La estrategia 'cero COVID' de China: ¿Son necesarias esas medidas tan estrictas?

·6  min de lectura
Un edificio comercial es habilitado para ser un centro de cuarentena temporal en Shanghái, China, el 29 de abril de 2022. (The New York Times)
Un edificio comercial es habilitado para ser un centro de cuarentena temporal en Shanghái, China, el 29 de abril de 2022. (The New York Times)

HONG KONG— El coronavirus se ha propagado ampliamente en gran parte del mundo y muchos países han optado por alguna combinación entre vivir con su presencia o ignorarla. Pero China, donde el coronavirus apareció por primera vez a finales de 2019, sigue decidida a erradicar el virus: continúa aplicando extensos confinamientos y pruebas de diagnóstico cada vez que surgen casos nuevos.

La política de “cero COVID-19” del país, y la carga que le ha impuesto a la economía, los viajes y la vida cotidiana, ha provocado un debate continuo sobre si ese sigue siendo el mejor camino para gestionar los riesgos que plantea la pandemia. Pero Xi Jinping, líder de China, ha apostado gran parte de su reputación política en la estrategia y parece tener toda la intención de apegarse a ella.

A continuación, un vistazo a la manera en que China maneja el coronavirus, las razones detrás de sus métodos y el futuro de la estrategia.

¿Qué es ‘cero COVID-19’?

La política “de cero COVID-19 dinámico” de China nació del esfuerzo por controlar el brote inicial en la ciudad de Wuhan. Las personas que tienen el virus son aisladas o enviadas a hospitales, según la gravedad de su caso. Cualquier persona que se considere un contacto cercano, lo cual puede definirse de manera muy amplia, también es aislada.

Cuando los brotes se consideran suficientemente graves, el gobierno puede confinar ciudades enteras, como sucedió con Shanghái durante casi dos meses esta primavera. La ciudad suroccidental de Chengdu, con 21 millones de habitantes, se encuentra en este momento en confinamiento, y muchas más personas en todo el país están bajo algún tipo de restricción.

Los viajes a China siguen estando muy limitados, aunque el periodo de cuarentena para quienes llegan del extranjero se ha reducido a la mitad, a siete días, seguido de tres días de aislamiento domiciliario. Se exige el uso de una aplicación de rastreo para ingresar a lugares públicos. Esta emite códigos de salud al estilo de un semáforo, por lo que cruzarse con una persona infectada o visitar una zona considerada de alto riesgo puede causar que el código de salud de alguien cambie de “verde” (que significa estar seguro) a “amarillo”, lo que podría requerir cuarentena o la aplicación extensa de pruebas. En algunos lugares se exigen pruebas regulares de COVID-19, independientemente de si hubo o no una posible exposición.

Pacientes frente al Centro Médico Caritas en Hong Kong, el 2 de marzo de 2022. (Billy H. C. Kwok/The New York Times)
Pacientes frente al Centro Médico Caritas en Hong Kong, el 2 de marzo de 2022. (Billy H. C. Kwok/The New York Times)

¿Cómo se promueve la política en China?

Los esfuerzos de China para controlar el COVID-19 de China son una política distintiva de Xi en un momento político clave. Se espera ampliamente que el próximo mes preserve su puesto principal en un congreso del Partido Comunista que se celebra una vez cada cinco años, lo que lo hará superar el mandato establecido de dos periodos para el cargo de secretario general del partido.

El “cero COVID-19” se ha enmarcado como un contraste al descontrol del virus en Occidente, en particular en Estados Unidos, donde más de 1 millón de personas ha muerto a causa de los brotes. China ha reportado solo 5226 muertes entre su población de 1400 millones.

“El liderazgo y la superioridad institucional de cada país serán juzgados por su respuesta a la pandemia”, sentenció Xi en un discurso el año pasado. “El tiempo y las tendencias están de nuestro lado y esa es la fuente de nuestra determinación y vigor, así como la razón por la que nos sentimos seguros y decididos”.

¿Por qué son necesarias esas medidas tan estrictas?

Más allá de la importancia política del “cero COVID-19” para el liderazgo de China, algunas consideraciones prácticas han dificultado la flexibilización de los controles del coronavirus. China ha pospuesto la importación de vacunas, incluidas las vacunas de ARNm fabricadas en el extranjero que han sido más efectivas, mientras desarrolla las suyas. Los residentes no tienen inmunidad natural, ya que el virus se ha propagado mucho menos que en otros países.

China también ha tenido dificultades para vacunar a las personas mayores. Eso fue particularmente un problema este año en Hong Kong, que había logrado en gran medida mantener a raya el coronavirus hasta que miles de personas murieron por una ola de la variante ómicron que comenzó en febrero. Muchos de los que fallecieron fueron residentes mayores que no se habían vacunado por tener preocupaciones excesivas sobre los efectos secundarios.

¿Apoya el público la estrategia “cero COVID-19”?

Los esfuerzos de China para controlar el virus han sido una gran penuria para millones de personas y una enorme incomodidad para millones más. Las personas que se encuentran en confinamiento se quejan a menudo de tener dificultades para obtener alimentos y satisfacer otras necesidades. En la ciudad sureña de Guiyang, donde algunas zonas han estado en confinamiento esta semana, las autoridades locales se disculparon con los residentes de uno de los distritos y reconocieron que no habían recibido suficientes suministros.

Algunos casos de confinamiento excesivo son aún más extremos e incluyen a quienes han sido rechazadas por los hospitales por temor a que puedan estar infectadas o los residentes a los que se les prohibió huir de sus edificios durante un terremoto en la provincia de Sichuan esta semana.

Sin embargo, muchos chinos han expresado su apoyo o al menos su consentimiento a las medidas de control. Los medios de comunicación del Estado enfatizan las muertes y el sufrimiento provocado por el COVID-19 en Estados Unidos y otros países y presentan las políticas estrictas de prevención como la única alternativa al desastre. Además, la fuerte censura y el riesgo al castigo por cuestionar las políticas han silenciado cualquier posible voz opositora.

¿Cuál es el futuro del “cero COVID-19”?

Los funcionarios chinos señalaron a principios de este año que querían flexibilizar la rigurosa estrategia para combatir el virus, en particular ante la evidencia de los impactos económicos y el hecho de que la variante ómicron ha demostrado ser menos letal que las anteriores. Sin embargo, las sugerencias de un posible nuevo enfoque se acabaron con el brote ocurrido en Shanghái durante la primavera. Ahora, las cuarentenas y confinamientos parecen ser cada vez más comunes.

El banco de inversión Nomura estimó esta semana que hasta 291 millones de personas están afectadas actualmente por confinamientos y otras medidas de control, un incremento en comparación a los 161 millones de la semana anterior. “El panorama no es alentador, ya que China continúa luchando contra la ola más grande de infecciones de COVID-19 hasta el momento”, afirmaron los analistas de Nomura.

© 2022 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Cómo China mantiene las fábricas abiertas bajo la política de covid cero