Feministas, políticos y presentadoras de televisión luchan por reescribir la Constitución de Chile

·5  min de lectura

Por Aislinn Laing

SANTIAGO, 14 mayo (Reuters) - En un fresco día de primavera de 2019, Cote Cumplido tomó una pancarta y se unió a más de un millón de personas que marchaban por las calles de la capital chilena para exigir mayor igualdad y cambios drásticos en su sistema político.

Ahora, la feminista de 33 años ondea banderas y reparte volantes con su nombre, esperando ser elegida el fin de semana para un grupo de delegados que durante el próximo año reescribirá una nueva Constitución en el país andino.

"El estallido era como una avalancha, la expresión de una rabia que se había acumulado durante años, contra un neoliberalismo que lo que ha hecho es que todo dependa del salario que ganas", dijo Cumplido, historiadora de la Biblioteca Nacional que quiere mayor representación ciudadana en la política y revertir la privatización de los derechos de agua.

"Hay que profundizar la democracia y hacerla mucha mas ágil para que converse efectivamente con lo que está pasando, que ha sido un gran motivador propio y de mi convencimiento de la necesidad de una nueva Constitución", agregó.

El sábado y domingo, los chilenos votarán para escoger los 155 miembros de la convención constitucional para redactar una carta magna que reemplace la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, entre 1973-1990.

El proceso histórico es visto con nerviosismo por inversionistas que han encontrado en Chile un refugio de libre mercado dentro de una región turbulenta, y con grandes esperanzas por parte del 78% de las personas que votaron a favor del cambio en octubre del año pasado.

Cumplido se encuentra entre los 1.278 contendores, un grupo heterogéneo de políticos, activistas de la sociedad civil, académicos, modelos, personalidades de la televisión y periodistas.

La mitad del cuerpo debe ser femenino y se reservan 17 plazas para representantes de las comunidades indígenas, que no están reconocidas en la carta actual y buscan cambios que incluyan la enseñanza de la historia indígena en las escuelas y un mayor reconocimiento de la medicina tradicional.

LA VOZ DE TUS IDEAS

En un intento por destacarse en un campo abarrotado, los candidatos han tomado medidas extremas para proyectar lo que representan.

Marcela Cubillos, exministra de Medio Ambiente y Educación del gobierno conservador de Sebastián Piñera, espera representar a zonas acaudaladas de Santiago, que fueron las únicas partes del país que rechazaron un cambio constitucional.

Ella pegó semillas de albahaca en su folleto de campaña que los votantes pueden plantar y lo adornó con el lema #DebemosEstarAhí, un reflejo de la esperanza de la derecha de quedarse con un tercio de los escaños del nuevo órgano, lo que le permitiría bloquear los cambios más radicales.

Cristóbal Bellolio, locutor de radio y académico que luce una barba hipster, quiere representar a los niños "despiertos" de la élite, a la que apuntaron las protestas.

Mientras hacía campaña en los semáforos en el barrio capitalino de clase media La Reina el miércoles, fue recibido por una mezcla de bocinazos alegres y personas que se negaban a bajar las ventanillas para aceptar un panfleto.

Maite Labra, de 22 años, empujando un coche, miró la bandera ondeando con cautela. "La verdad es que ni tengo idea lo que está pasando este finde", señaló. "Voté apruebo, pero me he perdido un poco de lo que está pasando".

Bellolio dijo que con tanto tiempo transcurrido desde las feroces protestas de 2019, fue un desafío lograr que la gente se involucre, especialmente en el contexto de la pandemia de coronavirus.

"Hay mucha gente que no está en un 'electoral mode'", dijo. "Hay mucho temas: la pandemia con el proceso de vacunación, con la crisis económica, la elección presidencial. Hay demasiadas conversaciones en paralelo (...), es normal que haya agotamiento pero nos estamos jugando mucho".

UNA CONSTITUCIÓN PARA UNIRNOS

Cuatro quintas partes de los votantes dijeron que querían que la nueva carta fuera redactada por un cuerpo de ciudadanos especialmente elegido en vez de una convención mixta de legisladores y ciudadanos, lo que resalta la desconfianza generalizada en la clase política de Chile.

Pero un número importante de políticos ha renunciado a sus cargos para poder postularse.

Entre ellos se encuentra Hernán Larraín, ex presidente del partido liberal de centroderecha Evópoli, quien actuó como asesor de Piñera durante su primer mandato.

Sostuvo que los políticos chilenos habían estado demasiado ocupados peleando entre ellos para promulgar reformas urgentes en áreas problemáticas como las pensiones, y ahora tenían la responsabilidad de arreglar las cosas.

"Si no tienes partidos políticos, tienes el populismo y los hombres fuertes que son tan típicos de nuestra región", dijo. "La Constitución de 1980 nos dividió por su origen, esta Constitución debe unirnos y necesitamos encontrar consenso".

Los resultados preliminares que revelan si los aspirantes de la coalición oficialista se aseguraron un tercio de los escaños se anunciarán tras el cierre definitivo de urnas el domingo. Un referendo sobre la nueva constitución se llevaría a cabo en aproximadamente un año más.

La historiadora y candidata Cumplido declaró que en cada etapa, la transparencia y el buen gobierno serían claves.

"Si ya ha habido protestas por la vulnerabilidad en la que vivía la gente, hoy día post pandemia es aún más vulnerable", comentó.

"Hay que ser cuidadoso y ver como este proceso puede generar confianza y puede estar en un diálogo permanente con las personas para que se hagan parte del proceso".

(Reporte de Aislinn Laing)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.