Un frente contra Macron se configura en Francia con alianza entre Mélenchon y los Verdes

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Marcha sindical del Primero de Mayo en París, Francia.

Por Tassilo Hummel y Michel Rose

PARÍS (Reuters) - Los intentos de los partidos de izquierda franceses por formar un frente unido contra el presidente Emmanuel Macron en las elecciones parlamentarias del próximo mes ganaban fuerza el lunes, después de que el radical Jean-Luc Mélenchon cerró un acuerdo con los Verdes.

Macron fue reelegido para un segundo mandato el mes pasado, pero necesita el apoyo de una mayoría de legisladores para sacar adelante una agenda legislativa proempresarial y proeuropea que también incluye un plan para subir la edad de jubilación.

Los primeros sondeos para las elecciones del 12 al 19 de junio sugieren que podría conseguirla, pero los partidos de la oposición, tanto de izquierda como de derecha, están negociando acuerdos con la esperanza de controlar el Parlamento y bloquear así las reformas de Macron.

Mélenchon, quien lidera el partido de extrema izquierda La France Insoumise (LFI) y estuvo a punto de superar a la líder de extrema derecha Marine Le Pen para disputar la segunda vuelta presidencial contra Macron, busca una alianza sin precedentes con los Verdes, los Comunistas y los Socialistas.

Los Verdes y LFI describieron el acuerdo del lunes como un "momento histórico" y dijeron que habría acercamientos con otros partidos de la izquierda. El Partido Comunista Francés podría unirse a ellos próximamente, dijo su candidato a la presidencia, Fabien Roussel.

¿"DESOBEDECER" A EUROPA?

Un sondeo de Harris Interactive del 24 al 25 de abril mostró que una izquierda unida cosecharía el 33% de los votos de la elección legislativa, lo mismo que una alianza del partido de Macron y los conservadores, aunque eso podría traducirse en una mayoría de escaños para el presidente en el sistema de dos vueltas.

El mismo sondeo sitúa a la extrema derecha en el 31%, aunque en ese extremo del espectro político, los movimientos para construir una alianza son menos claros, con miembros de los conservadores divididos entre querer unirse a la coalición de Macron, permanecer independientes o gravitar hacia Le Pen, que comparte el euroescepticismo de Mélenchon.

Sumar al Partido Socialista, la antigua fuerza dominante de la izquierda francesa, a la alianza de Mélenchon parece complicado.

Las negociaciones entre los socialistas y el LFI se suspendieron brevemente la semana pasada, ya que sus respectivas posturas sobre la UE son un punto de fricción importante.

En el acuerdo de Mélenchon con los Verdes, los dos partidos dijeron que, aunque estaban de acuerdo en que Francia no debía salir de la UE ni abandonar el euro, estaban "dispuestos a desobedecer las normas europeas", incluso en materia de presupuestos y competencia.

El jefe del partido socialista, Olivier Faure, rechazó la idea. "No estamos a favor de un Frexit", dijo el domingo. Sin embargo, está de acuerdo en que algunas políticas de libre mercado de la UE necesitan ser reformadas, y él y Mélenchon fueron vistos abrazándose durante las manifestaciones del 1 de Mayo.

Mélenchon fue ministro socialista a principios de la década de 2000, pero rompió con el partido en 2008 por su postura proeuropea. También quiere que Francia abandone la OTAN.

Su acuerdo con los Verdes incluye planes para reducir la edad de jubilación a 60 años, aumentar el salario mínimo y limitar los precios de los productos esenciales.

(Reporte de Tassilo Hummel; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.