Familias de víctimas de Juegos Olímpicos de Múnich anuncian boicot

·2  min de lectura

Las familias de las víctimas del atentado de los Juegos Olímpicos de Múnich anunciaron que realizarán un boicot a las conmemoraciones en Alemania con motivo del 50 aniversario de la tragedia. Ello porque consideran insuficiente una oferta de compensación de las autoridades alemanas, indicaron este jueves.

En una carta transmitida al presidente de la región de Baviera Markus Söder y de la que la AFP obtuvo una copia, las familias de los 11 israelíes muertos durante los Juegos de Múnich en 1972 “declinan la invitación a acudir a las conmemoraciones” el 5 de septiembre.

Al mismo tiempo reclamaron a las autoridades alemanas “disculpas públicas” por “todos sus errores” y sus “mentiras” en este caso, así como “abrir todos” sus archivos, y una “compensación justa”.

El 5 de septiembre de 1972, ocho miembros de la organización palestina “Septiembre Negro” irrumpieron en un apartamento de la delegación israelí en la villa olímpica. Ahí mataron a dos deportistas israelíes y tomaron como rehenes a otros nueve miembros de la delegación, con la esperanza de intercambiarlos por 232 prisioneros palestinos.

La intervención de los servicios de seguridad alemanes sobre la base militar de Fürstenfeldbruck, a una treintena de kilómetros de Múnich, concluyó con la muerte de todos los rehenes, así como de un policía de Alemania del Oeste.

COMPENSACIÓN A FAMILIARES DE VÍCTIMAS DE MÚNICH

El desenlace fue sangriento y cinco de los ocho agresores palestinos también resultaron muertos, por ello las autoridades de Alemania del Oeste fueron consideradas en parte responsables.

La portavoz de las familias de las víctimas, Ankie Spitzer, indicó a la AFP que las autoridades alemanas habían dado luz verde a las dos primeras demandas pero que rechazaban acordar a las familias una compensación respetando “las normas internacionales“.

Berlín habría propuesto 10 millones de euros (10,3 millones de dólares), incluyendo los cerca de 4,5 millones ya pagados en 1972 y 2002 y un nuevo monto de 5,4 millones de euros para los 23 familiares directos de las víctimas.

“Nos dijeron que deben respetar lo que las víctimas alemanas de terrorismo reciben, pero en nuestro caso no se trata de un asunto local en el que el gobierno alemán no es culpable”, declaró Spitzer.

“Aceptar la responsabilidad no son solo palabras, tiene también un precio”, añadió la portavoz, viuda de Andrei Spitzer, entrenador del equipo de Israel de esgrima que murió durante el atentado.

Los familiares de las víctimas pidieron al presidente de Israel Isaac Herzog que boicoteara la ceremonia de Múnich, indicó la mujer. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

El futbol femenino se abre paso en Sudamérica tras décadas de lucha por la igualdad

El futbol y otros deportes castigan a Rusia por invadir a Ucrania

Catar 2022: selecciones de futbol se hospedarán en palacios y hoteles de lujo sin alcohol