Filipinas dice que bajaron las muertes en lucha antidrogas

El presidente filipino Ferdinand Marcos Jr. en la cumbre de ASEAN en Nom Pen, Camboya, el 13 de noviembre de 2022. (Foto AP/Heng Sinith) (ASSOCIATED PRESS)

MANILA (AP) — Las autoridades filipinas han matado a 46 sospechosos de drogas y han arrestado a más de 22.000 bajo la presidencia de Ferdinand Marcos Jr., declaró el lunes el jefe de la policía nacional, añadiendo que la cifra más baja revela que la policía está usando métodos menos letales.

Marcos Jr., quien asumió el cargo en junio, ha prometido continuar la campaña de su predecesor contra las drogas ilegales que mató mayormente a traficantes menores, pero ha dicho que se hará de manera distinta y enfocándose más en la rehabilitación de los drogadictos.

La gran cantidad de muertes de sospechosos bajo la presidencia de Rodrigo Duterte fue condenada por numerosos gobiernos extranjeros y grupos de derechos humanos, y la Corte Penal Internacional inició una investigación por posibles crímenes contra la humanidad.

“Verán ustedes aquí que la Policía Nacional de Filipinas ahora quiere minimizar lo más posible las muertes de personas involucradas en actividades de drogas”, declaró el jefe de la policía, Rodolfo Azurin Jr., a corresponsales extranjeros en Manila, en una conferencia de prensa por internet.

“Le enfatizo a cada policía: si su vida no corre peligro, debe minimizar el uso de la fuerza al arrestar a un sospechoso de actividad criminal”, expresó Azurin.

Miles de personas murieron en el primer año de la brutal ofensiva antidrogas luego que Duterte asumió la presidencia en 2016. Negó haber permitido ejecuciones extrajudiciales en su llamada guerra contra las drogas pero, en su último año en el cargo, amenazó abiertamente con matar a sospechosos.

La abrumadora victoria electoral de Marcos Jr. el 9 de mayo ha sido atribuida en parte a su alianza con la popular hija de su predecesor y ahora vicepresidenta, Sara Duterte. Pero Marcos ha tratado de distanciarse de la campaña lanzada por Duterte.

En una entrevista con The Associated Press en Nueva York en septiembre, se le preguntó a Marcos Jr. si su predecesor fue demasiado lejos en su guerra contra las drogas. Marcos desvió la pregunta, criticando a quienes llevaron a cabo la campaña.