Gilda, la cantante argentina que tuvo un trágico final como Selena

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 7 (EL UNIVERSAL).- Al son de la cumbia argentina y con el sonido característico del Keytar, Miryam Alejandra Bianchi, mejor conocida como Gilda, fue, como Selena Quintanilla, una de las artistas cuyo auge ocurrió durante la década de los 90s.

Y así como a la llamada "Reina del Tex Mex", a Gilda le llegó la fama sumamente rápido, y ambas tuvieron un final igualmente trágico.

Gilda inició su vida en 1961 en el barrio porteño de Villa Devoto, uno de los más distinguidos de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, conocido como el "Jardín de la ciudad", quizá por esa razón Gilda pensaría estudiar jardinería de forma profesional, sin embargo, tuvo que interrumpir su carrera debido a la muerte de su padre.

Se casó, tuvo dos hijos, y por mucho tiempo mantuvo guardado el deseo de convertirse en cantante, a diferencia de Selena, a quién desde muy temprana edad su propio padre decidió encaminarla en el mundo musical.

Gilda obtuvo su nombre artístico hasta ver un anuncio en el periódico donde solicitaban vocalistas para un grupo tropical, su carisma logró darle un lugar en la música y conoció al que forjó su carrera exitosa Juan Carlos "Toti" Giménez, quien se dice que más tarde se convertiría en su pareja sentimental.

Para 1992, Gilda lanzó su primer álbum en solitario, mismo año en el que Selena comenzaba a despegar con canciones como "Como la flor" y más tarde "Amor Prohibido", "No me queda más", entre otras. Ambas artistas cosecharon discos de oro, platino y doble platino, y en 1993 Selena se convirtió en la ganadora de un premio Grammy.

Tanto Gilda como Selena alcanzaron la fama con géneros que eran considerados exclusivamente para hombres, la estadounidense con la canción tejana, y la argentina con la cumbia villera.

Sin embargo en 1995, cuando Selena tenía sólo 23 años, fue asesinada por la líder de su club de fans, Yolanda Saldivar, por motivos económicos, tan solo seis años después de su estrepitoso ascenso.

Por su parte, Gilda correría con la misma suerte, murió de manera trágica, pero en un accidente automovilístico, a la edad de 35 años; un año después de la muerte de Selena Quintanilla.

Es por eso que son consideradas un icono musical tanto en sus países como en América Latina, tanto por sus éxitos en un lapso muy corto de tiempo, como por sus trágicos y prontos finales.