grabois

Fuerte crítico del presidente Alberto Fernández, Grabois es un personaje complejo para el Gobierno, donde incluso suelen relativizar su impacto en las calles. “Tiene buena lengua, retórica y eso prende en los medios, pero en el territorio no tiene el peso de otros líderes o movimientos”, explican. En esa línea había quienes recordaban incluso lo que Grabois hizo en noviembre de 2020 con la toma, en Entre Ríos, de un campo de la familia Etchvehere, donde luego de varios días terminó dejando el lugar.

Cercano al Papa Francisco y al kirchnerismo, y en especial a la vicepresidenta Cristina Kirchner, Grabois acusó a Fernández de “vivir en un termo” y se preguntó para qué lo habían puesto en la Presidencia, entre otros puntos. El último de sus mensajes fue la semana pasada, cuando sostuvo que hay “viabilidad” para beneficiar con un indulto a la dirigente jujeña condenada Milagro Sala.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La irrupción del dirigente del MTE y el frente Patria Grande en Lago Escondido se da semanas después de que se conociera la estadía que compartieron en el lugar los jueces federales Julián Ercolini, Carlos Mahiques, Pablo Yadarola y Pablo Cayssials; el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro; el jefe de los fiscales porteños, Juan Bautista Mahiques, un exfuncionario de inteligencia y directivos del Grupo Clarín.

Eje de una denuncia y una avanzada en el Consejo de la Magistratura, el tema fue encabezado tanto por Fernández como apuntado por Cristina Kirchner luego de la condena en su contra, en el marco del caso “Vialidad”, horas después de difundida la filtración.

En medio del conflicto en la Patagonia, el ministro de Justicia, Martín Soria, desde su cuenta de Twitter sostuvo: “Para entender qué hacía CLARIN en Lago Escondido con Jueces y Camaristas Federales, funcionarios de Juntos por el Cambio y ex-directivos de la SIDE, es necesario saber que durante 4 años el lugar de reunión era la propia Casa Rosada. Así la mafia macrista montó un verdadero Estado Paralelo”.