Anuncios

Francia lidera campaña para defender modelo deportivo de UE, ante propuesta fortalecida de Superliga

El presidente de la UEFA Aleksander Ceferin escucha una pregunta en una conferencia de prensa, el 5 de abril de 2023 (AP Foto/Armando Franca)

BRUSELAS (AP) — Francia se ha puesto del lado de la UEFA frente a los torneos exclusivos para ciertos clubes y no avalados por el órgano rector del fútbol continental.

En la víspera del Congreso de la UEFA que se llevará a cabo en París, el presidente francés Emmanuel Macron y el líder de la UEFA Aleksander Ceferin expresaron su “visión compartida en favor del modelo deportivo europeo, basado en competencias abiertas, el principio de solidaridad, mérito deportivo y reconocimiento del impacto social del deporte”, de acuerdo con un comunicado que emitió el miércoles el Palacio del Eliseo.

El comunicado no mencionó a la Superliga, el torneo rebelde. Sin embargo, Macron “ratificó la determinación de Francia para defender su modelo y la capacidad de las federaciones europeas para organizar competencias”.

Entretanto, Francia busca formar una coalición en el nivel de la Unión Europea, para respaldar el modelo de competiciones abiertas, de acuerdo con los diplomáticos del bloque continental.

Francia ha propugnado por la emisión de una declaración conjunta de la UE, en un intento por asegurar un vínculo entre el desempeño anual entre las competiciones nacionales y la clasificación a los torneos europeos, de acuerdo con dos funcionarios del bloque.

Los diplomáticos no podían identificarse, en cumplimiento con las prácticas de la UE. La declaración, suscrita por varios ministros del deporte de la UE, se divulgaría este jueves.

Los planes iniciales para llevar a cabo la Superliga se revelaron en 2021, e incluyeron a algunos de los clubes más renombrados del mundo. El torneo propuesto entre 20 equipos de elite contaría con 15 participantes principales, que no podrían descender.

El certamen habría reemplazado en términos efectivos a la Liga de Campeones, y tenía el potencial de impactar las ligas nacionales, en vista de que los principales equipos tenían garantizada la participación, sin importar su éxito en las competiciones de su país.

La falta de descenso chocó también con las bases del fútbol europeo. Pero los planes se desmadejaron rápidamente ante la presión de los aficionados y del gobierno británico.

Real Madrid y Barcelona insistieron en apoyar la Superliga y buscaron medidas legales en España. Ganaron el año pasado un fallo de la Corte de Justicia de la UE, la cual determinó que la UEFA y la FIFA actuaron en contra de la ley de competencia del bloque, al impedir los planes de un torneo escindido.

Alentados por ese fallo, los organizadores revelaron rápidamente los planes de la nueva competencia. Presentada en diciembre, la Superliga propuesta ahora tendría ascenso, descenso y salida de la competición.