Ferdinando Valencia muestra que como padre se ríe y llora

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 19 (EL UNIVERSAL).- El actor Ferdinando Valencia ha vivido la paternidad de muchas maneras: como aprendizaje, la mayor de las enseñanzas, el dolor profundo y también, como él lo llama, "un salto de fe".

Valencia ha tenido la oportunidad de ser padre en dos etapas muy distintas de su vida; la primera a los 21 años, siendo muy joven, cuando buscaba una carrera en el mundo de la actuación y sin un panorama claro de cómo sería su vida.

"Fui padre por primera vez hace 19 años, sin saber cómo era o todo lo que implicaba, todo fue aprender, a veces se nos dice que los padres estamos para enseñar a los hijos, pero a mí sin duda, al ser tan joven, mi preciosa Sofía fue quien llegó a esta vida para hacerme mejor hombre, un mejor padre y un mejor ser humano", detalló en entrevista con EL UNIVERSAL.

La segunda ocasión que se convirtió en padre o como él lo llama, se "reafirmó como padre" fue en 2019, cuando tenía 38 años y su hija ya tenía 16 años.

En esta ocasión la faceta de la paternidad fue distinta, él ya era un hombre más maduro, en una relación estable y así recibió a sus niños, junto a su pareja, Dante y Tadeo. No obstante, unos meses más tarde, Dante, uno de los mellizos del actor, murió a los tres meses de su nacimiento debido a varias enfermedades que fueron desarrollándose en su cuerpo después de haber "pescado" una bacteria que le provocó una meningitis que se agravó por negligencia médica.

"Sin duda esta nueva vez que soy padre es distinto, todo es diferente y me demuestra que uno sigue aprendiendo, ha sido maravilloso ser padre en este momento de mi vida y a la vez también ha sido doloroso. Hemos aprendido en familia a superar la pérdida y cuando llega el dolor, dejo que me afecte, que me toque, y esto me ayuda a sanar", comentó Ferdinando.

El actor participó en el programa En Papá es…, en donde junto a ocho celebridades compartió con el publico momentos íntimos de su experiencia dentro de la paternidad.

La idea central fue hablar de cómo el ser padre puede estar lleno de instantes de dicha y felicidad, pero también de desafíos, que son los que ha enfrentado el actor y quería compartir con su público: "Me gusta estar en este tipo de programas porque demuestran que los padres no somos esas personas rígidas, que se guardan sus sentimientos; los padres también podemos llorar, emocionarnos por lo que le pase a nuestros hijos y sobre todo también sentir dolor y tristeza cuando la situación lo amerite".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.