Fiscales dicen que Steve Bannon “eligió la lealtad a Trump” en el juicio por desacato del 6 de enero

·3  min de lectura

Han comenzado las deliberaciones en el juicio por desacato del exasesor de Donald Trump, Steve Bannon, quien está acusado de ignorar una citación del comité del Congreso que investiga los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos.

“Este caso no es complicado, pero es importante”, dijo la fiscal Molly Gaston durante los argumentos finales el viernes.

Ella le dijo al jurado que Bannon “prefirió la lealtad a Donald Trump sobre el cumplimiento de la ley” e ignoró las solicitudes de información del comité sobre la insurrección del Capitolio.

Enviar una citación a Bannon fue una de las primeras prioridades del comité, debido a su presunta presencia en la infame “sala de guerra” del Hotel Willard de los aliados de Trump en Washington, D. C., el 5 de enero. El aliado de Trump también había hecho predicciones previas en su podcast de que “todo el infierno” “se iba a desatar” el 6 de enero.

El propio Bannon no testificó durante el juicio por desacato, pero su defensa argumentó que las citaciones del comité eran inválidas e impulsadas por motivos políticos, establecidas en plazos “provisionales” que aún estaban sujetos a negociación.

El asesor de Trump “no se negó intencionalmente a cumplir con una citación. Absolutamente no. No se negó intencionalmente a cumplir con nada”, argumentó su abogado M Evan Corcoran.

Si es declarado culpable, Bannon podría cumplir entre 30 días y un año por cada uno de sus dos cargos de delitos menores, aunque eso es raro para este tipo de delito.

Además del veredicto principal, hay otras dos cuestiones en el juicio a la espera de un fallo.

La defensa ha argumentado que los fiscales no han cumplido con su carga de la prueba, y que el juez de distrito Carl J Nichols rechazó erróneamente la petición de llamar al presidente del comité del 6 de enero, Bennie Thompson, para interrogarlo.

El juez Nichols ha dicho que decidirá sobre estas dos cuestiones una vez que el jurado emita un veredicto o sea absuelto.

Los abogados de Bannon también han indicado que podrían impugnar las decisiones del juez según las cuales una persona acusada de desacato al Congreso no puede ofrecer la defensa de que se basó en el consejo de un abogado o pensó que estaba impedido de testificar por el privilegio ejecutivo.

El asesor de Trump ha argumentado que creía que no podía cooperar con el comité hasta que no tuviera el visto bueno de Donald Trump.

Trump, por su parte, ha indicado a través de sus abogados que nunca invocó formalmente el privilegio ejecutivo que habría impedido a Bannon cooperar con la investigación del 6 de enero.

Durante el juicio por desacato, un abogado del comité del 6 de enero dijo que ni el expresidente ni Bannon pasaron por el proceso formal para plantear cuestiones de privilegio ejecutivo.

Dado este hecho, los fiscales dicen que Bannon no tiene una defensa legítima.

“No hay nada político en averiguar por qué sucedieron las cosas el 6 de enero y cómo garantizar que nunca vuelva a suceder”, argumentó Gaston. “Y no hay nada político en hacer cumplir la ley contra alguien que, como el acusado, la incumple”.

El asesor de Trump también argumentó que el comité seleccionó a Bannon entre cientos de testigos para un escrutinio especial, y que uno de los fiscales en el caso trabajó anteriormente y actualmente pertenece al mismo club de lectura que el miembro del comité llamado a testificar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.