Excandidatos presidenciales piden apoyo para Lula en la primera vuelta

·2  min de lectura

Sao Paulo, 19 sep (EFE).- Seis excandidatos presidenciales de diversas tendencias pidieron este lunes a los brasileños que apoyen en las elecciones del próximo 2 de octubre al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, frente al actual gobernante, Jair Bolsonaro.

La reunión tuvo como objetivo manifestar respaldo a Lula en la primera vuelta y estuvieron presentes la ecologista Marina Silva, los socialistas Luciana Genro y Guilherme Boulos, los laboristas Cristovam Buarque y João Vicente Goulart, y el conservador Henrique Meirelles, quienes aspiraron al poder en otros comicios.

También asistieron otros dos excandidatos a la Presidencia, pero claramente identificados con Lula desde el inicio del actual proceso electoral: su compañero de fórmula, el conservador Geraldo Alckmin, y el aspirante a la gobernación de Sao Paulo, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), que lidera el exsindicalista.

Lula, quien lidera todas las encuestas con una intención de voto cercana al 45 %, frente al 30 % que obtendría Bolsonaro, agradeció el gesto y consideró que puede ayudarle a obtener el apoyo que le falta para liquidar las elecciones en la primera vuelta, para lo cual necesitaría superar el 50 % el próximo 2 de octubre.

"Esta reunión simboliza la voluntad que las personas tienen para recuperar la democracia en nuestro país", declaró Lula, quien instó a los brasileños a "acabar con el fascismo", en el que encuadra al ultraderechista Jair Bolsonaro.

Meirelles, quien presidió el Banco Central durante la gestión de Lula (2003-2010) pero luego se enemistó con el PT y aspiró a la Presidencia en 2018, declaró que su apoyo a la candidatura del líder progresista ahora se debe "a lo que ya hizo y puede hacer otra vez".

"Estoy aquí con tranquilidad y con confianza, porque sé que el país puede volver a funcionar" con Lula, dijo.

En un sentido más radical se pronunció la socialista Genro, quien afirmó que la unión de políticos de ideologías tan diversas en torno a Lula responde a "la necesidad de crear un frente antifascista" que "derrote al proyecto racista, misógino, discriminatorio y violento" que, según ella, encarna Bolsonaro.

Según Cristovam Buarque, quien fue ministro de Educación con Lula en 2003 y luego se enemistó tanto con él como con el PT, "todos los demócratas brasileños deben unirse y evitar la tragedia" que sería "la reelección del actual presidente de la República".

(c) Agencia EFE