Francia refuerza control fronterizo ante política de Italia

Los automóviles hacen fila para los controles policiales antes de entrar en Francia desde Italia en un paso fronterizo en Menton, sur de Francia, el domingo 13 de noviembre de 2022. (AP Foto/Daniel Cole) (ASSOCIATED PRESS)

ROMA (AP) — Largas filas se formaron el domingo en los pasos fronterizos del norte de Italia con Francia, tras la decisión de París de reforzar los controles en el marco de una disputa diplomática con Roma por sus políticas migratorias y hacia los barcos de rescate humanitario.

El paso entre Ventimiglia y Menton, a lo largo de la pintoresca costa mediterránea, ha sido con frecuencia un punto de fricción en el debate sobre los migrantes, y en él se ven campamentos improvisados para albergar a quienes intentan cruzar a Francia tras llegar a Italia.

El domingo por la mañana, docenas de migrantes dormían en colchones bajo un paso elevado de la autopista, un número que podría aumentar a medida que Francia toma medidas contra los cruces.

Francia anunció esta semana que enviaría 500 agentes adicionales para reforzar sus fronteras con Italia en represalia por los retrasos de este país en la ayuda a los barcos humanitarios que rescatan a los migrantes en el Mediterráneo.

La policía patrullaba los trenes y las carreteras de la frontera el domingo, deteniendo a los inmigrantes. A lo largo de la sinuosa carretera costera que conecta a los dos países, el tráfico fluía libremente de Francia a Italia, pero apenas avanzaba en la otra dirección.

Un reportero de Associated Press vio cómo la policía fronteriza francesa detenía casi todos los coches, obligando a los conductores a abrir sus maleteros y abordando vehículos de gran tamaño, como furgonetas.

Detrás de ellos había un señalamiento fronterizo con la palabra “ITALIA” sobre un fondo azul y rodeada de las estrellas doradas de la bandera de la Unión Europea, símbolo de un bloque cuyos principios de cooperación transfronteriza se están poniendo a prueba con las actuales tensiones entre Francia e Italia.

Tras una semana de disputas, Italia permitió a tres grupos de ayuda desembarcar a sus pasajeros en puertos italianos porque los médicos determinaron que todos eran vulnerables, pero negó la entrada de un cuarto.

El navío de rescate Ocean Viking, que llevaba casi tres semanas en el mar, acabó atracando en Tolón, Francia, después de que París lo acogiera con reticencia.

El nuevo gobierno de ultraderecha de Italia, encabezado por la primera ministra Giorgia Meloni, ha prometido que Italia dejará de ser el principal puerto de entrada de los migrantes que parten en embarcaciones de contrabandistas desde Libia, y exige a Europa que asuma más responsabilidades y regule los grupos de ayuda que operan los barcos de rescate en el Mediterráneo.

Francia criticó duramente el manejo que dio Italia al Ocean Viking, que incluyó publicaciones triunfantes en las redes sociales por parte del líder del partido derechista Liga, Matteo Salvini, antes de que Francia aceptara públicamente recibirlo.

En represalia, Francia anunció que se retiraría de un mecanismo de “solidaridad” de la Unión Europea aprobado en junio para reubicar a 3.000 migrantes desde Italia.

Italia calificó la respuesta de Francia como “desproporcionada” y “agresiva”, y se ganó el apoyo de otros países mediterráneos que están en el frente del problema migratorio, como Grecia, Malta y Chipre. Los cuatro países redactaron el sábado una declaración conjunta en la que pedían un nuevo mecanismo de solidaridad obligatorio para acoger a los migrantes.

Además, los cuatro países pidieron a la Comisión Europea que inicie conversaciones para regular mejor los barcos de rescate privados.

“Multas, incautaciones y más controles a la vista”, tuiteó Salvini el domingo sobre nuevas medidas que podría aplicar contra los barcos de rescate de grupos humanitarios. “El gobierno está dispuesto a ponerse duro”.

___

Daniel Cole colaboró desde Menton y Thomas Adamson desde París.