El Ford Escape llegará renovado para el 2023

Cortesía

Como el Ford Escape ya tiene tres años en su cuarta generación, llega la hora de una actualización de mitad de ciclo y eso es exactamente lo que obtendrá a partir del modelo 2023.

Dado que el segmento de los crossovers compactos en el que juega el Escape ha suplantado a los sedanes medianos como el principal segmento sin camionetas pickup en Estados Unidos, es fundamental para Ford tener una entrada competitiva y la compañía espera que los cambios para el 2023 impulsen las ventas.

La generación actual de Escape se ha quedado muy por detrás de los principales competidores, incluidos el Toyota Rav4, el Nissan Rogue, el Chevrolet Equinox y el Honda CR-V.

Visualmente, el mayor cambio se encuentra en la parte delantera, donde una parrilla más ancha se complementa con nuevos faros delanteros con contornos LED y una barra de luces delgada de ancho completo que conecta las esquinas.

Renovada linea de modelos

La línea de equipamiento se ha renovado para el 2023 con Ford abandonando las configuraciones S, SE, SEL y Titanium de larga duración.

El Escape base ahora se llama Active, mientras que el acabado es Platinum. Lo nuevo para el 2023 es la adición del paquete ST-Line a partir de $995 dólares sobre el Active con el motor turbo de tres cilindros y 1.5 litros. También hay paquetes ST-Line Select y ST-Line Elite.

El ST-Line se distingue por tener todos los arcos de las ruedas y las superficies inferiores de la carrocería que normalmente son de color negro mate, pintadas en el color de la carrocería.

Combinado con las llantas de aleación negras y la rejilla de malla, ciertamente se ve un poco más deportivo y tiene la apariencia, si no la realidad, de sentarse un poco más abajo.

Tren de potencia

Mecánicamente, el ST-Line Escape no cambia, aparte de algunos ajustes en la amortiguación en el modelo turbo de 2.0 litros con tracción total. El PHEV ahora tiene su propio nivel de equipamiento distintivo.

Toda la línea de tren motriz se mantiene sin cambios con los motores EcoBoost de 1.5 litros de tres cilindros y 2.0 litros de cuatro cilindros combinados con transmisiones automáticas de 8 velocidades.

El híbrido convencional de 2.5 litros, así como el híbrido enchufable con una autonomía eléctrica de 37 millas según la clasificación de la EPA, tampoco han cambiado. La tracción delantera es estándar y la tracción total está disponible en todos los modelos menos en el PHEV.

Interiores

En su interior obtiene actualizaciones tecnológicas con el grupo de instrumentos analógicos reemplazado por un grupo digital estándar de 8 pulgadas o un grupo opcional de 12.3 pulgadas.

El infoentretenimiento también obtiene una mejora significativa al pasar de SYNC 3 a SYNC 4. La pantalla táctil central estándar ahora tiene 10 pulgadas de ancho en diagonal, mientras que la misma pantalla de 13.2 pulgadas del Lincoln Corsair es opcional.

Ford optó por deshacerse de los controles de clima físicos en favor de los controles táctiles en la pantalla. Al menos esos controles virtuales están en una franja permanente en la parte inferior, por lo que no es necesario buscar en los menús.

SYNC 4 también trae consigo los servicios de voz integrados de Alexa, por lo que si vive en el ecosistema de Amazon, puede hacer todo lo que puede hacer con un Echo en su hogar. Android Auto y Apple CarPlay ahora también funcionan sin conexión por cable.

Al realizar los cambios, Ford también instaló su arquitectura eléctrica/electrónica de vehículos en red que debutó en el Mustang Mach-E y el F-150.

Entre otras cosas, eso significa que el Escape ahora tendrá soporte para actualizaciones inalámbricas de todos los sistemas electrónicos del vehículo.

Con suerte, Ford también puede hacer que su proceso de actualización funcione mejor, ya que muchos propietarios de Mach-E y Lightning han recibido pocas o ninguna actualización.

Los bancos de pedidos del Escape del 2023 ya están abiertos y los nuevos modelos deberían llegar a los concesionarios a principios del 2023.