Las fuerzas del Polisario, en máxima alerta por la tensión en Guerguerat

Agencia EFE
·3  min de lectura

Campos de refugiados saharauis (Argelia), 7 nov (EFE).- El Frente Polisario ha puesto en situación de máxima alerta a sus tropas a causa de la tensión que se vive en la franja de Guerguerat, un territorio fronterizo que ocupa Marruecos en la frontera con Mauritania, informaron hoy a Efe fuentes de seguridad.

Según las fuentes, a estas horas el secretariado general del Frente Polisario mantiene una reunión extraordinaria sobre la situación en esta zona costera en la que desde hace dos semanas decenas de saharauis viven acampados para exigir la salida de las tropas marroquíes.

"Vehículos militares marroquíes se están aproximando y desplegando en la zona. Algunos están a solo tres kilómetros de los congregados", explicó a Efe la fuente.

Agregó que "el Ejército Nacional Saharaui está en alerta máxima y preparado para hacer frente a cualquier acción del Ejército marroquí contra civiles saharauis en Guerguerat".

La tensión domina la zona desde que el pasado 21 de octubre cientos de saharauis procedentes de "las zonas liberadas" y los campos de refugiados en Argelia marcharan hasta allí para exigir su cierre y pedir a la ONU que cumpla con el compromiso de celebrar un referéndum de autodeterminación.

Con decenas de banderas al viento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), proclamada en 1976 y reconocida por decenas de países y organismos internacionales como la Unión Africana (UA), los congregados gritaron consignas como "Libertad para el pueblo del Sahara", "La ONU debe cumplir" o "Combatiremos la ocupación ilegal marroquí".

PROTESTAS EN EL MURO POR SEGUNDA VEZ DESDE 1991

La protesta, la más numerosa realizada hasta la fecha en la zona, se produce apenas unos días después de que decenas de saharauis protestaran frente a uno de los puestos de control del muro de más de 2.700 kilómetros de longitud construido por Marruecos en el desierto, en la segunda manifestación en este emplazamiento desde el alto el fuego de 1991.

Convocados por organizaciones de la sociedad civil y reunidos frente al lugar por el que suelen entrar las patrullas de la misión especial de la ONU para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), los manifestantes demandaron "el cierre de Guerguerat, el cese del saqueo de las riquezas de nuestro territorio y el fin de las graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos en las zonas ocupadas saharauis".

Después, levantaron un campamento, iniciaron una sentada y advirtieron de que solo permitirían el tránsito por ese paso a civiles y a vehículos por razones humanitarias.

Una semana antes, el secretario general del Frente Polisario y presidente de la RASD, Brahim Ghali, volvió a recordar al Consejo de Seguridad de la ONU la necesidad de acabar con el estancamiento actual y advirtió de que "los obstáculos impuestos por determinadas partes, especialmente Francia, alientan al regreso paulatino del conflicto al punto de partida".

"No solo puede tener consecuencias fatales para la paz y la estabilidad en la región, sino que podría afectar también al prestigio y la credibilidad de Naciones Unidas", dijo en un discurso pronunciado en la localidad de Ain Bentili, en la zona que los saharauis denominan "territorios liberados".

Ghali reiteró que el Frente Polisario no acepta que el alto el fuego pase de ser una parte del plan de arreglo entre la Unión Africana y la ONU y consideró que "es inaceptable que la MINURSO se convierta en una mera herramienta para proteger la ocupación marroquí".

(c) Agencia EFE