Exlíder estudiantil dice que Giammattei "limpió la mesa" para la corrupción

·4  min de lectura

Ciudad de Guatemala, 29 jul (EFE).- La exdirigente estudiantil guatemalteca Lenina García, una de las protagonistas de la lucha social contra la impunidad en Guatemala durante los últimos años, asegura que los Gobiernos de Jimmy Morales (2016-2020) y Alejandro Giammattei (2020-2024) se encargaron de "limpiar la mesa" para la corrupción.

García, de 29 años, explicó en una entrevista para la Agencia Efe que los dos promovieron una "alianza criminal" con cierto éxito gracias a la respuesta de los sectores económicos que se vieron golpeados por las investigaciones de la desaparecida Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que permaneció en el país centroamericano de 2007 a 2019 e imputó a más de 200 personas.

Ambos Gobiernos "se han encargado de limpiar la mesa, de remover a todos los actores sociales políticos, como la Cicig, de poner cortes a su antojo y de cooptar la Corte Suprema de Justicia", expuso García.

"Ha sido un trabajo, una reingeniería en favor de la corrupción. Y ya no tenemos lamentablemente las mismas garantías que antes", enfatizó la activista, quien hace cuatro años se convirtió en la primera mujer en dirigir la Asociación de Estudiantes Universitarios de la Universidad de San Carlos de Guatemala (estatal, autónoma).

García aseguró que la avanzada del poder criminal y sus aliados han "desprotegido" a la sociedad civil, "con golpes muy duros, además de la ley que se impuso en contra de las oenegés y otro montón de decisiones que se han tomado, que nos trae a esta crisis, que no es nueva, pero sí mucho más agravada", subraya.

Las palabras de la exdirigente estudiantil se registran este jueves en medio de un paro nacional y de varias protestas en contra de Giammattei y de la jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras, por la remoción la semana pasada del fiscal anticorrupción Juan Francisco Sandoval.

En medio de ese panorama "desalentador" y "regresivo" es que "estamos viendo el hartazgo de la gente, ya no hay confianza en las autoridades; el mal manejo de la pandemia, en no ver avances en los planes de vacunación, el saber que se hicieron préstamos millonarios para comprar las vacunas que no vienen", precisó la activista y defensora de los derechos humanos.

UNA LUCHA HISTÓRICA

Lenina García participó como estudiante en las profusas manifestaciones de 2015 entre abril y septiembre que culminaron con la caída del Gobierno encabezado por el expresidente Otto Pérez Molina (2012-2015) y su vicepresidenta, Roxana Baldetti, señalados por la Cicig y el Ministerio Público de liderar una estructura de defraudación aduanera y lavado de dinero.

Las pesquisas por delitos similares continuaron en 2016 y 2017, ampliando el horizonte de la corrupción en Guatemala, con nombres y apellidos, hasta descubrir la "cooptación del Estado" por parte de varios sectores, según indicó en su momento el exjefe de la Cicig, el colombiano Iván Velásquez.

Producto de ese empujón de cambios sociales y protestas, García llegó a liderar la Asociación de Estudiantes Universitarios en la Universidad de San Carlos (AEU), tras 17 años de haber permanecido dominada por estructuras paralelas.

Las convocatorias de la AEU durante el período de Lenina García fueron contundentes para la lucha anticorrupción y aglutinaron a diversos sectores, incluso llegando a conseguir encerrar por más de 9 horas a los congresistas en el Palacio Legislativo durante una manifestación.

UNA BOMBA DE TIEMPO

El viernes pasado la fiscal general, Consuelo Porras, nombrada por Jimmy Morales en 2018, destituyó al fiscal anticorrupción Sandoval, el principal bastión de la lucha contra la impunidad en los últimos años.

La decisión de Porras generó una nueva "bomba de tiempo", pues "ya son demasiadas injusticias acumuladas y por eso la reacción de la población en estos días, como la convocatoria a paro plurinacional que se está haciendo (...) hay una reacción de parte de la población, eso en cierto modo es bueno", considera la exdirigente estudiantil.

Para la activista y educadora tampoco se trata de un repudio nuevo al Gobierno y al Estado guatemalteco, sino producto de una historia de "200 años de independencia que no representan nada para nosotras y nosotros como población, al contrario es un hartazgo acumulado de años, pero años de años de opresión".

García concluye que en este momento "tiene que nacer algo nuevo" para "la sociedad en general, para los pueblos, que repensemos el país, porque el modelo de vida que estamos viviendo como país es un modelo injusto, patriarcal, racista, que tiene que acabar".

Emiliano Castro Sáenz

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.