Gobierno de México quiere inaugurar el Aeropuerto Felipe Ángeles sin que opere transporte público

·4  min de lectura

El usuario que decida viajar en avión y lo haga a través del Aeropuerto Felipe Ángeles, en el municipio de Tecámac, en el Estado de México, tendrá que desplazarse en automóvil particular o a través de un servicio de taxi o servicio privado en una aplicación móvil. Al menos así será por un año, en lo que el Gobierno de México culmina los proyectos para que opere el transporte público.

Según el plan de trabajo del Aeropuerto Felipe Ángeles, el Tren Suburbano y el Mexibús operarán dentro de un año a pesar de que la Terminal Intermodal de Transporte Terrestre ya tiene un 89 por ciento de avance, de acuerdo con el capitán ingeniero constructor, Martín Méndez Balleza, encargado de la obra.

Según Méndez Balleza, se estima que 19,5 millones de personas utilicen el Aeropuerto Felipe Ángeles para viajar a diferentes destinos; y de esa gente, se prevé que el 60 por ciento arribe en vehículo particular, mientras que el restante lo haga utilizando el transporte público.

El capitán ingeniero reveló que, en el caso del Tren Suburbano, este contará con una longitud de más de 300 metros y tendrá la capacidad para alojar tres trenes con capacidad de 1.189 pasajeros. Actualmente, el Tren Suburbano opera de Buenavista, en la Ciudad de México, hasta Cuautitlán en el Estado de México; y tiene la capacidad para atender a 300.000 pasajeros por día, con un estimado de 100 millones de pasajeros al año, con sus 27 kilómetros de recorrido.

En el caso del Mexibús, el mismo funcionario aseguró que prevén que meses después de iniciada la operación, culminarán los trabajos de conexión. El plan de trabajo del Gobierno de México establece la ampliación de dos rutas ya existentes, la Línea IV, que recorre los tramos de Indios Verdes a Tecámac; y la Línea I, que va de Ciudad Azteca a Ojo de Agua. Según estimaciones del Sitramytem (Sistema de Transporte Masivo y Teleférico del Estado de México), el proyecto podría costar cerca de 1.100 millones de pesos, más de 53 millones de dólares.

La construcción de la Terminal Intermodal de Transporte Terrestre está a cargo de al menos 2.500 trabajadores e incluye la estación para el Tren Suburbano, dos estaciones del Mexibús, estación de autobuses, estación de taxis y un estacionamiento.

¿Un proyecto inviable?

Falta poco menos de un mes y medio para que el Aeropuerto Felipe Ángeles sea inaugurado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Hasta ahora, la aerolínea Volaris anunció que operará rutas desde el próximo 21 de marzo y lo hará inicialmente a Tijuana y Cancún con previa autorización gubernamental. Un día después del anuncio de Volaris, la aerolínea VivaAerobus se unió a las operaciones de vuelos nacionales.

El lanzamiento de la aerolínea Interjet 2.0 también se sumó a las operaciones del nuevo aeropuerto, luego de que la matriz Interjet dejará de ofrecer sus servicios en diciembre de 2020 por múltiples fallas aeronáuticas y el estallido de una huelga de 5.000 trabajadores.

Otras aerolíneas que pretenden unirse al plan de vuelo del Aeropuerto Felipe Ángeles son Conviasa (Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos); mientras que Aeromar, se ha mostrado interesada en volar solo si consigue una ronda de inversión de 50 a 100 millones de dólares.

Por su parte, Copa Airlines, American Airlines y Aeroméxico descartaron volar en el nuevo aeropuerto para concentrar sus operaciones en el AICM (Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez”).

De acuerdo con un comunicado emitido por el Gobierno de México, se prevé que las nuevas rutas del Aeropuerto Felipe Ángeles sean: Aguascalientes, Ciudad del Carmen, Ciudad Juárez, Ciudad Victoria, Colima, Cuernavaca, Chihuahua, Durango, Hermosillo, Ixtapa Zihuatanejo, León, Matamoros, Mérida, Mexicali, México, Monterrey, Morelia, Nuevo Laredo, Puebla, Querétaro, Saltillo, San José del Cabo, San Luis Potosí, Tampico, Tapachula, Tijuana, Toluca, Torreón, Veracruz y Villahermosa.

Pese a los grandes avances de la obra, muchos analistas y expertos en aeronáutica se han preguntado si la obra del Aeropuerto Felipe Ángeles es viable, puesto que a meses de ser inaugurada, la FAA (Administración Federal de Aviación de EE.UU.) degradó a México a Categoría 2 en seguridad aérea y descartó que la AFAC (Agencia Federal de Aviación) tuviera facultades para verificar que aeropuertos y escuelas en México operen bajo la regulación vigente.

“Nadie en el mundo lo tomará en cuenta”, aseguran expertos. Al menos no hasta que tenga nuevamente la certificación de la FAA en Categoría 1.

A pesar de no contar con la certificación de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional), el Aeropuerto Felipe Ángeles podría operar vuelos nacionales o internacionales, pero también tendría que cumplir con la documentación requerida por la AFAC y, conocer si esta al consultar a la FAA, valida o sigue descartando el plan de acción.

Hasta el momento, el Gobierno de México puede sentirse confiado puesto que el plan inicial del aeropuerto solo contempla vuelos domésticos y, conforme avance la obra, podría cumplir con los requisitos internacionales para su certificación.