En fotos: impactantes imágenes de la bajante del río Paraná

LA NACION

Impactantes imágenes de la bajante del río Paraná

Impactantes imágenes de la bajante del río Paraná

Desde hace varias semanas el río Paraná sufre una de las peores bajantes en los últimos 50 años

Los veleros en un club náutico están varados sobre la tierra

La bajante no dio tiempo a mover las embarcaciones que quedaron encalladas

A las situaciones complejas que aparecen con la pandemia en medio de la cosecha gruesa, se sumó otra que no tiene que ver con el coronavirus sino con la pronunciada bajante del río Paraná

La bajante complica la llegada de los barcos al puerto, con las consecuencias económicas que esto implica

Una imagen apocalíptica que muestra las costa sin agua y llenas de barro

Los barcos de gran calado cada vez tienen más dificultades para navegar

Esta histórica bajante comenzó en junio del año pasado

La bajante genera tanta incertidumbre como la pandemia, no se sabe cuando el río volverá la normalidad

"Hace 40 años que salgo a pescar todos los días de mi vida y nunca vi una bajante tan fuerte", advierte Julián Aguilar, un pescador artesanal que se quedó sin ingresos ya que su embarcación quedó varada y no la puede mover

Algunos pueden salir a pescar con botes, pero no es lo mismo, ya que no se puede cargar tanto peso en una embarcación tan pequeña

En febrero los frigoríficos pagaban 40 pesos el kilo de sábalo y ahora pagan 12

La situación se agudizó "por la falta de lluvias en el área media y superior del Paraná, desde Corrientes hacia arriba"

La última gran bajante se produjo entre 1968 y 1969 , según el experto en hidrología Carlos Paoli

Por la bajante se derrumbó una parte de la barranca donde había instalaciones del Club de Pesca Mitre de Rosario

Ese cambio en el paisaje extraño se ve a lo largo del río Paraná, hasta Corrientes

Las dragas trabajan para formar canales para que los grandes barcos puedan navegar, pero a veces eso tampoco es suficiente

En el sector de Costa Alta en Rosario se puede ver la gran parte de tierra que quedó al descubierto

Los barcos que llegan al puerto a cargar soja deben cargar un 30% menos para evitar aumentar demasiado el peso y evitar grandes consecuencias

En estos últimos tres meses, 510 buques han tenido problemas para trasladar la carga desde los puertos del Gran Rosario que con 30 pies de profundidad se perdieron de cargar casi 10.000 toneladas.

Fotos: Marcelo Manera

Edición fotográfica: Fernanda Corbani