Europa vuelve a recibir gas ruso del Nord Stream pero todavía se prepara para lo peor: “Nos están chantajeando”

·4  min de lectura
Una instalación del gasoducto Nord Stream  en Lubmin, Alemania (Archivo)
Una instalación del gasoducto Nord Stream en Lubmin, Alemania (Archivo) - Créditos: @JOHN MACDOUGALL

BERLÍN.- Rusia volvió a abrir parcialmente este jueves el flujo de gas hacia Europa tras una suspensión de las operaciones del gasoducto Nord Stream, pero Moscú mantiene todavía a mano esa “arma” de la cual depende la seguridad energética de la UE de cara al invierno.

Tras diez días de mantenimiento anual de este gasoducto, que comunica los campos de Siberia con el norte de Alemania, Europa temía que el gigante energético Gazprom cerrara la canilla de forma definitiva. Rusia volvió a abrirlo, pero solo al 40% de sus capacidades, según los datos publicados por el operador alemán de esta red, Gascade, es decir al mismo nivel que antes de que comenzaran las tareas de mantenimiento.

Incluso antes de la interrupción ya funcionaba al 40%, debido a la disputa geopolítica derivada de la invasión rusa de Ucrania en febrero pasado. El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió esta misma semana que los suministros podrían recortarse aún más o incluso detenerse.

La reanudación del suministro de Nord Stream a niveles que siguen estando muy por debajo de la capacidad del gasoducto significa que Alemania, que depende especialmente del combustible ruso, y otras economías europeas siguen luchando por encontrar suficiente gas para el invierno. “A la vista del 60% que falta y de la inestabilidad política, no hay razón todavía para dar el visto bueno”, escribió en Twitter el presidente del organismo regulador de la red alemana, Klaus Mueller.

Los flujos de gas a través de otras rutas de gasoductos, como la de Ucrania, también han caído desde que Rusia invadió a su vecino en febrero pasado, en lo que Moscú llama una “operación militar especial”. Alemania y varios otros Estados ya activaron las primeras fases de los planes de emergencia que, en algunos casos, podrían llevar al racionamiento. Grecia dijo que aplicaría cortes de electricidad rotativos como último recurso si fuera necesario.

Una instalación del Nord Stream en Lubmin, Alemania
Una instalación del Nord Stream en Lubmin, Alemania - Créditos: @Markus Schreiber

El objetivo de la UE es que las instalaciones de almacenamiento de gas de todo el bloque estén llenas en un 80% para el 1 de noviembre. En la actualidad, los inventarios están llenos en dos terceras partes, y el ritmo de recarga se está ralentizando.

Con la actual reducción de los flujos, el regulador alemán de la red dijo que Alemania tendría problemas para alcanzar su propio objetivo, que este jueves dijo que iba a aumentar al 95% para el 1 de noviembre. Berlín dijo que introduciría otras medidas para ahorrar gas.

Se esperan más interrupciones, ya que Rusia intenta aumentar la presión política y económica sobre Europa a medida que se acerca el invierno”, dijo la analista Penny Leake, de la consultora Wood Mackenzie.

Medidas de emergencia

Para intentar evitar una crisis de suministro en invierno, la Comisión Europea propuso un objetivo voluntario para que todos los Estados de la UE reduzcan el uso de gas en un 15% de agosto a marzo en comparación con el uso en el mismo periodo de 2016 a 2021. La propuesta de la Comisión permitiría a Bruselas hacer obligatorio el objetivo en caso de emergencia de suministro.

“Rusia nos está chantajeando. Rusia está utilizando la energía como un arma”, dijo el miércoles la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y añadió que Europa tenía que prepararse para lo peor.

Diplomáticos de al menos 12 de los 27 miembros del bloque plantearon su preocupación por la propuesta en una reunión celebrada este jueves, según revelaron fuentes con conocimiento de la reunión. La propuesta necesita el respaldo de al menos 15 países de la UE.

El logotipo de "Gazprom Germania" en la sede de la empresa en Berlín
El logotipo de "Gazprom Germania" en la sede de la empresa en Berlín

El Kremlin, que dice que Rusia es un proveedor fiable de energía, atribuyó la reducción de flujos a las sanciones y negó las acusaciones de chantaje de Von der Leyen. “Es una afirmación absolutamente errónea”, dijo el vocero presidencial, Dimitry Peskov.

Gazprom, controlada por el Kremlin, había recortado las exportaciones de gas a través de la ruta Nord Stream en junio al 40% de su capacidad, culpando a las sanciones de retrasar el regreso de una turbina del gasoducto que Siemens Energy estaba reparando en Canadá.

Esta semana se informó que la turbina estaba de vuelta, pero Gazprom dijo que no había recibido la documentación para reinstalarla y afirmó que el regreso de la turbina y el mantenimiento de otros equipos eran necesarios para mantener el funcionamiento seguro del gasoducto.

El ministro alemán de Economía y Clima, Robert Habeck, acusó a Rusia de ser “poco fiable” y de “chantajear” a Europa. “No había ninguna razón técnica para que Nord Stream no volviera a funcionar a pleno rendimiento tras el mantenimiento”, declaró en rueda de prensa.

Las compañía alemana Uniper, a la que el gobierno alemán está tratando de rescatar debido a la crisis energética, dijo que Rusia entregó alrededor del 40% de los volúmenes de gas contratados.

Los Estados europeos han buscado suministros alternativos, aunque el mercado mundial del gas ya estaba saturado antes de la crisis ucraniana, ya que la demanda de este combustible se está recuperando de la recesión provocada por la pandemia.

Agencias Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.