El Gobierno busca fortalecer a Guzmán como “ministro de la deuda” y licuar las diferencias internas

·5  min de lectura
Martín Guzmán y Alberto Fernández 

COVID_19                                       
  FOTO: RICARDO PRISTUPLUK
Ricardo Pristupluk

Mientras Alberto Fernández y su comitiva se embarcaban en Roma en el vuelo de regreso de la gira europea, en Buenos Aires, la Casa Rosada -que recibió los últimos reportes desde el viejo continente- se preparaba para potenciar a Martín Guzmán como el capitán y el portavoz de la negociación de la deuda con los organismos internacionales.

En las últimas horas, los funcionarios de primera línea del gabinete de Fernández lo ratificaron como quien llevará adelante las negociaciones técnicas con el Club de París y con el FMI. También como el encargado de anunciar sus resultados. El Gobierno vuelve a erigir a Guzmán como el gran “ministro de la deuda”, pero otras definiciones macroeconómicas -como las tarifas, el uso de las reservas y el gasto público- siguen en la nebulosa de las indefiniciones, por los desacuerdos de fondo que persisten en el Frente de Todos.

“El balance de la gira es muy positivo. El ministro de Economía será el encargado de informar los avances, si es que hay algo objetivo para informar y sino seguirá trabajando. Esperemos a los tiempos de Guzmán que es quien nos hizo ahorrar 37.000 millones de dólares con los bonistas privados”, un importante ministro tras comunicarse hoy con Roma y dialogar con Fernández en el sprint final de la gira.

Fernández se reunió con John Kerry: “Me dijo que está dispuesto a discutir formas de financiamiento” del cambio climático

Hasta ahora, ningún funcionario quiso confirmar si la gira, además de cosechar la buena voluntad de los líderes europeos, también devino en resultados concretos para la negociación de los plazos y los montos de la deuda. Todos transmitieron “entusiasmo” luego de un cable de la agencia Bloomberg que transmitió que “el Club de París está dispuesto a retrasar el pago de deuda de 2.400 millones de dólares de Argentina que vence este mes si el país cumple con ciertas condiciones” y que “evitará que Argentina caiga en la cesación de pagos, con la esperanza de que el país pueda renegociar el crédito de 45.000 millones de dólares con el FMI”.

Un importante funcionario de la Casa Rosada se limitó a responder sobre esa versión: “Ya se plantearon a los países cuáles son las necesidades de la Argentina, y que no hay ámbito ni espacio para ajustes. Si hay alguna comunicación oficial la va a hacer el Ministerio de Economía”.

Indefiniciones de fondo

Maximo Kirchner
Maximo Kirchner


Maximo Kirchner

Las expresiones de entusiasmo que se ven en Casa Rosada respecto de la performance de Fernández y Guzmán en la gira contrastan con los gestos inescrutables que asoman entre los colaboradores oficiales cuando es necesario brindar otras definiciones.

No hay, por ejemplo, claridad sobre cuál será el destino de los U$4300 millones que podría recibir la Argentina por los Derechos Especiales de Giro (DEG, la moneda del Fondo), luego de que el kirchnerismo en el Senado aprobara un proyecto de declaración para pedir que ese dinero no se “malgaste” en pagar deuda y que en cambio se destine a solventar los gastos de la pandemia.

En la Casa Rosada, simplemente, intentan bajarle el tono a esa controversia, en tren de licuar las diferencias internas que asoman frecuentemente en el oficialismo. “Los DEG van a ser destinados a la Argentina y consideramos adecuado que esos recursos sean para fortalecer nuestras reservas para salir de la pandemia”, dijo hoy un importante funcionario. Los economistas aclaran que el dinero es fungible y que la clave pasa por saber -no a qué se destinarán específicamente los DEG- sino si hay voluntad de pagar la deuda.

Tampoco hoy nadie se anima a afirmar en el gabinete si habrá, o no, otro aumento de tarifas y un trabajo de segmentación este año, un tema por demás sensible para el Frente de Todos. El kirchnerismo duro dice que no habrá nuevos incrementos.

Lo que sí hicieron en la Casa Rosada fue intentar bajar la espuma por los mensajes que emanaron esta semana desde la provincia de Buenos Aires. Luego del comunicado del PJ bonaerense que señaló que “la Argentina de los tarifazos quedó atrás”, un importante funcionario con despacho en Balcarce 50 aclaró: “Cuando el comunicado habla de tarifazos, habla de lo que hizo Mauricio Macri, no de este gobierno. Después la decisión de cuánto aumentar es una medida macroeconómica que pertenece al Ministerio de Economía”.

Tampoco quisieron mostrar fisuras con el proyecto de ley que presentó Máximo Kirchner junto a diputados de otras bancadas para declarar “zonas frías” para disminuir entre el 30% y el 50% el monto de las facturas de gas en localidades de Buenos Aires, Mendoza, San Juan, Salta y San Luis. Cerca de Alberto Fernández lo presentaron como una iniciativa “del Frente de Todos” y agregaron que es una discusión que se da a nivel federal “desde hace mucho tiempo”, tanto con las provincias que piden pagar menos gas por el frío, como con los distritos del norte que tienen su propio reclamo con la tarifa de luz.

“Este Gobierno está dispuesto a generar los equilibrios federales en el marco de sus posibilidades”, sentenció hoy un importante ministro.

El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro
El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro


El jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro

Gestos

Así, ante cada avanzada del kirchnerismo para condicionar el rumbo de Guzmán, la Casa Rosada se esfuerza por reponer el equilibrio y preservar la paz interna. Quieren sepultar episodios como los de la salida fallida del subsecretario de Energía, Federico Basualdo. En Buenos Aires, y mientras Fernández se encontraba de viaje, sus dos principales ministros, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro -el primero de la tribu albertista, el segundo de La Cámpora- se mostraron juntos cada vez que pudieron.

El jueves compartieron un acto en Tres de Febrero y luego viajaron juntos a Tucumán. Antes, Wado había enviado a su mano derecha, la secretaria de provincias Silvina Batakis, a Chaco junto a Cafiero. Todo sea por mantener viva las fotos de la unidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.