Francia acusa a Rusia de utilizar el gas como "arma de guerra"

·4  min de lectura

Por Dominique Vidalon

PARÍS, 30 ago (Reuters) - Francia acusó el martes a Moscú de utilizar el suministro de energía como "arma de guerra", ya que el gigante del gas ruso Gazprom redujo las entregas a una de sus principales empresas de servicios públicos y se preparó para detener los flujos a lo largo de un importante gasoducto hacia Alemania.

Los gobiernos europeos se apresuran a responder al aumento de los costes energéticos para las empresas y los hogares y a encontrar alternativas al suministro ruso para almacenar para el invierno.

Los países occidentales temen que Moscú esté subiendo los precios del gas para tratar de debilitar su decisión de oponerse a la invasión de Ucrania, una táctica que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó el lunes de terrorismo económico. Moscú niega que lo esté haciendo.

"Está claro que Rusia está utilizando el gas como arma de guerra y debemos prepararnos para el peor de los escenarios, el de la interrupción total del suministro", declaró la ministra francesa de Transición Energética, Agnès Pannier-Runacher, a la radio France Inter.

La ministra hizo estas declaraciones después que la empresa francesa Engie dijera que iba a recibir menos gas de Gazprom a partir del martes debido a un conflicto contractual no especificado.

Europa ya está avisada que los suministros se verán reducidos cuando Gazprom cierre el gasoducto Nord Stream 1 a Alemania desde el miércoles hasta el viernes para realizar tareas de mantenimiento.

La primera ministra francesa, Élisabeth Borne, instó el lunes a las empresas a elaborar planes de ahorro energético antes del mes que viene, advirtiendo que serán las primeras afectadas si Francia se ve obligada a racionar el suministro de gas y electricidad.

SUBIDA DE LA FACTURA

Los ministros europeos de Energía se reunirán de urgencia el 9 de septiembre para debatir la crisis.

Alemania está dispuesta a considerar la posibilidad de limitar el precio del gas, informaron el martes varios periódicos italianos, citando un mensaje de texto enviado por el ministro de Economía alemán a los ministros de Energía de toda Europa.

Un portavoz del Ministerio de Economía dijo que Alemania discutirá cómo romper la espiral extrema de los precios del gas en la reunión de los ministros de energía, pero no comentó directamente los detalles del informe.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, exjefe del Banco Central Europeo, ha estado presionando para que se establezca un tope de precios de este tipo y también ha pedido que se tomen medidas para desvincular el coste de la electricidad del precio del gas.

Esta medida permitiría a los hogares europeos beneficiarse de la electricidad producida a partir de fuentes más baratas, como las renovables.

El martes se produjo un respiro cuando los precios del gas neerlandés al por mayor se redujeron, ya que Europa casi alcanzó su objetivo de que las reservas de gas estuvieran llenas en un 80% y los operadores tomaron beneficios tras los precios récord de la semana pasada.

El contrato de gas a un mes bajó un 3% a 259 euros/MWh (megavatio hora) el martes por la mañana, por debajo de los máximos históricos alcanzados la semana pasada, y cotiza a niveles más de cinco veces superiores a los de hace un año.

El aumento del coste de la crisis se puso de manifiesto cuando Austria, miembro de la UE, dijo que se estaba preparando para inyectar miles de millones de euros en la compañía eléctrica que abastece a gran parte de la capital, Viena, después que el aumento de los precios en los mercados de la energía la dejara incapaz de pagar las garantías necesarias para cubrir las transacciones del mercado.

Wien Energie, propiedad de la ciudad de Viena, pidió ayuda al Gobierno federal el fin de semana y la ciudad ha identificado una "necesidad aguda de financiación" de 6.000 millones de euros.

La Haya, en Países Bajos, sede de la agencia policial de la UE Europol, dijo la semana pasada que pediría una exención temporal de las sanciones de la UE contra Rusia, mientras lucha por encontrar un sustituto para su contrato con Gazprom.

Las sanciones ordenan a los gobiernos y otros organismos públicos poner fin a los contratos existentes con empresas rusas antes del 10 de octubre.

(Información de Dominique Vidalon y Richard Lough en París, Federico Maccioni en Milán, Holger Hansen en Berlín, Susanna Twidale en Londres, Vera Eckert en Fráncfort, Francois Murphy en Viena y Bart Meijer en Ámsterdam; escrito por Keith Weir; editado en español por Darío Fernández y Benjamín Mejías Valencia)