Fieles cubanos veneran a la Virgen de La Caridad en la fiesta de la Patrona

·3  min de lectura

La Habana, 8 sep (EFE).- Cientos de cubanos devotos de la Virgen de la Caridad del Cobre recorrieron este jueves en procesión varias calles de La Habana, una tradición que celebra la festividad de la Patrona de Cuba.

Las procesiones callejeras y las misas dedicadas a la Virgen de Caridad del Cobre en las iglesias católicas de la isla se han sucedido una vez más en esta fecha.

Muchos fieles acudieron a manifestar su religiosidad con velas, flores, vestidos con alguna prenda amarilla, el color que identifica a la virgen, coronada por el papa Juan Pablo II cuando estuvo en la isla en 1998, y homenajeada por los pontífices Benedicto XVI y Francisco, durante sus respectivas visitas a Cuba en 2012 y 2015.

El cardenal y el arzobispo metropolitano de La Habana, monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, encabezó la procesión en la barriada del centro Habana en el entorno de la iglesia Nuestra Señora de la Caridad, donde ofició una misa.

En las oraciones de la misa, el cardenal cubano rogó a la Virgen Patrona por las familias y le pidió en particular que anime a las madres de los presos "para que a pesar de las lágrimas estén siempre en las visitas y consuelen a sus hijos con la esperanza de que Dios nunca abandona a sus hijos".

También recordó que "el Papa (Francisco) se ha referido ayer a las madres que sufren (...), hijos enfermos, hijos marginados, hijos presos".

Esta celebración religiosa tuvo su origen en el Santuario Nacional de la Virgen del Cobre en la provincia de Santiago de Cuba (este), donde se venera la imagen que fue encontrada en una bahía cubana a inicios del siglo XVII, según cuenta la tradición.

Por estas fechas muchos devotos viajan hasta el santuario, situado a unos 900 kilómetros al sureste de La Habana, que fue declarado Monumento Nacional en 2012, para demostrar su fe con oraciones, le dejan flores -especialmente girasoles- y encienden una vela al pedirle bendiciones.

El templo, que se levanta en una colina de la pequeña localidad de El Cobre, recibe miles de peregrinos al año que acuden para agasajar a la virgen, hacer peticiones y promesas, y entregar sus ofrendas.

Allí se encuentra la llamada "Capilla de los Milagros", el espacio donde los fieles, creyentes y peregrinos depositan diversos objetos como ofrendas y testimonio de su gratitud ante el cumplimiento de una promesa, desde muletas, joyas, uniformes de deportistas, premios olímpicos, e incluso la medalla del Premio Nobel del escritor estadounidense Ernest Hemingway o tierra cubana que viajó hasta el cosmos.

La Caridad del Cobre, llamada popularmente "Cachita", también es reconocida como la deidad "Ochún" en el panteón yoruba de los cultos sincréticos afrocubanos (santería) y fue la "Virgen Mambisa" venerada por los independentistas cubanos durante la guerra contra España a finales del siglo XIX, que la consideraron un símbolo de patriotismo e identidad.

Según datos históricos, el 24 de septiembre de 1915 un grupo de veteranos de la guerra de independencia firmaron en el Santuario de "El Cobre" una carta dirigida a Benedicto XV en la que le pidieron que proclamara a esta santa como patrona de la isla, y el pontífice realizó la proclamación el 10 de mayo de 1916.

La Virgen de la Caridad del Cobre recibió una corona y capa de oro con piedras preciosas de manos del Papa Juan Pablo II en enero de 1998, durante la misa que realizó en la plaza Antonio Maceo de Santiago de Cuba.

Igualmente fue visitada y honrada, por los Pontífices Benedicto XVI, en marzo de 2012 y Francisco, en septiembre de 2015, durante sus visitas a la isla.

De acuerdo con la leyenda católica, la Virgen de la Caridad apareció por primera vez en 1612 con un niño en brazos flotando sobre una tabla en la que se leía una inscripción que decía: "Yo soy la Virgen de la Caridad" ante tres pescadores que navegaban en una barca por la bahía oriental de Nipe.

(c) Agencia EFE