Estudios aéreos detectan decenas de "superemisores" de metano en Cuenca Pérmica

·2  min de lectura
Imagen de archivo de un balancín petrolero operando en la Cuenca Pérmica cerca de Midland

Por Valerie Volcovici y Nichola Groom

WASHINGTON, 24 ene (Reuters) - Alrededor de 30 instalaciones de petróleo y gas de la Cuenca Pérmica, en Texas y Nuevo México, emitieron grandes cantidades de metano durante tres años, lo que equivale a la contaminación climática de medio millón de automóviles, según un informe publicado el lunes.

Las instalaciones, que incluyen plataformas de exploración, oleoductos, estaciones de compresión e instalaciones de procesamiento, fueron señaladas como emisoras "persistentes" de grandes volúmenes de metano durante los tres años de estudios aéreos realizados por el Fondo para la Defensa del Medio Ambiente y el grupo de investigación Carbon Mapper.

Estos llamados "superemisores", situados en el campo petrolífero más productivo de Estados Unidos, sólo representan el 0,001% de la infraestructura de petróleo y gas de la Cuenca Pérmica, pero emiten unas 100.000 toneladas de metano al año.

Esto significa que la reparación de esas fugas ofrece a las empresas una oportunidad inmediata de ayudar a alcanzar los objetivos de reducción de metano de Estados Unidos e internacionales y ahorrar unos 26 millones de dólares en gas natural escapado, según el informe.

"La magnitud de las emisiones procedentes de un puñado de fuentes de metano en una de las principales regiones productoras de petróleo y gas ilustra la oportunidad de lograr un progreso significativo a corto plazo hacia los objetivos de reducción de metano establecidos por Estados Unidos, otros países y empresas de todo el mundo", dijo Riley Duren, director general de Carbon Mapper e investigador de la Universidad de Arizona.

El informe muestra que estas grandes fuentes de emisión abarcan una amplia gama de infraestructuras y operadores de petróleo y gas en la Cuenca Pérmica.

El metano es la segunda causa del cambio climático después del dióxido de carbono. Su alto potencial para atrapar el calor y su vida relativamente corta en la atmósfera significa que la reducción de sus emisiones puede tener un impacto enorme en la trayectoria del clima mundial.

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos propuso el año pasado la primera normativa federal sobre las emisiones de metano de las instalaciones de petróleo y gas existentes. Hasta finales de enero se recibirán comentarios del público y esta primavera se presentará una propuesta complementaria con medidas para la quema rutinaria y los pozos de menor tamaño.

Estados Unidos también firmó un compromiso mundial voluntario sobre el metano con un centenar de países, acordando reducirlo en un 30% por debajo de los niveles de 2020 en ocho años.

(Reporte de Valerie Volcovici; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.