Francis Kéré: "Quieren viajar a la luna pero debemos cambiar el planeta"

·4  min de lectura

Roma, 9 jun (EFE).- El arquitecto burkinés Francis Kéré, primer africano con el prestigioso Premio Pritzker, apuntó hoy en Roma que más allá del deseo del hombre de regresar a la luna, la urgencia pasa por "cambiar el planeta" y hacerlo ecosostenible: "Necesitamos mucho optimismo porque todavía no es demasiado tarde", animó.

"Se que algunas personas tratan de construir cohetes para ir a la luna. Sin embargo creo que también sería bueno que muchos de nosotros nos uniéramos con el objetivo de cambiar este planeta y convertirlo en un lugar mejor", señaló en una ponencia en Roma junto a la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen.

Ambos inauguraron desde el Museo de Artes del Siglo XXI (MAXXI) de Roma el festival internacional "New European Bauhaus", impulsado por la presidenta comunitaria para reunir a arquitectos, empresarios, artistas y diseñadores e idear conjuntamente un futuro sostenible.

El evento, al que se conectaron desde otros puntos del continente, estuvo protagonizado por Kéré (Gando, 1965), este año convertido en el primer africano en alzarse con el Premio Pritzker, considerado el galardón internacional más importante de la arquitectura.

Su camino a decir verdad no fue fácil: la remota aldea africana en la que nació carecía de escuela y servicios básicos y a los 7 años se fue a la ciudad con una familia de acogida para estudiar. No obstante, en las aulas hacía calor, no había ventilación y, así, aquel niño decidió que algún día sería arquitecto.

Tras estudiar en la Universidad Técnica de Berlín, pudo volver a su país, uno de los más pobres de África, para construir escuelas, hospitales y hasta el Parlamento, siempre atento a las estrecheces del cambio climático y al uso de materiales respetuosos con el medioambiente.

"Debemos ser conscientes de que si queremos dejar un mundo mejor a nuestros hijos debemos seguir otro camino. No solo los políticos o arquitectos, sino todos los seres humanos. El gran reto es empezar, porque no es fácil y puede que la gente no lo entienda", advirtió.

A su lado, en el impresionante MAXXI romano, diseñado por Zaha Hadid, asentía Ursula Von der Leyen, que en su intervención presumió del millonario "Pacto Verde" con el que los Veintisiete estados europeos quieren alcanzar la neutralidad climática antes del 2050.

"Me gusta escuchar que los líderes están abiertos a todo esto porque todos estamos en el mismo barco, una única casa. Si la destruimos exprimiéndola, recurriendo a la energía fósil hasta el final, ¿adónde iremos?", cuestionó el arquitecto burquinés.

En su opinión, la comunidad internacional necesita "optimismo" para afrontar este reto histórico: "No es demasiado tarde, es importante que nos demos cuenta y nos comprometamos para luchar en ese sentido", aseveró, entre aplausos.

Kéré, que reside y trabaja en Alemania, considera que Europa debe actuar como una especie de faro global en la batalla climática, es decir, dar ejemplo: "África es un vecino que os mira con atención, si hacéis cosas buenas, os copiarán. Al igual que si hacéis algo malo", subrayó.

En este sentido, Von der Leyen consideró que el futuro del continente y del mundo pasa inevitablemente por las energías renovables y por desengancharse de las fósiles, del gas, el petróleo o el carbón que el continente compra en el exterior.

Por ello la presidenta de la Comisión Europea apostó por acometer los planes actuales para acabar con la dependencia del subsuelo de la Rusia de Vladimir Putin, sobre todo a raíz de la invasión de Ucrania, que ha devuelto el fantasma de la guerra al Viejo Continente.

Von der Leyen avanzó que las ideas de la sostenibilidad y del respeto estarán presentes en los planes europeos para una Ucrania pacificada porque, aseguró, la Unión Europea la reconstruirá una vez que la invasión haya llegado a su fin.

"Luego hablaremos con el alcalde de Mariúpol (Vadym Boichenko) y arquitectos ucranianos. Nosotros reconstruiremos Ucrania, debemos hacerlo y lo haremos, es una obligación moral. Y cuando llegue el momento debemos naturalmente hacerlo de la forma justa", señaló.

Para todo esto, de ahora en adelante, la presidenta Von der Leyen ha impulsado esta red europea de arquitectos, una suerte de Bauhaus del siglo XXI que, como aquella escuela ideada por Walter Gropius en el convulso 1919, tratará de canalizar ideas arquitectónicas y de ingeniería, esta vez encaminadas a un futuro verde.

Por Gonzalo Sánchez

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.