El exjefe de la custodia de María Eugenia Vidal advirtió sobre las falencias del operativo de seguridad y dijo que el atacante era inexperto

·4  min de lectura
Jorge Vidal, ex jefe de custodia de María Eugenia Vidal que criticó el operativo de seguridad de Cristina Kirchner
Jorge Vidal, ex jefe de custodia de María Eugenia Vidal que criticó el operativo de seguridad de Cristina Kirchner

“El populismo te puede llegar a matar y ayer pasó eso”. La definición no es de un político sino de Jorge Vidal, un expolicía que estuvo tres años y medio a cargo de la seguridad de la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y que ahora trabaja en Medellín en seguridad pública e inteligencia delictual.

Vidal habló con LA NACION para explicar el funcionamiento de los esquemas de seguridad de un mandatario o VIP y las irregularidades en el funcionamiento del dispositivo cuando se produjo el fallido atentado contra Cristina Kirchner por parte del brasileño Fernando Andrés Sabag Montiel.

La Casa Rosada, con seguridad reforzada y los granaderos de fajina

A Vidal le llamó la atención el modo en que se desarrolló el ataque y el arma utilizada. “La persona que actuó no es un profesional. No se puede apretar el gatillo y pretender que salga el proyectil si no hay previamente una bala alojada en la recámara. En las pistolas como esta, primer se debe alojar la bala tirando hacia atrás la corredera. Y con la bala en la recámara si se pude apretar la cola del disparador y disparar un proyectil detrás de otro”, dijo el experto.

“Si no se monta la primera bala el arma no dispara. Por más que el tirador gatille una y otra vez. El percutor no tiene a qué pegarle, no hay proyectil”, explicó el especialista y adjudicó esa circunstancia a que el tirador no es un profesional, a quien lo ganaron los nervios en el momento.

No obstante, reflexionó que el arma usada es apta para este tipo de ataques, porque es pequeña, liviana, se pude ocultar fácilmente, aunque el proyectil no es lo usual. “Te pude dejar de a pie un 32 automático, otra cosa es una 380 o unos 9 milímetros”, dijo.

Jorge Vidal, un expolicía que fue custodio de políticos.
Jorge Vidal, un expolicía que fue custodio de políticos

“Hubo infinidad de falencias que no pueden estar dadas si el VIP sigue las instrucciones de su jefe de seguridad. El jefe del equipo es quien debe tomar las decisiones de la custodia y el VIP debe acatarlas”, explicó el especialista en seguridad que dijo que la misión del esquema de seguridad es minimizar los riesgos y neutralizar las vulnerabilidades.

En el caso de Cristina Kirchner, Vidal especuló con que hay entre 60 y 80 efectivos asignados a su custodia personal que se organizan de manera diferente, si la persona está en su domicilio, o si se traslada a un evento en otro lugar.

En caso de un acontecimiento fuera de la casa, un grupo hace de avanzada, en ocasiones con varios días de anticipación para registrar la zona, determinar los riesgos, analizar las vías de escape y observar si hay riesgos, por ejemplo, manifestantes contrarios al custodiado.

En caso de un traslado, el esquema de seguridad se convierte en una cápsula móvil integrada por la formación de vehículos, donde el VIP va acompañado del jefe de equipo y un conductor y hay otros dos vehículos que se colocan delante y detrás del auto del custodiado o los dos por detrás.

Cuando llegan al lugar se bajan antes que el VIP, analizan si no hay riesgos y le indican al custodiado por donde circular. Antes se coordinó con la seguridad pública el establecimiento de un perímetro de seguridad.

“Anoche era fácil poner un cordón alrededor del vehículo para impedir que suceda lo que sucedió. Y le sigo siempre a los funcionarios con los que trabajé que no todos los que se acercan para saludar quieren tocarte o una foto. El populismo puede llegar a matar y ayer pasó eso”, dijo Vidal.

El caso Bolsonaro

Recordó el caso de Jair Bolsonaro, que en campaña recibió una puñalada. Aquel ataque ocurrió durante un traslado que desbordó a su custodia por la cantidad de gente, quedó rodeado de un cordón de efectivos que al final fue penetrado por su atacante que le clavó un cuchillo de cocina.

“Fue lo mismo que ocurrió ayer, estiró el brazo con un arma y desbordó el anillo de protección que no estaba dispuesto adecuadamente”, dijo Vidal.

El mandatario de Brasil debió ser operado nuevamente tras su ataque con cuchillo de septiembre de 2018
El mandatario de Brasil fue atacado con un cuchillo en septiembre de 2018 - Créditos: @Twitter

Criticó en particular la poca reacción de la custodia de la vicepresidenta cuando el atacante extrajo la pistola. “El protocolo es el siguiente: el primero que ve el arma grita una voz previamente acordada por el equipo y la persona que está al lado del VIP se le tira encima. No importa si lo despeinan. En este caso estaban al lado del auto y al lado de la entrada del edificio. Debieron haberse tirado encima de la vicepresidenta y evacuarla en el vehículo o en su casa”, consideró el ex jefe de la custodia de María Eugenia Vidal.

“No se sabía en ese momento si había otro tirador, y la prioridad es evacuar al VIP. No es opcional es lo que hay que hacer”, explicó el especialista.