Otro frente con el gobierno de Jair Bolsonaro: el vicepresidente de Brasil llama a la Argentina el “mendigo eterno”

Marcelo Silva de Sousa
·2  min de lectura
Hamilton Mourao, de 67 años, dio positivo
Hamilton Mourao, de 67 años, dio positivo

RÍO DE JANEIRO.- El gobierno de Jair Bolsonaro sumó este jueves una nueva y dura crítica contra el país. El vicepresidente brasileño, Hamilton Mourão, calificó a la Argentina de “eterno mendigo”, mientras defendía una política de ajuste del gasto durante un evento con inversores.

Al referirse a la definición del presupuesto brasileño para 2021, Mourão afirmó que Brasil debe mantenerse dentro del techo de gastos públicos para evitar una quiebra y transformarse así en su país vecino.

“Una cosa es clara: tenemos que operar dentro del límite del ancla fiscal que tenemos”, dijo el vicepresidente, un general retirado del Ejército. “No podemos huir del ancla fiscal, porque si no el país quiebra. Si el país quiebra, vamos a quedar igual a nuestro vecino del sur, la Argentina, eterno mendigo”, aseguró Mourão.

Vacuna de Pfizer: en Chile corrigieron a Santiago Cafiero porque dio una cifra errónea de dosis recibidas

Las declaraciones de Mourão fueron durante un evento virtual organizado por XP, una de las mayores financieras de Brasil. El vicepresidente brasileño, de 67 años, suele ser considerado por parte de la prensa brasileña como uno de los contrapesos “pragmáticos” a Bolsonaro en las relaciones diplomáticas del país.

El vicepresidente de Brasil, el general retirado Hamilton Mourao, junto al presidente Jair Bolsonaro
El vicepresidente de Brasil, el general retirado Hamilton Mourao, junto al presidente Jair Bolsonaro


El vicepresidente de Brasil, el general retirado Hamilton Mourao, junto al presidente Jair Bolsonaro

El vicepresidente citó que la deuda pública brasileña se triplicó en los últimos 12 años y que alcanza cerca del 90% del Producto Bruto Interno (PBI). Además, resaltó que está por séptimo año seguido en déficit fiscal y que la tasa de interés será aumentada para contener una “situación inflacionaria”.

De villano a héroe: el gobernador de Florida capitaliza su estrategia contra la pandemia

Los dichos de Mourão se suman a una larga lista de descalificaciones enunciados por funcionarios del gobierno brasileño y también por el propio presidente Bolsonaro. El mes pasado, el ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que si Brasil toma malas decisiones en política económica demoraría “seis meses para convertirse en Argentina” y “un año y medio para convertirse en Venezuela”.

Brasil es el principal socio comercial de la Argentina. Bolsonaro planeaba visitar el país el 26 de marzo para los festejos del 30 aniversario del Mercosur, que finalmente fue cancelado debido al rebrote del Covid-19 en la región. Desde la asunción de Alberto Fernández, los presidentes de Brasil y la Argentina no pudieron reunirse personalmente.

El mayor país de la región es en estos momentos epicentro global de la pandemia con casi más de un cuarto de las muertes diarias en el mundo.

El mismo día que el país registró 4190 fallecimientos confirmados por el virus, el vicepresidente aseguró que la población “no es de las más disciplinadas” y que existe un “cansancio” en relación con las medidas de aislamiento social. El presidente Bolsonaro insistió este miércoles que no será adoptado un “lockdown nacional” para frenar los contagios, medida largamente reclamada por científicos.

Brasil enfrenta dificultades en la provisión de materia prima para fabricar vacunas, lo que genera preocupación por un posible retraso en el plan de vacunación. Hasta ahora poco más del 10% recibió una de las dos dosis previstas.