Anuncios

Por qué la familia real británica está en el centro de una ola de teorías conspirativas

Por qué la familia real británica está en el centro de una ola de teorías conspirativas

(CNN) -- La decisión del príncipe William de retirarse de una importante reunión familiar el martes, y la ausencia de una explicación al respecto, ha sumido a la familia real británica en una oleada de chismes, especulaciones y teorías de conspiración descabelladas.

Ahora puedes seguirnos en WhatsApp Channel

Algo de eso es normal para una familia que nunca se aleja de los titulares en la era de los medios modernos. Pero el discurso alcanzó un nivel frenético esta semana, particularmente en el ámbito desenfrenado de las redes sociales.

El príncipe de Gales, William, y su esposa, Kate.

Mientras el evento, un servicio en memoria del difunto padrino de William, el exrey Constantino II de Grecia, comenzaba el martes en la Capilla de San Jorge en Windsor, fuentes reales revelaron que el príncipe de Gales se perdería el evento debido a un asunto personal. William, dijo una fuente a CNN, había llamado a la familia real griega para informarles de su cambio de planes de último minuto.

Kate, Carlos y William están fuera de acción: la reina Camila pone al frente de la familia real británica

Saltarse eventos normalmente no genera este tipo de especulaciones. Si retrocedemos dos años, simplemente no habría habido el mismo nivel de especulación en línea de los últimos días.

Pero muchos están inquietos por la aparentemente interminable serie de recientes dolores de cabeza y problemas de salud de la realeza. La muerte de la reina Isabel II, y que tanto el rey Carlos III como Catalina —princesa de Gales— enfermaran poco después, además del hecho de que el público no ha visto a Kate desde el día de Navidad, han contribuido a la especulación.

La serie de golpes devastadores se agravó aún más con la muerte repentina de Thomas Kingston, el marido de la prima del rey, Lady Gabriella, a la edad de 45 años. Se entiende que la ausencia de William no estuvo ligada a la noticia de la muerte de Kingston, que fue revelado públicamente el mismo día del funeral de Constantino.

Una fotografía sin fecha proporcionada por el Palacio de Buckingham muestra a Lady Gabriella Kingston y su esposo, Thomas, quien murió repentinamente el domingo. (Alexandra Diez de Rivera/Palacio de Buckingham/Reuters)

Una fuente real no quiso precisar exactamente qué había impedido que William asistiera al servicio. Ante esa falta de claridad, se ha relacionado su ausencia con la de su esposa, Kate, quien aún se encuentra en casa recuperándose de una cirugía. Muchos vieron el reciente regreso del príncipe a sus deberes reales como una señal de que el pronóstico era que la situación estaba mejorando rápidamente.

Otros han sugerido que debería haber sido fácil para el heredero al trono reunirse con su familia en el castillo de Windsor, ya que solo vive a unos cinco minutos en coche, en Adelaide Cottage, y sus tres hijos estaban en la escuela cuando se llevó a cabo el evento.

Si el papel de la monarquía es presencia, continuidad y unidad, la familia real ofreció una imagen cruda al presentarse en la capilla con varias ausencias clave.

El príncipe y la princesa de Gales son abucheados en Boston durante un partido de básquetbol

Vale la pena enfatizar que la fuente real le dijo a CNN que Kate "sigue avanzando bien" con su recuperación. Y aunque el palacio dejó en claro desde el principio que la recuperación de la princesa de Gales la alejaría de sus deberes públicos durante varios meses después de su operación abdominal, la gente todavía está tratando de llenar los vacíos.

El Palacio de Kensington tomó una medida inusual ante las especulaciones sobre el paradero y la salud de Kate, y un portavoz dijo el jueves que el palacio "dejó claro en enero los cronogramas de recuperación de la princesa y solo proporcionaremos actualizaciones significativas. Esa guía se mantiene".

(De derecha a izquierda) La reina Camilla, la princesa Ana, su esposo, el almirante Timothy Laurence, y Ricardo, duque de Gloucester, en el servicio del difunto rey Constantino II de Grecia en la Capilla de San Jorge, Windsor, el martes. (Jonathan Brady/Getty Images)

Si bien William no estuvo presente en el servicio conmemorativo del martes, su agenda no ha sido liberada de eventos públicos, y el jueves regresó a la acción.

El palacio ha estado intentando dar tanta información sin comprometer la privacidad médica. Éste es el desafío de una monarquía milenaria que opera en un panorama transformado, donde la gente espera información de inmediato. No siempre es que el público sea insensible, sino que a la gente le importa y quiere saber por qué alguien a quien estaban acostumbrados a ver ha desaparecido de la vista del público.

Como sociedad, estamos acostumbrados a tener información al alcance de la mano y existe un deseo instintivo de llenar el vacío. Un ejemplo de cómo tapar vacíos de información está bien representado en "The Crown" de Netflix. Inicialmente se basó en registros históricos, pero a medida que las temporadas se acercaban a la actualidad, los escritores y productores se vieron obligados a dramatizar momentos con fines narrativos.

La realidad es que nadie, más allá de los directamente involucrados, sabe exactamente por qué William se retiró de este evento familiar o cómo se siente Kate en el día a día. Los últimos acontecimientos han puesto de relieve que, si bien los galeses son servidores públicos, también son personas vulnerables a las mismas luchas que todos enfrentamos.