Anuncios

Fórmula 1: la decisión que tomó Red Bull Christian Horner, que había sido denunciado por “comportamiento inapropiado”

Christian Horner negó sistemáticamente las acusaciones que cayeron en su contra
Christian Horner negó sistemáticamente las acusaciones que cayeron en su contra - Créditos: @Getty images

La Fórmula 1 se alista para la apertura de la temporada 2024, este sábado, en Bahréin, y ya tiene su primer bombazo: Christian Horner, su director de equipo y uno de los hombres más importantes de la estructura Red Bull junto con el diseñador Adrian Newey, ha sido exonerado de toda culpa en el caso por acusaciones sobre comportamiento controlador inapropiado formuladas contra él por una empleada de la casa automotriz.

El hecho había generado un enorme revuelo en el deporte mundial y hasta se especulaba con la posibilidad de que la firma austríaca tomase una drástica decisión por cuestiones de imagen y prestigio. Por ello, la casa matriz ordenó una investigación independiente, que este miércoles dio a conocer su veredicto.

Horner ha negado repetidamente cualquier irregularidad y ha insistido en que se defenderá con firmeza. El miércoles, Red Bull GmbH, la empresa matriz de Red Bull Racing, emitió un comunicado en el que evaluaba los resultados de la investigación, que exculpaban por completo al ex piloto de 50 años.

“La investigación independiente sobre las acusaciones formuladas contra el Sr. Horner se ha completado, y Red Bull puede confirmar que la queja ha sido desestimada”, decía el comunicado. “El denunciante tiene derecho a apelar. Red Bull confía en que la investigación ha sido justa, rigurosa e imparcial. El informe de la investigación es confidencial y contiene información privada de las partes y de terceros que colaboraron en la investigación, por lo que no haremos más comentarios por respeto a todos los implicados. Red Bull seguirá esforzándose por cumplir las normas más estrictas en el lugar de trabajo”.

Horner llegaría a Bahréin este jueves (se había dicho que arribaría este miércoles) y seguramente será abordado por los medios internacionales .Horner está en Red Bull desde 2005 y bajo su mando el equipo ganó 7 títulos mundiales de pilotos: cuatro de ellos con el alemán Sebastian Vettel y los tres restantes con el neerlandés Max Verstappen. Con este veredicto, nada se alterará de la rutina en el arranque del año de la máxima categoría, en la que el equipo dominante desde 2021 tendrá al tricampeón mundial y al mexicano Sergio “Checo” Pérez como pilotos.

Fueron casi cuatro semanas de incertidumbre y drama desde que el caso se hizo público. Si bien Red Bull no hizo ninguna aclaración específica sobre si Horner seguiría en su puesto, se infiere que, descartados los motivos de la acusación, respaldará a uno de sus pilares para seguir como director del equipo y CEO de Red Bull Racing, como había dejado claro que era su intención mientras la investigación estaba en curso.

Horner rocía con champagne a Verstappen en la hora más gloriosa: la victoria sobre Hamilton y la conquista del título en Abu Dhabi 2021
Horner rocía con champagne a Verstappen en la hora más gloriosa: la victoria sobre Hamilton y la conquista del título en Abu Dhabi 2021

“Estoy absolutamente comprometido con este equipo, he estado aquí desde el principio, he construido este equipo”, dijo en la presentación del coche de este año hace dos semanas. “Confío en el proceso, estoy trabajando con el proceso. Niego absolutamente cualquier acusación que se haya hecho contra mí”, agregó. Luego, se expresó sobre su gestión: “Ha habido altibajos en el camino, 113 victorias en carreras, hemos ganado siete campeonatos del mundo de pilotos, seis campeonatos del mundo de constructores en 19 temporadas. Eso ya está en los libros de historia, pero lo importante es lo que tenemos por delante. Me centro en el futuro”.

La intriga sobre la decisión abrió margen para miles de especulaciones. De supuestos pases de factura internos, de la mala relación con Helmut Marko, encumbrado asesor y uno de los peso pesados de Red Bull; de eventuales conflictos con los Verstappen, Max y su padre Jos. Pese a todo, Horner siempre mantuvo la idea de que era totalmente inocente.

Como detalle, vale rescatar que Horner no fue suspendido de sus funciones mientras se llevaba a cabo la investigación y continuó con la gestión diaria del equipo mientras se preparaba para la nueva temporada. Los partidarios de Horner insinuaron que había sido víctima de una lucha de poder en Red Bull, y describieron la forma en que se había gestionado el asunto como un intento de cortarle el poder tras la muerte de su partidario y amigo Dietrich Mateschitz, propietario de Red Bull, que lo había contratado para dirigir el equipo cuando se fundó.

Red Bull dejó claro que no había plazos para la investigación y que continuaría durante el tiempo necesario para llegar a sus conclusiones, pero cada vez había más presión para que se resolviera. Incluido de los otros equipos, como su archirrival Mercedes, con Toto Wolff como mensajero. Hasta se hablaba de las influencias comerciales, presiones y descontento de las firmas que acompañan a Red Bull.

Horner se vio sorprendido cuando Red Bull anunció el 1° de febrero que iniciaba una investigación. El comunicado de entonces decía: “La empresa se toma estos asuntos muy en serio y la investigación se completará lo antes posible”. Hoy, en principio, puede sentir que volvió el respaldo y que todo puede continuar como antes. O al menos eso pareciera.