Anuncios

¿Es Florida finalmente un estado sólidamente republicano? | Opinión

Florida hizo su debut no oficial como el estado indeciso más grande de la nación en la noche de las elecciones de 2000, cuando Tim Russert de NBC escribió tres palabras, “Florida, Florida, Florida”, en una pizarra y agregó: “Todo se reduce a Florida”.

Y lo hizo en ese año tumultuoso de chads colgados y Bush vs. Gore. Cuando Bush finalmente fue declarado ganador, algunos demócratas malhumorados desempeñaron el papel de negadores de las elecciones, a pesar de que Al Gore, para su crédito, había concedido, a diferencia del perdedor ególatra de 2020.

En las elecciones presidenciales, la historia de la Florida de oscilaciones, o tambaleos, de un partido a otro está bien establecida y, a menudo, ha coincidido con los cambios de humor propios de la nación.

Considere: en todas menos cuatro de las 25 elecciones presidenciales de los últimos 100 años, el ganador nacional ganó Florida. Es un resultado que prevaleció a lo largo de la historia reciente, hasta 2020.

El demócrata Bill Clinton ganó Florida y la nación en 1996. El republicano George W. Bush lo hizo en 2000 y 2004. El demócrata Barack Obama ganó en 2008 y 2012. Y Donald Trump ganó Florida en 2016.

Luego vino 2020, cuando Trump ganó Florida, pero perdió en todo el país. ¿Fue esto un presagio? ¿Un presagio de un cambio radical en la política de Florida? ¿Han conquistado finalmente los republicanos Florida en la medida en que sus días de cambios han terminado?

Una victoria cómoda

Esa es una pregunta que se hace a raíz de los resultados de las elecciones del martes. Si bien en algunos estados la “ola roja” predicha fue más como un chapoteo, el Partido Republicano de Florida ganó cómodamente todas las elecciones estatales, desde gobernador y gabinete hasta el Senado de Estados Unidos.

También tienen una mayoría absoluta en ambas cámaras de la Legislatura. Incluso la Corte Suprema de Florida, aunque oficialmente no partidista, ahora tiene una mayoría conservadora que es mucho menos probable que revoque las leyes aprobadas por esa Legislatura.

Con los adictos a la política en todo el país que ya están poniendo su atención en la contienda de 2024 por la Casa Blanca, algunos expertos comienzan a preguntarse si Florida seguirá siendo el estado disponible que se muestra en púrpura (indeciso) en esos mapas de televisión donde Texas es confiablemente rojo (republicano) mientras que Nueva York y California son predeciblemente azules (demócratas).

Mientras tanto, como para sugerir que los resultados del martes no son una casualidad, este año en Florida la cantidad de votantes registrados como republicanos superó la cantidad de demócratas registrados.

¿Es ese el clavo proverbial en el ataúd de los demócratas? En palabras del entrenador Lee Corso en “College Gameday” de ESPN cuando no está de acuerdo con las predicciones de un compañero panelista: “No tan rápido, amigo mío”.

Los problemas endémicos de los demócratas

A decir verdad, la barrida republicana de los cargos estatales no fue tanto un reflejo de la abrumadora fuerza republicana como un síntoma de los problemas endémicos de los demócratas de Florida.

Este año, los demócratas de Florida presentaron candidatos débiles. Hicieron hincapié en los temas equivocados. Perdieron terreno con los hispanos, antes uno de sus bloques más confiables. El partido nacional, quizás sintiendo una causa perdida, brindó poca ayuda, a menos que considere útiles las paradas de campaña del presidente Biden.

Además, los demócratas se enfrentaban a una candidatura republicana encabezada por un popular gobernador que buscaba un segundo mandato. Florida solo ha permitido que los gobernadores titulares busquen un segundo mandato consecutivo desde 1968. En los últimos 50 años, solo dos gobernadores titulares no lograron un segundo mandato.

Uno fue el candidato a gobernador demócrata de este año, Charlie Crist, quien en 2010 decidió que prefería postularse para el Senado de Estados Unidos que continuar como gobernador de Florida.

El otro fue el gobernador republicano Bob Martínez, quien en 1990 perdió ante el demócrata moderado Lawton Chiles. Hoy en día, “demócrata moderado” parece un oxímoron, dado que el partido evita a los moderados leales como Joe Manchin mientras adula a varios izquierdistas adorados en Nueva York y Hollywood.

De manera reveladora, algunos expertos creen firmemente que si la congresista demócrata Gwen Graham, moderada, hubiera sido la candidata a gobernador de su partido en 2018 en lugar del alcalde de Tallahassee, Andrew Gillum, habría ganado.

Si es así, ahora estaría planeando su segundo mandato como la primera gobernadora del estado, mientras que Ron DeSantis sería una línea en una compilación de resultados electorales en lugar de un aspirante presidencial viable.

Nadie puede cambiar el pasado, aunque muchos intentan reescribirlo. Sin embargo, muchos trabajando juntos pueden cambiar el futuro. Una señal de esperanza: las ganancias en el número de votantes registrados de Florida sin afiliación partidista (NPA) han superado las ganancias de los partidos principales

En los últimos recuentos, el 36% de los votantes de Florida están registrados como republicanos, el 35% como demócratas y el 29% como miembros del NPA o de partidos menores, frente a menos del 10% en 1972.

Además, solo el 35% de los republicanos tienen 50 años o menos, mientras que el 45% de los demócratas y la friolera de 57% de los NPA se encuentran en ese grupo de edad más joven. De hecho, el 35% de los republicanos tienen 65 años o más.

Dado este gran número de votantes indecisos, que crece rápidamente, es prematuro declarar que Florida ya no es un estado indeciso. Entonces, al menos por ahora, esos mapas aún pueden pintar el Estado del Sol en un hermoso tono púrpura.

Robert F. Sanchez, de Tallahassee, es un ex miembro de la Junta Editorial del Miami Herald. Escribe para el boletín de opinión conservadora del Herald, Right to the Point.

Sanchez
Sanchez