1 / 22

Comey ante el Senado

(Photo by Stephanie Keith/Getty Images)

(FOTOS) El histórico testimonio del exdirector del FBI paraliza a EEUU

Redacción Noticias

El ex director del FBI James Comey acusó al gobierno de Donald Trump, en una esperada comparecencia en el Senado de mentir sobre su despido del FBI cuando investigaba la presunta interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, y consideró que fue cesado por la manera en que estaba gestionando la investigación.

“No sé por qué fui despedido. Tomo al presidente por su palabra de que fui despedido por la forma en la que dirigía la investigación rusa y la presión que esto ejercía sobre él”, afirmó Comey ante el Comité de Inteligencia del Senado.

Esta comparecencia ocurre un día después de que reveló sus conversaciones con Trump, en un escrito de siete páginas en el que queda claro que el mandatario habría presionado a Comey para dejara la investigación sobre la trama rusa, lo que refuerza las sospechas de los lazos entre la campaña del republicano y Rusia para influir en los comicios.

El testimonio, la primera declaración pública de Comey desde su despido, el 9 de mayo, vuelve a poner la atención sobre un gobierno que desde hace meses no logra despejar las dudas acerca de sus oscuros vínculos con Rusia y su respeto de la independencia de los organismos de seguridad.

La comparecencia, una de las más esperadas en años, se ha seguido con mucha expectación en el país, pues puede sentar las bases de un posible proceso de “impeachment” o juicio político en el futuro por posible obstrucción a la justicia.

De costa a costa, dueños de bares sacaron ofertas especiales para el desayuno como cócteles de “impeachmint” y shots de vodka ruso por 5 dólares mientras sintonizaban sus televisores para la transmisión en vivo del testimonio.

De Washington a San Francisco, los fanáticos de la política se alejaron de sus rutinas diarias para reunirse en tabernas, restaurantes y salones y seguir en vivo un evento que han apodado el “Super Bowl de Washington”. Incluso en las oficinas, los empleados alternaban entre el trabajo y las pantallas de los televisores para no perder ningún detalle de la comparecencia.

Ante la comisión de Inteligencia del Senado, Comey contó que Trump le pidió lealtad y le preguntó qué se podía hacer para que “dejara pasar” las investigaciones sobre su ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar en febrero por sus nexos con Rusia.