Estudio revela que la lluvia de todo el planeta contiene “sustancias químicas permanentes” que causan cáncer

·4  min de lectura

Incluso en las partes más remotas del mundo, el nivel de las llamadas “sustancias químicas permanentes” en la atmósfera se ha vuelto tan alto que el agua de lluvia ya “no es segura para beber”, según las pautas de calidad del agua recientemente publicadas.

Las sustancias químicas permanentes son un grupo de productos peligrosos fabricados por el hombre conocidos como PFAS, que significa sustancias perfluoroalquiladas o polifluoroalquiladas, algunas de las cuales están relacionadas con el cáncer en humanos.

En las últimas décadas, se han esparcido globalmente a través de cauces de agua, océanos, suelos y la atmósfera y, como resultado, ahora se pueden encontrar en el agua de lluvia y la nieve incluso en los lugares más remotos de la Tierra, desde la Antártida hasta la meseta tibetana, según revelaron los investigadores.

Los valores de referencia para PFAS en agua potable, aguas superficiales y suelos se han ido ajustando a la baja drásticamente debido a una mayor comprensión de su toxicidad y las amenazas que representan para la salud y el mundo natural.

El agua de lluvia está contaminada incluso en los lugares más remotos de la Tierra, desde la Antártida hasta la meseta tibetana/Getty Images.
El agua de lluvia está contaminada incluso en los lugares más remotos de la Tierra, desde la Antártida hasta la meseta tibetana/Getty Images.

Los cambios significan que los niveles de estas sustancias químicas en el agua de lluvia “ahora están por encima de los niveles de referencia”, según investigadores de la Universidad de Estocolmo y la Universidad ETH de Zúrich.

“Ha habido una disminución asombrosa en los valores de referencia para PFAS en el agua potable en los últimos 20 años”, dijo Ian Cousins, autor principal del estudio y profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Estocolmo.

“Por ejemplo, el valor de referencia del agua potable para una sustancia conocida en la clase PFAS, a saber, el ácido perfluorooctanoico (PFOA) que causa cáncer, ha disminuido 37,5 millones de veces en los EE.UU.”.

Agregó: “Según las últimas pautas de EE.UU. para el PFOA en el agua potable, el agua de lluvia en todas partes se consideraría insegura para beber”.

“Aunque en el mundo industrial no solemos beber agua de lluvia, muchas personas en todo el mundo esperan que sea segura para beber y funciona como suministro de muchas de nuestras fuentes de agua potable”, dijo el profesor Cousins.

Para estudiar la prevalencia de estas sustancias químicas, el equipo de la Universidad de Estocolmo ha realizado trabajos de laboratorio y de campo sobre la presencia atmosférica y el transporte de PFAS durante la última década.

Descubrieron que los niveles de algunos PFAS dañinos en la atmósfera no están disminuyendo de manera considerable a pesar de que el principal fabricante, 3M, los eliminó gradualmente hace ya dos décadas.

Se sabe que las PFAS son altamente persistentes, por eso es que son conocidas como “sustancias químicas permanentes”, pero su presencia continua en la atmósfera también se debe a sus propiedades y procesos naturales que reciclan continuamente las PFAS de regreso a la atmósfera desde el entorno de la superficie.

Una forma clave en que los PFAS se reciclan continuamente en la atmósfera es a través del transporte del agua de mar al aire marino mediante aerosoles marinos, que es otra área de investigación activa para el equipo de la Universidad de Estocolmo.

“La persistencia extrema y el ciclo global continuo de ciertos PFAS conducirán a la superación continua de las pautas [de calidad del agua]”, dijo el profesor Martin Scheringer, coautor del estudio y con sede en la universidad ETH Zurich en Suiza y la Universidad Masaryk en la República Checa.

Según las últimas pautas de EE.UU. para el agua potable, el agua de lluvia en todas partes se consideraría insegura para beber/Getty Images.
Según las últimas pautas de EE.UU. para el agua potable, el agua de lluvia en todas partes se consideraría insegura para beber/Getty Images.

“Así que ahora, debido a la propagación global de PFAS, los medios ambientales en todas partes superarán las pautas de calidad ambiental diseñadas para proteger la salud humana y no hay mucho que podamos hacer para reducir la contaminación por PFAS”.

“En otras palabras, tiene sentido definir un límite en el planeta específicamente para PFAS y, como concluimos en el documento, este límite ya se superó”, agregó.

El equipo de investigación señaló que las PFAS se han asociado con una amplia gama de daños graves para la salud, como cáncer, problemas de aprendizaje y de comportamiento en los niños, infertilidad y complicaciones del embarazo, aumento del colesterol y problemas del sistema inmunitario.

La Dra. Jane Muncke, directora general de la Food Packaging Forum Foundation en Zúrich, que no participó en la investigación, dijo: “No puede ser que unos pocos se beneficien económicamente mientras contaminan el agua potable de millones de personas y causan graves problemas de salud”.

Las grandes cantidades que costará reducir el PFAS en el agua potable a niveles que sean seguros según el conocimiento científico actual deben ser pagadas por la industria que produce y usa estos químicos tóxicos. El momento de actuar es ahora.

La investigación se publicó como un artículo de perspectiva en la revista Environmental Science & Technology.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

México es de los países donde se consume más agua.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.