Fotogalería: Imágenes del Ramadán durante el coronavirus

THE ASSOCIATED PRESS
1 / 8

CORONAVIRUS-RAMADAN FOTOGALERIA

Esat Sahin, imán de la emblemática mezquita Fatih de Estambul, preside las oraciones en un recinto desierto debido a la cuarentena del coronavirus, 24 de abril de 2020, primer día del mes santo musulmán del Ramadán. (AP Foto/Emrah Gurel)

El Ramadán es una época del año para reunirse. Los musulmanes pasan horas rezando en las mezquitas y luego comparten abundantes cenas con amigos y vecinos después de ayunar desde la salida hasta la puesta del sol.

Pero, como revelan estas imágenes de The Associated Press, el coronavirus ha obligado a los musulmanes en todo el mundo —desde Indonesia hasta Seattle, pasando por la India y Sudáfrica— a modificar la manera de festejar el mes más sagrado del calendario islámico.

Este año, muchos están confinados en sus casas, los desplazamientos están limitados y los sitios públicos como parques, centros comerciales y mezquitas están cerrados.

Ahmad Kamel, su esposa, Nadia Chaouch, y su hijo Yusuf, de dos años, permanecen en su casa en Seattle. Un fotógrafo de la AP los retrató recientemente en la sala siguiendo por computadora la oración del Taraweeh emitida desde una mezquita casi desierta. Si no fuera por el COVID-19, hubieran ido a la mezquita y luego cenado con sus amigos y vecinos.

Frente a la mezquita Imán Ahmed Raza Jaame Masjid en Springs, al suroeste de Johannesburgo, tres mujeres aguardaban las golosinas del Ramadán, cada una en su silla apartada de las demás en espacios señalados con pintura blanca.

Muchos países musulmanes empezaron a imponer la cuarentena a mediados de marzo con la cancelación de las oraciones de los viernes y el cierre de los templos. Arabia Saudí ha impuesto la cuarentena en La Meca y Medina, y cancelado la peregrinación anual.

En la mayoría de la gente, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. En algunas personas, sobre todos los adultos mayores y las que padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte