Anuncios

Gabinete donde Tony Soprano tuvo su última escena se vende por 82.000 dólares

BLOOMFIELD, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — El gabinete de restaurante donde Tony Soprano fue asesinado, o no, se vendió por más de 82.000 dólares.

¡Madone!, como diría Tony.

Un comprador anónimo ofreció 82.600 dólares el lunes por la noche en una subasta en línea por la pieza clave de la serie galardonada de HBO, particularmente porque era donde estaba sentado el jefe de la mafia de Nueva Jersey cuando llegó la toma final y el corte a negros que indignó a muchos espectadores y quedó inscrito en la historia de la televisión.

Ron Stark, copropietario de Holsten’s, la heladería, dulcería y restaurante del norte de Nueva Jersey donde se filmó la escena, no reveló ningún detalle sobre quién la compró, ni siquiera si fue un hombre o una mujer.

La heladería abrió en 1939. Y con el paso de los años las instalaciones se habían desgastado.

“Nuestro comedor estaba en mal estado”, dijo Stark. “Estábamos llegando al punto en el que ya no creíamos que fuera seguro porque se rompieron algunas piernas, y no queríamos que nadie saliera lastimado”.

Stark y su copropietario Chris Carley decidieron subastar el gabinete y usar las ganancias para pagar una renovación del comedor.

El interés en el gabinete se ha mantenido alto entre los fans del programa desde que se emitió la escena final en 2007. Tony Soprano, interpretado por el fallecido actor James Gandolfini, pide un plato de aros de cebolla y pone una moneda en la rocola para tocar “Don’t Stop Believin’” de Journey, mientras su esposa Carmella y su hijo A.J. se unen a él en la mesa y su hija Meadow lucha por estacionarse afuera.

Un tipo pasa por delante de la mesa y entra al baño de hombres (que, en el restaurante, es en realidad el baño de mujeres, pero cambiaron los letreros para que apareciera en la toma). Suena una campana que indica que alguien ha entrado al restaurante, y la imagen se funde a negros, en el infame final que hizo que innumerables espectadores pesaran que sus televisores se habían averiado.

Fue el golpe maestro del creador de “The Sopranos”, David Chase, dijo Stark, aunque Stark no tenía idea durante la filmación de que la escena sería el final de la serie.

“Te quedas atónito y dices: ‘Está bien, la terminaron, pero ¿cómo terminó realmente?‘”. —dijo Stark—. “David Chase es un genio por crear ese final. Digamos hipotéticamente que le dieron a Tony, todo terminó. No habría tenido el reconocimiento que tuvo. La gente sigue hablando de ello. Nadie sabe con certeza al 100% lo que realmente sucedió”.

Durante la filmación, Gandolfini veía con antojo los aros de cebolla en la mesa frente a él, pero no se le permitió comerlos hasta que se completaron varias tomas.

“Le decían ‘¡Corten!’ y él deambulaba detrás de la parrilla y decía: ‘¿Tienes algo para comer? ¡Me muero de hambre!’”. Recordó Stark, quien le cocinó a Gandolfini, un hot dog con queso y cebollas fritas.

El gabinete donde se filmó la escena fue desmontado el lunes y reemplazado por una recreación el mismo día. El martes, tantos medios de comunicación querían fotografiar a Stark en la mesa que los clientes tuvieron que sentarse en otro lugar durante la hora pico del almuerzo. Stark no dijo cuándo planea recogerlo el comprador.

A medida que se corrió la voz de la venta, los fans se sumaron a los clientes habituales, incluido un tipo que vestía la misma camisa que Tony en la escena final, fumando un cigarrillo mientras entraba y salía del lugar.

Cuando Gandolfini murió en 2013, los dolientes dejaron flores en la mesa. La gente sigue yendo al restaurante y se dirige directamente al baño de hombres, en busca del arma que pudo haber matado a Tony, o no.

“La gente va al baño y se toma fotos en el baño”, dijo Stark. “Vienen en busca de respuestas, quieren saber qué pasó”.

Shari Magill, de la cercana Nutley, una clienta frecuente, pasó el martes por algo de comida.

“Todo el mundo viene aquí por el gabinete”, dijo. “Espero que la gente siga viniendo”.

___

Siga a Wayne Parry en www.twitter.com/WayneParryAC