Gesto del rey Carlos III se vuelve viral

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 10 (EL UNIVERSAL).- Carlos III fue proclamado nuevo rey del Reino Unido esté sábado, pero los espectadores notaron que el monarca de repente hizo un gesto furioso a uno de los ayudantes.

Mientras iba a firmar la histórica proclamación, el soberano le indicó frenéticamente a un asistente que moviera una caja de bolígrafos de su escritorio, que los espectadores describieron como "demasiado pequeña" para el enorme documento.

El juego de plumas que usó para firmar fue un regalo de sus hijos, los príncipes Harry y William, reportaron medios como el Daily Mail.

Algunos espectadores bromearon sobre que el nuevo rey 'robó' el bolígrafo después de ver que se lo metió en el bolsillo antes de volver a sacarlo.

Luego, el príncipe William tomó asiento para firmar la declaración y tuvo que pedir torpemente que le devolvieran la pluma y la caja de bolígrafos.

Las observaciones irónicas y los memes ya han inundado las redes sociales luego del incómodo momento.

El medio Metro reportó que Catherine Mayer tuiteó: "Momento fabulosamente característico del rey Carlos III durante el Consejo de Ascensión cuando sus ojos caen en algo moderno e innecesario".

The Mirror citó a usuarios en Twitter: "El Rey no está muy contento de que la bandeja de bolígrafos estuviera en su camino".

Otro notó: "Creo que el rey no quería esa bandeja de bolígrafos allí".

Mientras que otro dijo: "El rey Carlos realmente está de mal humor con la bandeja de bolígrafos que quedó sobre la mesa".

Altos políticos y miembros de la realeza se reunieron para escuchar la declaración formal de la muerte de la reina Isabel II y proclamar a Carlos como soberano.

Además, el nuevo rey siguió una tradición que se remonta a siglos atrás al firmar la declaración con "Charles R".

La tradición de firmar con la inicial R se remonta a siglos atrás para los monarcas ingleses y se utiliza para designar la autoridad del soberano.

Se remonta a Enrique I, que gobernó a principios del siglo XII, y es como se firman todos los documentos oficiales y las cartas formales.